Australia registra la velocidad de Internet más rápida en la historia

La hazaña tecnológica fue lograda tras probar con éxito un pequeño dispositivo óptico para alcanzar un total de 44.2 Terabits por segundo (Tbps), la velocidad de transferencia más alta realizada a través de Internet desde una única fuente

La pandemia ha creado un espacio común para el teletrabajo, algo que dependen un gran medida de las capacidades humanas de lidiar con las Tecnologías de la Comunicación y la Información y por su puesto, de la conexión a Internet.

Si alguna vez te has propuesto trabajar en el extranjero te habrás preguntado ¿Qué países tienen internet más rápido?. La respuesta a esta interrogante antes de la pandemia por coronavirus era, en este orden: Taiwán, Singapur, Suecia, Dinamarca, Japón, Luxemburgo, Países Bajos, Suiza.

Sin embargo, esta lista puede cambiar drásticamente luego que Australia batiera el récord de Internet en laboratorio.

Al parecer, un equipo liderado por los profesores Dr Bill Corcoran, de la Universidad de Monash; Arnan Mitchell, del RMIT, y David Moss, del Swinburne, asegura haber batido el récord de velocidad de transferencia desde una única fuente de luz, no solo en condiciones de laboratorio, también en pruebas reales a través de la red nacional de banda ancha de Australia.

Por el momento Taiwán es el país con la velocidad media de Internet más rápida; es decir, 23.773.876 residentes disfrutan una velocidad media de descarga de 85,02 Mbps, o lo que es igual a descargar películas de 5 GB en 8 minutos y 2 segundos.

El experimento

La hazaña tecnológica fue lograda tras probar con éxito un pequeño dispositivo óptico para alcanzar un total de 44.2 Terabits por segundo (Tbps), la velocidad de transferencia más alta realizada a través de Internet desde una única fuente. En este caso no desde un cable de fibra óptica, sino de un ‘peine de frecuencias ópticas’, también llamados ‘peines de luz’.

El aparato fue  probado a través de 76,6 kilómetros de fibras ópticas entre el campus de Melbourne del RMIT y el campus Clayton de la Universidad de Monash. Unas conexiones pertenecientes al ‘Australian Lightwave Infrastructure Research Testbed’ (ALIRT), según un estudio que publicó la revista Nature Communications.

Los responsables explican que el dispositivo actúa como un arco iris formado por cientos de láseres infrarrojos de alta calidad, y cada “láser” tiene la capacidad de ser utilizado como un canal de comunicaciones separado.

En las pruebas se envió al máximo soportado para cada canal, a través de 4 THz de ancho de banda. Con esta velocidad de transferencia un usuario puede “descargar más de 1.000 películas en alta definición en una fracción de segundo”, explica Arnan Mitchell, uno de los investigadores.  

La hazaña tecnológica fue lograda tras probar con éxito un pequeño dispositivo óptico para alcanzar un total de 44.2 Terabits por segundo (Tbps), la velocidad de transferencia más alta realizada a través de Internet desde una única fuente.

La competencia

El equipo australiano no es el único en trabajar en estas líneas de telecomunicaciones avanzadas. El anterior récord lo estableció en 2014 un equipo de la Universidad Técnica (DTU) de Dinamarca, el mismo equipo que en 2009 consiguió alcanzar el terabit por segundo y dos años más tarde llegó a los 26 Tbps, se superó de nuevo logrando 43 Tbps, o lo que es lo mismo, 5,4 terabytes por segundo.

6 años después, el récord de los 43 Tbps ha sido superado por la mínima por el equipo australiano para establecer una nueva marca en 44,2 Tbps.

Hasta el año pasado solo se examinaron 207 países y territorios, cuyo ancho de banda medio era de 11,03 megabits por segundo (Mbps) en poblaciones superiores a 500.000 habitantes.

Sin lugar a discusiones, los datos indican que por el momento Taiwán es el país con la velocidad media de Internet más rápida; es decir,  23.773.876 residentes disfrutan una velocidad media de descarga de 85,02 Mbps, o lo que es igual a descargar películas de 5 GB en 8 minutos y 2 segundos.

Te interesa leer:

Compártelo

Comentarios