June García, escritora: “¿Qué tiene el amor que como feministas todavía no podemos hacerle frente?”

Hoy en día sobre el amor tenemos aprendido que el verdadero amor es uno y es para siempre y el amor lo puede todo; entonces, si el amor es para siempre y el amor lo puede todo, se piensa que si tu pareja te golpea va a cambiar, que tu amor lo va a hacer cambiar y se pone la esperanza en eso en vez de decir basta.
Publicado en

Género / Portada / Sociedad

0 0


Desde un sector luminoso de su departamento en Santiago y concentrada en mirar la cámara que nos permite conversar y vernos, la creadora del concepto neoamor y autora, junto con Josefa Araos, de Tan linda y tan solita y de la saga de Lulú, me cuenta que casi todas sus amigas son feministas, mujeres extraordinarias, secas, brillantes, pero que de repente ocurre que terminan con ellas o su relación amorosa no va como quieren y se les desarma la estructura. Entonces, June se pregunta: “¿qué tiene el amor que como feministas todavía no somos capaces de hacerle frente?”.

EL TIPO DE AMOR QUE HEMOS APRENDIDO

¿Qué es el neoamor?

El neoamor es un concepto vacío, lo inventé porque a mí me gusta el regetón y uno de los géneros que me gustan es el neoperreo y tomé el neo, se lo puse al amor y dije “ya, suena bien”, y pienso que no significa vender un ideal o un nuevo marco teórico amoroso, sino que es tener la posibilidad de repensar e idear un tipo de amor que queramos vivir hoy en día. Porque nosotras tenemos una idea impuesta por la sociedad y fuera de esa idea existen demasiadas posibilidades.

¿Cuál es la idea impuesta?

Hoy en día sobre el amor tenemos aprendido que el verdadero amor es uno y es para siempre y el amor lo puede todo; entonces, si el amor es para siempre y el amor lo puede todo, se piensa que si tu pareja te golpea va a cambiar, que tu amor lo va a hacer cambiar y se pone la esperanza en eso en vez de decir basta. También están las ideas como “el que te quiere te aporrea”, que cuántas veces escuchamos eso cuando niñas; y así una va interiorizando la violencia, la idea de que los celos son una demostración de amor o el control también, ahí entran otras cosas como la jerarquía, ¿por qué hoy nuestras parejas son más importantes que nuestras otras relaciones? es como el dilema de la torta, tú vas a un cumpleaños y si la persona celebrada tiene pareja no se pregunta quién lleva la torta, porque siempre es el pololo o la polola, ¿por qué no la puede llevar cualquier otra persona? Siempre es así porque eso marca una jerarquía: yo soy la persona que entrega la torta (la más importante).

También está el tema de la monogamia

Hoy en día la monogamia es la regla universal, entonces ¿debería ser así?, ¿puede ser de otra forma? ¿qué pasa hoy en día para las relaciones que no son monógamas?, son súper juzgadas, son miradas en menos porque te dicen “ah, entonces no lo amas tanto, porque si lo amaras lo suficiente, no necesitarías a nadie más”; y es heavy pensar que le exigimos a una sola persona que lo sea todo, que sea tu mejor amigo, que sea tu confidente, que sea la persona que más deseas sexualmente, a la que más amas y que solo lo deseas o la deseas sexualmente exclusivamente a él o a ella y durante largos períodos. Y la realidad nos ha demostrado que no es así, porque sentimos deseos sexuales por otras personas, queremos explorar otro tipo de sentimientos con otras personas.

¿Se puede vivir el neoamor desde la monogamia?

Sí. Creo que dentro de los marcos de las relaciones más tradicionales, uno también puede generar cambios, puedes vivir un neoamor desde la monogamia desjerarquizando las relaciones, y esto es solo un ejemplo, pero se puede romper la teoría de la torta y decir “no, una amiga va a llevar la torta o mi mamá, mi hermana”; o también decir “no le voy a dedicar todo mi tiempo a mi pareja, porque mis otras relaciones también son importantes y también las quiero nutrir”. Y después están las cosas un poco más estructurales, pero que son igual de importantes: no porque tu relación sea monógama va a ser machista y no porque tu relación sea no monógama va a ser feminista, el tipo de relación no determina lo interior. No porque tú te relaciones sexoafectivamente con más personas eres más feminista, porque puedes mantener relaciones de dominación o violentas de igual forma, pero en vez de con una persona, con tres.

¿Y cómo se empieza?

Mi invitación es a mirar las construcciones internas de una relación, qué hay, quiénes somos, qué tanto aportamos las dos personas, qué tanto decidimos las dos personas en esta relación.  He conversado con mucha gente que tiene una relación abierta aunque no quería mucho, y yo digo “ya, pero ¿por qué están ahí si no lo querían?”, y me dicen “no, pero es que si no iban a terminar conmigo”, y yo les digo “pero ahora lo estay pasando súper mal, entonces es tener un pololo o una polola a costa de qué. Ahí uno ve que hay una persona ejerciendo el poder sobre la otra, que no hay tanta libertad de parte de las dos personas y esas son cosas súper complicadas, porque como dice Kate Miller: “entre seres libres, es otra cosa”.

Pienso que es demasiado difícil lanzarse a abrir una relación

Hay un libro que me gusta mucho y se llama Pensamiento monógamo, terror poliamoroso, y es de Brigitte Vasallo, ella dice que salir de la monogamia es tirarse al vacío, porque la monogamia es la casa segura, la estructura que conocemos y tenemos súper clara, todo lo otro es tirarse al vacío, no sabes si va a funcionar, si no va a funcionar, si va a ser terrible, si va a ser hermoso, no tienes idea. Y yo creo que de nada sirve soñarnos en esta posibilidad, hay que intentarlo para saber si te sirve, quizás el día de hoy decides tener una relación poliamorosa, pero en unos años más te das cuenta de que eso no te acomoda y prefieres tener otro tipo de relación.

¿Te consideras poliamorosa?

No. Hay gente que se denomina poliamorosa como un estilo de viday que se basa en que toda su concepción amorosa está en torno a eso. Yo creo que uno puede ser más cambiante. En mi caso fue una conversación de los dos con mi pololo, llevábamos casi dos años pololeando y estábamos en un momento muy bacán de nuestra relación y yo creo que eso fue clave, que también veo muchas veces que hay parejas que abren su relación en tiempos de crisis.

Claro, “estamos a punto de terminar y abrimos la relación para descomprimirla”

Y eso es súper complicado, porque salirse de la casa segura necesita mucha comunicación, confianza, mucha tranquilidad y estar en un buen lugar con una misma. Es difícil, pero hay cosas que son mucho más difíciles en la vida y además, tiene el componente de lo novedoso, no sabes qué va a ser, no sabes qué va a funcionar sino que solo te vas dando cuenta en el camino y yo creo que eso es lo interesante: ir viendo cuáles son los límites que te acomodan más que otros y eso es bacán.

¿Qué pasa con los celos en las relaciones abiertas?

Si tu ves a tu pareja dándole un beso a otra persona te va a doler la guata, pero ese dolor de guata no viene codificado en nuestro ADN ni en nuestra célula, no es una cuestión biológica, es una cuestión que aprendemos y que ocupa mucho espacio en una relación, se deja de lado lo importante. Una habla de amor, pero para hablar de amor tienes que hablar de matrimonio, de la familia, de heterosexualidad, de expectativas, de deseo, de sexualidad, de redes, tienes que hablar de las amigas y las amistades, porque son clave en todo sentido, para poder salir de una situación mala y también porque en la amistad yo creo que tenemos la clave de cómo, por lo menos a mí, me gustaría que fuera el amor. ¿Por qué no podemos amar como amamos a nuestras amistades? Yo tengo a mi mejor amiga y puedo no hablar con ella en una semana y cero rollo y nuestra vida se complementa súper bien.

En una relación tradicional dirían que no hablar durante una semana es tener poca responsabilidad afectiva, ¿qué piensas de ese concepto?

A mí me aproblema un poco el concepto, porque siento que como suena se malinterpreta y se ha mal usado. Yo he visto funas por responsabilidad afectiva de mujeres diciendo cosas como “ah, a mí me gustaba este tipo pero él no quería pololear, entonces cortó nuestro vínculo y yo me puse súper triste y él fue irresponsable afectivamente”. Entonces, a mí lo que me aproblema es estar exigiendo a otra persona que se haga cargo de tus emociones. Nadie se puede hacer cargo de las emociones de otra persona, están en otro cuerpo. Lo único que podemos hacer es minimizar el daño, es importante poder ser lo más claros y claras que podamos, incluso si no sabemos bien lo que queremos.

TALLER LITERARIO DE NEOAMOR

¿Cómo partió la idea de enseñar todo esto en un taller literario?

Hemos logrado deconstruir muchos aspectos de nuestra vida pero éste nos cuesta mucho. Entonces, buscando descubrí que otras mujeres antes que yo ya han tenido este problema y que ha sido muchas veces pensado, entonces dije “qué mejor espacio para reflexionar y digerir estas ideas que en un taller”, luego lo hablé con la Cata Infante, que es dueña de la librería Catalonia, y ella me prestó el espacio. Busqué las lecturas, armé el taller de una manera más formal y se llenó en tres días. Empezamos el taller en octubre, tuvimos la primera sesión, fue bacán, después, el 18 de octubre tuve que cancelar todo sin saber mucho qué era lo que realmente estaba pasando y ese fue el primer taller que hice, entonces no se logró tanto digerir todos los textos, porque a pesar de que teníamos las sesiones llegábamos y queríamos escribir sobre lo que estaba pasando, porque todas teníamos muchas emociones al respecto (de la revuelta social). 

Cuando terminé ese y otros talleres pensé “qué onda las experiencias tan en común que tenemos nosotras las mujeres”,  incluso más allá de la heterosexualidad, porque es diferente vivir el amor siendo una mujer heterosexual que siendo una mujer lesbiana o bisexual.

¿Y pudiste continuar después con la pandemia?

A mí me encantan los talleres, hacerlos y tomarlos. Creo que son espacios increíbles y me negaba a lo virtual, creía que iba a ser súper frío y distante, no sabía qué tanta gente se iba a interesar pero abrí una convocatoria y en dos horas había llenado los cupos, y así pasó tres veces. Entonces, este año ha sido de lleno pensar sobre las nuevas formas de amor, además de que el encierro te entrega mucho espacio para reflexionar a propósito.

¿Qué reflexionaste?

Que el sistema neoliberal, el capitalismo, el patriarcado, justamente lo que hace es coartar nuestras libertades, a pesar de que a la gente le gusta decir que porque podemos escoger 50 tipos de salsas de tomate somos más libres y no creo que la libertad se trate sobre eso. Hay tantas trampas entremedio.

AMOR, CAPITALISMO Y PATRIARCADO

¿Cómo mezclas amor, capitalismo y patriarcado?

Lo primero a puntualizar es que hoy el amor romántico es servicial al patriarcado y al capitalismo, de eso estoy segura y es súper brígido decirlo, porque qué tiene que ver el amor romántico con el capitalismo o de qué forma el patriarcado usa al amor para subyugarnos y es cosa simplemente de ver los índices y los casos  de violencia de género, de feminicidio que existen en Chile y que principalmente son provocados por las parejas, entonces una entra a indagar y dice “qué tiene el amor o qué hace que nuestra pareja piense que es dueño de nuestra vida a tal nivel que puede llegar a decidir qué hacer con ella”.

Qué tiene que ver el amor con el capitalismo, cuánto cuesta un arriendo en Santiago, la comida, el transporte, todo es carísimo y difícil para subsistir una misma, tienes que arrendar un departamento de 20 metros cuadrados, comer apenas, trabajar todo el día. En cambio, la estabilidad que te da el amor romántico que tiene esta idea de una pareja única por muchos años, para siempre, te ayuda a subsistir. La monogamia es un pacto económico, la gente la necesita para poder sobrevivir en el mundo. Si viviéramos en un país donde lo básico estuviera garantizado, ¿realmente necesitaríamos pactarnos con otras personas para poder sobrevivir? Por ejemplo, si estás casado o casada los trámites de adopción pueden empezar luego de los dos años y qué te dice eso versus una amistad de 20 años, por qué una no podría adoptar con sus amigos a una niña considerando que esos vínculos son más profundos y más relevantes. Porque hoy la institucionalidad no acepta como relevantes esos vínculos, el vínculo relevante es el matrimonio y lo que te otorga el matrimonio y así se va configurando la sociedad hoy en día.

Giovanna D’Aquino

Compártelo

Comentarios