En Guatemala se vencieron más de un millón de dosis de vacunas anti covid-19 por rechazo a colocárselas

Un dato aún más desconcertante para las autoridades del país es que en las bodegas del Ministerio de Salud cuentan con un stock de 1.7 millones de dosis del segundo componente, que se vencen este mes de marzo.

Francisco Coma, ministro de salud de Guatemala culpó a los grupos antivacunas por el vencimiento de más de un millón de dosis de inmunizaciones anti Covid-19, hecho que arrojó pérdidas millonarias para el país centroamericano.

Aseguró el funcionario que por el rechazo de los ciudadanos de ese país a ser inoculados, perdieron las dosis de Sputnik V que tanto esfuerzo costaron al país.

«Hemos tratado de poner al servicio de la población todas las vacunas de las diferentes marcas. Lamentablemente hay un rechazo de la población a la vacunación. De ninguna manera es una justificación, pero hay que decirlo», dijo el ministro de Salud de ese país, Francisco Coma, en una conferencia de prensa que protagonizó en la sede de su cartera, en la Ciudad de Guatemala, reseñaron las agencias internacionales.

En total fueron 1.062.412 dosis vencidas, lo que equivale una pérdida de unos 11.2 millones de dólares para el Estado guatemalteco. En abril de 2021, el país centroamericano pagó 81.9 millones de dólares al Fondo de Inversiones Ruso para la compra de ocho millones de dosis de vacunas Sputnik V.

La autoridad de Salud apuntó a unas 300 comunidades que rechazan la vacuna para sus habitantes. «Hemos tenido vacunadores, se ha hecho el trabajo de llegar a las comunidades lejanas, pero hemos tenido resistencia», agregó el ministro Coma.

Las vacunas Sputnik V que se vencieron son del primer componente. Sin embargo, un dato aún más desconcertante para las autoridades del país es que en las bodegas del Ministerio de Salud cuentan con un stock de 1.7 millones de dosis del segundo componente, que se vencen este mes de marzo.

Según información del Ministerio de Salud guatemalteco, la vacunación casa en casa, o a través de puestos fijos o móviles de inmunización, formaron parte de las estrategias de vacunación oficial en cascos urbanos, y comercios o comunidades de difícil acceso.

La única finalidad era acercar esta herramienta a toda la población, de una manera equitativa y con pertinencia cultural, aunque, al parecer, no tuvo la recepción esperada.

Cuestionamientos opositores

En una visita que hizo al Centro Nacional de Biológicos del Ministerio de Salud, donde se guardan las vacunas, el diputado de oposición Orlando Blanco, criticó al gobierno guatemalteco por las pérdidas económicas que supone esta situación con las vacunas contra el covid.

“Vamos a perder 200 millones (de quetzales, equivalente a 26.6 millones de dólares) por la irresponsabilidad del gobierno que hizo negocio con el Fondo de Inversiones Ruso», afirmó Blanco.

El congresista, visiblemente molesto por el vencimiento de las dosis, aseguró que interpelará de un momento a otro al ministro de Salud para que entregue prontamente un informe sobre el vencimiento de las vacunas.

Guatemala tiene una población de 12.650.000 personas aptas para ser vacunadas y de esa cifra 5.660.000 guatemaltecos han recibido ambas dosis (43% del público objetivo). En el país aún no hay vacunas para los niños menores de 11 años.

El país centroamericano mantiene abierto el contrato con Rusia y uno de los «compromisos» es adquirir entre 2022 y 2023 un lote de 4 millones de dosis de Sputnik Light, en cuanto obtenga el registro de emergencia por parte de la OMS, agregó Coma.

Desde marzo de 2020, Guatemala reporta 776 mil casos de COVID-19 de los cuales 16. 971 fallecieron.

Otras noticias de interés:


Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Comenta 💬