México refuerza plan emergente para reducir los embarazos adolescentes

América Latina y el Caribe es la región con la segunda tasa más alta de madres menores de edad en el mundo, solamente superada por África Subsahariana


México se ubica en el primer lugar con embarazos adolescentes, respecto a los 38 países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

De acuerdo con un reportaje de Notimex, el 17 % de los nacimientos que se registraron en el año 2017 correspondieron a madres menores de 20 años.

Para enfrentar este y otros flagelos que involucran a mujeres y niñas, el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador anunció un plan emergente para la protección de las mexicanas en situación de vulnerabilidad, el cual, entre otros aspectos, comprende reforzar el apoyo a los «Refugios para féminas».

Así lo aclaró, luego de una serie de especulaciones que catalogó como «parte de la tergiversación de información que ejecutan grandes medios para confundir y crear malestar en la población».

«Que les quede claro: no hay la intención de dejar a las mujeres sin protección. Nosotros tenemos convicciones, le tenemos amor al pueblo», destacó.

Según indicó, el presupuesto que hasta ahora se destina para el mencionado programa es de 300 millones de pesos (unos 15,7 millones de dólares), aunque la cifra podría aumentar.

En la rueda de prensa matutina de este viernes 10 de mayo, López Obrador puntualizó que  los recursos no se le otorgarán a organizaciones no gubernamentales (ONG), sino que le corresponderá al Estado la supervisión, control y seguimiento, a través de la Secretaría de Gobierno, del Sistema Integral para la Familia y del Instituto Nacional de las Mujeres.

«Lo que se busca es acabar con la corrupción y vivir con justicia», enfatizó el Jefe de Gobierno mexicano.

Los países miembros de  la OCDE son: Alemania, Australia, Austria, Bélgica, Canadá, Chile, Corea, Dinamarca, España, Estados Unidos, Eslovenia, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Irlanda, Islandia, Israel, Italia, Japón, Letonia, Lituania, Luxemburgo, México, Noruega, Nueva Zelanda, Países Bajos, Polonia, Portugal, Reino Unido, República Checa, República Eslovaca, Suecia, Suiza y Turquía. Países en proceso de adhesión: Colombia y Costa Rica.

Embarazo precoz en América Latina y el Caribe

De acuerdo con un informe de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), de la Organización Mundial de la Salud (OMS), del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), del año 2018, América Latina y el Caribe es la región con la segunda tasa más alta de embarazos adolescentes, superada solamente por África Subsahariana.

La tasa mundial es de aproximadamente 46 partos por cada 1.000 adolescentes, mientras que la tasa en América Latina y el Caribe se estima en 66,5 nacimientos.

En la región, el 15% de todos los embarazos son en adolescentes menores de 20 años, por lo que 2 millones de niños nacen de madres con edades entre los 15 y los 19 años, registra el documento.

En tanto, la mortalidad materna es una de las principales causas de muerte en las adolescentes y jóvenes con edades comprendidas entre 15 y 24 años en la región.

Según el estudio, las niñas sin educación o con educación básica son cuatro veces más propensas a quedar en estado, que aquellas con educación secundaria o terciaria.

Representantes de la Unicef en la región manifiestan que al quedar embarazada la adolescente será más vulnerable y reproducirá los patrones de pobreza y exclusión social.

La investigación ofrece recomendaciones a los Estados para bajar los índices de embarazo precoz, entre las que destacan:

  • Apoyar programas de prevención de embarazo, involucrando a todos los sectores de la sociedad y trabajando de la mano con los grupos más vulnerables.
  • Aumentar el uso de métodos anticonceptivos.
  • Prevenir las relaciones sexuales bajo coacción.
  • Reducir significativamente la interrupción de embarazos en condiciones peligrosas.
  • Aumentar el uso de la atención calificada antes, durante y después del parto.
  • Incluir a las jóvenes en el diseño e implementación de los programas de prevención de embarazo adolescente.
  • Crear y mantener un entorno favorable para la igualdad entre sexos y la salud y los derechos sexuales y reproductivos de adolescentes.

Por último, puntualizan que cubrir la necesidad insatisfecha de anticonceptivos modernos en las adolescentes de 15 a 19 años permitiría evitar cada año 2,1 millones de nacimientos no planificados, 3,2 millones de abortos y 5.600 muertes maternas.

Continúa leyendo:

Uniones forzadas y embarazos, una realidad de las indígenas mayas en Guatemala

¿Sabías que se producen mucho más embarazos en Navidad? Esta es la razón

4,202,872FansMe gusta
128,532SeguidoresSeguir
289,448SeguidoresSeguir
16,407SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

Edición Impresa El Ciudadano