Enero Libre o «Januhairy», la campaña en pro del vello femenino

Su nombre es Laura, una joven detrás de la cuenta @janu_hairy en Instagram, una iniciativa pro vello corporal que nació de su experiencia y obedece a su historia personal.

La mujer cuenta cómo tuvo que dejarse crecer vello corporal por exigencias de guion en mayo de 2018 y cuenta que, aunque lo sintió como un reto al principio, acabó gustándole.

Me empezó a gustar mi vello natural. También me empezó a gustar la falta de sesiones de depilación, me sentía liberada, más segura de mí misma y la gente no me entendía. Luego entendí que quedaba mucho que aprender para poder aceptarnos de manera completa, y se me ocurrió lo de Januhairy”, escribió Laura en su muro como leyenda a una foto que muestra sus largos vellos debajo del brazo.

Enero Libre

La cuenta de Instagram motiva a las féminas a no depilarse si no quieren hacerlo, en una llamada al “Enero Libre” que bautiza la cuenta.

“Si siempre hacemos las mismas cosas, se convierten en cosas normales. Incluso mi madre va a unirse a Januhairy y a dejarse crecer el pelo para este reto. No es una campaña de indignación en contra de las personas que no ven el vello como algo normal, es un proyecto de empoderamiento para que el mundo se conozca y se quiera como es”, explica Laura.

Lucha feminista o publicidad

Pese a la atrevida idea que para muchos es descabellada y antihigiénica y que suena bastante feminista, no es más que una competencia publicitaria, ya que la chica indica al final de su post que este reto solo será en enero. “Let’s get hairy”, termina, con el icono de cactus al final de la frase.

No es casualidad que la campaña saliera luego de que la firma de cosméticos Mac diera el primer paso hace unos meses con modelos que tenían bigote y ahora cientos de chicas se unen a la tendencia bajo la etiqueta #januhairy.

¿Obligación cultural o cultura machista?

La depilación es parte de una larga lista de obligaciones sociales que sufren los cuerpos femeninos, quizás para darle más fragilidad y crear contraste con la abundancia del vello masculino, convirtiéndose prácticamente en una norma o deber, incluso tiende hacer algo obvio si vas a una playa, piscina, si luces las piernas y sobre todo las axilas. Si eres mujer y no estas depilada seras vista como una rara.

Para muchas personas una mujer peluda es etiquetada de antihigiénica y pasada de moda. Sin embargo, la pregunta es, ¿a cuántos hombres se les juzga por tener vello en su cuerpo?. El colmo es que, incluso, algunos hombres se llegan a preguntar si en realidad a las mujeres les sale vello, demostrando así su ignorancia sobre la cultura del depilado a la que están acostumbradas las féminas.

Estar sin vello puede ser una practica dolorosa, desde someterse a varias sesiones de electricidad para desaparecerlo permanentemente (se sienten pequeños corrientazos), sacarlo con calor (puede quemar), hilos (pellizca), pinzas (pellizca), afeitadoras o navajas (cortan e irritan) o usar cremas depilatorias (irritan y queman).

No obstante, el dolor no es problema para una mujer cuando se trata de una rutina de belleza. Una mujer debe ser fuerte y aguantar, porque desde pequeñas han sido criadas con el lema «para ser bella hay que ver estrellas».

Además, siempre se les ha obligado socialmente a mantenerse o formar parte de en un estándar de belleza e higiene, y no se les permite sentirse bellas siendo natural, al punto de hacer que ellas mismas puedan sentir rechazo por su propio vello.

El colmo de la historia es que la mente de una mujer está entrenada para aceptar el vello masculino y verlo como algo agradable en los hombres cercanos, al punto que existen algunas que ven estraño a los hombres que se depilan por higiene.

Feministas: La sociedad crea mujeres sumisas

Marx y el movimiento feminista

4,223,417FansMe gusta
139,502SeguidoresSeguir
289,175SeguidoresSeguir
16,447SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

- Advertisment -

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -
x