es Spanish

Una vista panorámica al mundillo GLBT chileno

Este arti – culito es mi respuesta mis amigas de Arcadia quienes me consultan sobre la perplejidad que les ha producido en España, el llamado de dos organizaciones seudo GLBT a votar en enero por el candidato democratacristiano Eduardo Frei.

Voy a enviar la respuesta en dos partes. En esta voy a describir (desde mi sodomítica y libertaria mirada) al seudo movimiento GLBT chileno. Y en la segunda, por qué en Chile no se ve a la Democracia Cristiana como un partido de derecha (que lo es).

LA GERENCIA DEL MUNDILLO GLBT CHILENO

Iniciemos aclarando que “colectivos” y “fundaciones”, son diferentes tipos de organización.

Por colectivos, entiéndase una organización política en que sus miembros / miembras se relacionan con igualdad. Esto no existe en el mundo GLBT chileno. De hecho no existe una vertiente libertaria en el mundo GLBT chileno, y de paso les cuento que las ideas libertarias en Chile son extremadamente marginales.

El movimiento GLBT en Chile está dominado por fundaciones, es decir, organizaciones jurídicamente constituidas, económicamente solventes, donde la relación entre los miembros es desigual, similar a la empresa privada, con gerentes (que se hacen llamar dirigentes o representantes) y miembros que se hacen llamar activistas (y más parecen empleados).

Dos son las grandes fundaciones o corporaciones las que dominan o “gerencian” el (seudo) movimiento GLBT chileno. El Movimiento Unificado de Minorías Sexuales o MUMS y la Corporación Chilena de Prevención de Sida, conocida como “La Corpo”, Sidacción o Acción Gay. Ambas “administran” monopólicamente la Marcha del Orgullo, entre otras cosas.

Estas dos fundaciones han sido sistemáticamente financiadas por concepto de proyectos en prevención en VIH, tienen una relación directa con el gobierno de la Concertación de Partidos por la Democracia (una alianza entre el Partido Socialista y la Democracia Cristiana, a la que se sumaron los Radicales y el PPD y el Partido Humanista que abandonó la coalición a inicios de los 90) y han logrado un amplio bienestar económico para sus “gerentes – dirigentes”.

EL GOBIERNO DE CHILE Y EL TABÚ GLBT

Para el gobierno de la Concertación temas como diversidad sexual, aborto, derechos sexuales, friccionarían la alianza socialista – DC; por esta razón estos temas han estado vetados durante casi toda democracia. Por esto en Chile no existe ningún reconocimiento legal a la diversidad sexual, ninguna institucionalidad estatal que vele por intereses GLBT, ni política antidiscriminatoria (de ningún tipo). Palabras como discriminación o segregación ni siquiera figuran en la ley.

Para que la sociedad civil no introduzca estos temas en el debate nacional, el Gobierno “orienta” a través de la entrega de recursos económicos a las fundaciones GLBT a la prevención de VIH y así logra transformar el seudo movimiento GLBT en un conjunto de cooptados activistas en prevención en VIH.

Acción gay y Mums, son las dos organización más útiles en este fin y por eso son las “consentidas” del Conasida (Comisión Nacional del Sida), la dependencia del Ministerio de Salud encargada de “arrendar la lealtad de los gerentes del movimiento gay”.

EL MOVILH

El Moviilh (Movimiento de Integración y Liberación Homosexual) surge en 1993 como una respuesta a la cooptación de la diversidad sexual y de la reducción de nuestras demandas a la prevención del VIH. Con ellos se inicia la mención de los “derechos civiles gay”. La autonomía política de la organización se construye inicialmente renunciando a la postulación a recursos derivados de las campañas de prevención en VIH.

Al ser Movilh “la primera organización GLBT políticamente importante”, comienza a rozar algunos de los temas tabú de la democracia; por esta razón se les ha impedido el acceso a recursos que el Gobierno tiene destinados para promover las acciones civiles y esto nos explica por qué fundaciones pro socialistas como Triangulo en España les apoyen.

Ahora tengo que aclarar que, desde el punto de vista político, el Movilh se posesiona desde una postura integracionista GLBT y no desde una crítica radical.

EL PATRIARCADO GAY, EL COMÚN DENOMINADOR DEL SEUDO MOVIMIENTO GLBT CHILENO

Abría que agregar que estas tres organizaciones tienen en común ser “nominalmente” organizaciones GLBT, pero estrictamente su carácter es “gay” masculino, blanco. Son patriarcales y paternalistas y la presencia lésbica y trans, es meramente decorativa.

Fuera del circuito de la “administración GLBT”, ha surgido la crítica no sólo a la normalización heterosexista del Estado, sino también al seudo gobierno progresista (nacido del pacto PS – PDC) y a las fundaciones y organizaciones GLBT, ya sea por la inexistencia de una crítica política o por el patriarcal y misógino (entre otros conceptos que podría usar) proceder de sus gerentes.

Desde esta mirada surgen los colectivos, con algún matiz libertario, pero fundamentalmente formados por mujeres feministas autónomas. El Bloque Lésbico fue la coordinación más importante en esta línea. Lamentablemente se disolvió hace unos tres años.

EL APOYO “GAY” AL CANDIDATO DEMOCRATACRISTIANO: EDUARDO FREI (en la foto junto al presidente del Movilh, Rolando Jiménez)

IZQUIERDA Y DERECHA EN CHILE

El Partido Popular (PP) en España, El Partido Acción Nacional (PAN) en México, las Democracias Cristianas en Italia y Alemania representan a la “derecha” en cada uno de sus países, específicamente a la derecha democratacristiana. En contraposición, la Socialdemocracia (en España con el PSOE y los partidos socialdemócratas en Italia, Alemania y Austria), representan la “izquierda”.

Desde este punto de vista, no se puede entender que Chile desde 1990 hasta el 2010 ha sido gobernada por una alianza Socialista – Demócrata cristiana (más el P. Radical, el PPD y durante unos pocos años el P. Humanista), logrando que la “derecha chilena” no llegue al poder.

Italianos y españoles nos preguntan con frecuencia, ¿Por qué la DC no esta “en” la derecha? ¿Por qué los chilenos y chilenas no consideran a la DC un partido de derecha?

Respuesta: Por que en Chile la Guerra Fría  “distorsionó” los conceptos.

Acá la división está entre quienes se opusieron a Pinochet y quienes lo apoyaron; a estos últimos se les identifica como “la derecha”.

LA DEMOCRACIA CRISTIANA Y PINOCHET

Pinochet mismo y su familia, si bien no fueron militantes activos DC, estuvieron ligados a la Democracia cristiana, en los 60 Y 70.

Al iniciar el Gobierno Militar, la DC le ofreció a Pinochet ingresar a su gobierno ocupando algunos ministerios. Los militares no aceptaron, en consecuencia la DC se pasó a la oposición. ¿Se entiende el cambio?

No quiere decir que la DC chilena se izquierdizara; el cambio fue de actitud no ideológico.

LAS OTRAS DERECHAS CHILENAS

En Chile se entienden por derecha a Renovación Nacional (RN) y la Unión Demócrata Independiente (UDI). Dos partidos que fueron parte del Gobierno Militar, siendo algunos de sus militantes incluso parte de los aparatos represivos del régimen. Estas dos derechas se “derechizaron” aún más en Democracia, hecho que se puede visualizar en dos aspectos:

– Primero, al oponerse a la democratización del país, por ejemplo defendiendo el militarismo sobre la institucionalidad democrática (muy fuerte en los 90).

– Segundo. Se produjo una “transición” del discurso tradicionalmente “individualista” de la derecha a uno integrista católico o neoconservador. Por ejemplo, una inmensa cantidad de militantes de RN y la UDI son supernumerarios (mientras en la DC son pocos).

EL PANORAMA CHILENO, CARGADO A LA EXTREMA DERECHA

El 5 de octubre de 1988 se realizó en el país el plebiscito que definiría el retorno a la democracia o la prolongación del régimen militar por 8 años más. Sobre el 44% de los chilenos marcó preferencia por continuar con los militares, es decir, poco menos de la mitad. Pinochet es una figura polémica y aunque a muchos chilenos y chilenas no nos gusta reconocer, muy querido, lamentablemente.

Sobre los porcentajes de adherencia y rechazo entre los y las votantes a la figura del dictador, se ubicaron los partidos en dos coaliciones de partidos y no por coincidencias ideológicas.

Claramente la DC ideológicamente está más cercana a la RN y UDI (la actual “Alianza por el Cambio”), los tres se definen católicos, salvo que en la DC el integrismo es débil (pero no inexistente).

Sin embargo, en su alianza con la “socialdemocracia” (“a la chilena”, que es otro tema ¿Qué entienden estos “socialistas” por socialdemocracia?), la DC obtiene la mitad del gabinete.

Me explico:

Pocos meses antes del triunfo de Michelle Bachellet (socialista), José María Aznar desde España y el PAN desde México habían instruido a la DC chilena para disolver su pacto con los socialistas y pasarse a la derecha (RN Y UDI). Bachellet resolvió el conflicto reemplazando a varios socialistas y radicales por democratacristianos.

Para la contraparte socialista hace el mismo razonamiento: Un divorcio DC – socialistas, eliminará a estos últimos del poder, entonces los socialistas chilenos, a quienes llamamos “socios listos”, optan por “ceder” ideológicamente y mantenerse cogobernando con la DC.

¿CUÁL ES EL ROL DE LOS GRUPOS GLBT?

Primero, en Chile no existe el voto GLBT, es decir, la acción de una organización u otra de pronunciarse sobre el apoyo de un candidato o un partido no implica que votos se movilicen hacia un lado u otro. Es un acto simbólico de adherencia a un hombre o mujer que luego destinará recursos y contratará burócratas.

Ahora, si la fuente de recursos y del “estándar” de vida alcanzado por los gerentes de la prevención en VIH depende del actual gobierno, está claro su interés por proyectar a la Concertación en el poder.

Económicamente hablando, la derrota de la Concertación y el triunfo de la Alianza por el Cambio y los supernumerarios será la destinación de recursos a las fundaciones “pro vida” y no al VIH.

Efectivamente, existe un temor a esta derecha “a la derecha de la Democracia Cristiana” en el poder. ¿Se repondría la penalización de la sodomía? Lo dudo, pero medidas “solapadas” en este sentido serían aplicadas y quizás eso explique el llamado del Moviilh a votar por el DC -y por cierto crear alguna burocracia estatal GLBT a cargo del presidente del Movilh-; esto no lo afirmo, pero no me extrañaría y tampoco me parece algo malo.

Esta narración podría ser eterna y fui eliminando párrafos y recortando oraciones para no hacer más cansada su lectura. Si para ustedes es raro que gays y comunistas llamen a votar por un candidato DC, imagínense los chilenos y chilenas que vemos que la alternativa al candidato DC, es otro (ex DC por cierto) que se prepara a llenar los ministerios con ex colaboradores de Pinochet y seguidores de Escrivá de Balaguer.

Anarkomarako

Fuente: arcadia.nodolgtb.org

Texto subido por:

Facebook Comments

4,249,941FansMe gusta
172,228SeguidoresSeguir
291,839SeguidoresSeguir
16,510SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -

Más Leídos

“Es una debacle”: Parlamentarios y alcaldes piden que se declare Zona...

Esta semana, tras conocer lo anunciado por el Presidente Sebastián Piñera sobre el nuevo plan que implementará el gobierno para enfrentar la...
- Advertisment -