El caso de Emilio Berkhoff deja al desnudo la existencia de la persecución política en Chile

147

emilio1

No es la primera, y lamentablemente tampoco será la última vez, en que el Gobierno de turno se alinea con los grandes intereses empresariales de la zona correspondiente a territorio mapuche, ni tampoco es la primera vez, y afortunadamente tampoco la última, en que personas llenas de dignidad levantan el puño de justicia frente a tanto saqueo.

Pero el caso de Emilio no solo refleja los intereses en disputa en una larga lucha por la recuperación de territorios ante un Estado con abiertos intereses empresariales, sino que a su vez es un caso que está dejando al desnudo el desvergonzado sistema de justicia chileno, que nos permite afirmar sin lugar a dudas dos cosas: 1) Emilio, tal como muchos hermanos mapuche, está siendo perseguido políticamente a través de los tribunales de justicia, y 2) La justicia chilena, cuando debe defender intereses empresariales, está dispuesta a violar tratados internacionales y hasta sus propios reglamentos y mecanismos internos.

Luego de un año y tres meses de prisión preventiva, el 5 de marzo del año recién pasado la jueza del tribunal de Cañete May Lin Wong, ordena al ministerio público revelar la identidad de los 14 testigos sin rostro. Esto en coherencia con la condena que la Corte Iberoamericana impone a Chile por el uso indebido de este tipo de pruebas, las cuales en ningún lugar del mundo son aceptadas como único recurso para proceder a condenas.

El absurdo con el caso de Emilio había llegado al extremo: las únicas pruebas para sostener los supuestos  hechos que se le buscan imputar, se sostenían en el relato de 14 personas que además, no se podía saber quiénes eran. El lobby, las presiones y la coima como estrategias de las forestales para enfrentar casos contra defensores del territorio mapuche son más que conocidas, y por tanto la campaña contra los testigos ocultos que se levantó, llegó a hacer tanto sentido que penetra en las salas de los tribunales y permite poner freno a dicha injusticia.

Frente a esto obviamente la fiscalía, como el brazo legal de los intereses forestales en territorio mapuche, no se queda tranquila y empieza su proceso de apelación, perdiendo en cada uno de ellos. En marzo del 2014 la Corte de Apelaciones de Concepción por unanimidad ratifica levantar la identidad de estos 14 supuestos testigos y en menos de un mes revoca la injusta prisión preventiva de Emilio.

Relacionado:  Proyecto que impide privatización de TVN es declarado admisible por la Cámara

Incluso se llega al Tribunal Constitucional de Chile, el cual el 12 de junio del 2014 rechaza la apelación de la fiscalía sosteniendo la negativa de la utilización de los Testigos sin Rostro. El 26 de septiembre del 2014 el Ministerio Público decide prescindir de dichos testigos.

Hasta este punto parecía que se hacía justicia, no obstante los poderes fácticos no se quedaron tranquilos, y la fiscalía en el mes de diciembre pidió a la Corte de Apelaciones reponer pruebas excluidas para el juicio, lo cual es aceptado.

Así, este 03 de Marzo Emilio debe enfrentar juicio con 38 nuevas pruebas que en su mayoría son “Testigos a Escucha”, es decir en su mayoría son testimonios de policías en base a lo que escucharon de las declaraciones de los 14 testigos ocultos.

Suena insólito, y lo es. Es una aberración legal y una acción que nuevamente pasa a llevar los pilares mínimos de cualquier garantía de justo proceso en Chile.

El caso de Emilio Berkhoff deja al desnudo los intereses que defiende el sistema de Justicia Chileno, dejándolo sin lugar a dudas como un sistema al servicio de intereses minoritarios, los cuales están dispuestos a perseguir políticamente a todo quien se anteponga a sus intereses económicos en nuestro territorio.

La persecución política que se hace a través de la fiscalía, y esta aberración legal, no solo cuenta con el respaldo de las forestales de la zona, sino que con la complicidad del Gobierno, quienes no han retirado la querella interpuesta por las manos de Chadwick, manteniendo la misma política precedente, siendo por tanto también responsables de lo que sin lugar a dudas, de mantenerse, valdrá la condena internacional.

El 03 de Marzo una vez más se deberá enfrentar la dignidad en unos tribunales que se encuentran de rodillas a los intereses más viles. Una vez más levantaremos la voz y el puño alto, ya que podrán encarcelarnos, pero jamás detendrán la fuerza de la causa justa, la  cual se terminará imponiendo ante tanta injusticia.

No a los Testigos Sin Rostro

No a los Testigos a Escucha

Fin a la persecución Política

Libertad a los Presos Político Mapuche.

Vía Mapuexpress