Acusan a Carabineros de agredir a estudiantes

La conmemoración del 11 de septiembre trajo problemas a varios establecimientos educacionales

Acusan a Carabineros de agredir a estudiantes

Autor: Cesarius

La conmemoración del 11 de septiembre trajo problemas a varios establecimientos educacionales. Después de un enfrentamiento entre carabineros y estudiantes por barricadas realizadas en avenida España, un contingente policial ingresó sin ninguna orden por parte de la Fiscalía al Instituto Nacional de Comercio II (Insuco) y se llevaron detenidos a 16 estudiantes y a un apoderado.

Para desalojar un colegio o liceo es necesaria la autorización del director o sostenedor de dicho establecimiento. El director del Insuco, Víctor Vargas, explica que cuando llegó a la comisaría, el lunes 12 de septiembre, lo primero que preguntó fue la razón de la entrada de Carabineros al colegio sin su autorización. La respuesta que le dieron fue que los estudiantes portaban bombas molotov.

Como explica el mayor Eduardo Grandón, al mando de la 2ª Comisaría de Santiago, alrededor de 20 policías ingresaron el día 12 de septiembre en la madrugada porque ocurrieron hechos que “alteraban el orden público, donde jóvenes del Insuco y del Liceo Darío Salas, aparte de hacer desórdenes, tiraron elementos contundentes y bombas molotov a personal de carabineros, lo cual determinó ingresar al colegio y detener a los jóvenes por el delito flagrante de porte de armas”.

Los hechos ocurrieron alrededor de las dos de la mañana. Luego, en la tarde, fueron trasladados a la Fiscalía local de Santiago, donde, en el 7º juzgado de garantía se hicieron juntas las audiencias de alumnos del Insuco II, Liceo Darío Salas y el Liceo Confederación Suiza (Confe).

Eduardo Lavín, abogado de la Defensoría Popular que amparó a los estudiantes afirmó que fueron liberados por falta de pruebas, pero se realizará una investigación que durará 60 días ya que los partes de la 2ª y 4ª comisaría no eran claros, además no se comprobó la tenencia de bombas molotov por parte de los estudiantes secundarios.

“Los antecedentes no eran suficientes para mostrar la culpabilidad de los detenidos”, afirma Lavín. El abogado también comenta que el parte que se presentó a Fiscalía sentencia el delito de desórdenes públicos lo cual no tiene relación con el lanzamiento de bombas molotov, “en ese caso habría que sentenciarlos por la ley de control de armas”, concluye.

Sin embargo, a pesar de que deberían ser citados los alumnos para una nueva audiencia en los primeros días de diciembre para resolver este caso, el abogado explica que muchas veces los fiscales públicos no perseveran en la investigación. “Éste es un tema por el que muchas veces nos hemos querellado”, complementa.

JÓVENES DENUNCIAN DESTROZOS EN SU LICEO

Tanto los alumnos que fueron detenidos como los que se quedaron en el Liceo denuncian serios desmanes realizados por parte de carabineros de la 2ª Comisaría de Santiago.

Felipe Suárez, estudiante del Instituto, afirma que carabineros entraron a las salas donde dormían y tiraron cloro a sus prendas de vestir. Además, acusa que orinaron en las frazadas y colchones que usaban para dormir.

A su vez, Constanza Muñoz, vocera del establecimiento educacional, quien fue una de las ocho niñas que permanecieron 17 horas detenidas, explica que los carabineros no tenían ninguna prueba contra ellas porque mientras ocurría la trifulca entre estudiantes y policías, ellas estaban en las salas. Constanza denuncia que la policía las llevó detenidas con el argumento: “Van a cagar todos juntos”.

Mientras esperaba a que trasladarán a su hija a la Fiscalía, Mariana Roa, apoderada del Insuco, alega que a los alumnos le robaron los fondos que habían juntado y que a las niñas las “sacaron de sus camas y les pegaron”.

La comunidad del Instituto Nacional de Comercio II está preocupada por uno de los estudiantes detenidos que terminó esa noche con tres dientes menos y seis puntos en su mentón. Víctor Vargas está gestionando realizar un certificado médico y dental que acredite las lesiones del estudiante que fue “severamente maltratado”.

Según Grandón, las lesiones “leves” de los jóvenes pueden ser por distintos motivos, “no necesariamente por la detención. Si ocurren contusiones durante la resistencia a la detención eso es “responsabilidad del implicado, nosotros no tratamos a nadie vejatoriamente”, comenta el Mayor. Respecto al joven más maltratado, el oficial afirma que en la constatación de lesiones que realizaron en la Posta Central, no aparecía ninguna lesión de carácter grave.

“Más de alguno estaba bajo el efecto del alcohol”, acusa Grandón. Respecto a las acusaciones de robos y deterioro del inmobiliario del Insuco, el Mayor no se quiso referir porque los estudiantes “pueden decir muchas cosas”.

El abogado Eduardo Lavín da credibilidad a los muchachos que ese día estaban muy “golpeados”, pero no puede certificar que durante la detención haya ocurrido lo que alegan los alumnos. Hasta el momento los jóvenes no se han dirigido a la defensoría para tomar cartas en el asunto.

 

Por Estefani Carrasco Rivera

El Ciudadano

 


Comenta



Busca en El Ciudadano