José Huenante: El detenido desaparecido ninguneado por el gobierno de Bachelet

Este 13 de mayo será lanzado el libro “La vida breve de José Huenante” (Editorial Ceibo), trabajo del periodista Nicolás Binder, que recoge la investigación de la desaparición del joven de origen mapuche, quien tras ser detenido por carabineros el 3 de septiembre de 2005 en Puerto Montt pasó a ser el “primer detenido desaparecido […]

Edmundo Pérez Yoma fue ministro del Interior, durante la administración de Michelle Bachelet

Este 13 de mayo será lanzado el libro “La vida breve de José Huenante” (Editorial Ceibo), trabajo del periodista Nicolás Binder, que recoge la investigación de la desaparición del joven de origen mapuche, quien tras ser detenido por carabineros el 3 de septiembre de 2005 en Puerto Montt pasó a ser el “primer detenido desaparecido en democracia”. Entonces tenía solo 16 años.

Según relató a Binder uno de los testigos y amigo de Huenante -Nelson-, tras un incidente con una patrulla de Carabineros -que habría recibido piedrazos- José es perseguido por estos, alcanzado y luego “arrojado con fuerza al interior del móvil” por dos uniformados. En marzo de 2009, casi 4 años después, fueron procesados por el delito de secuestro y sustracción de menores el Sargento 2º Juan Altamirano, el Cabo 1º Patricio Mena y el Cabo 2º César Vidal, quienes no pudieron explicar lo realizado entre las 2 y las 6 de la madrugada en que desapareció Huenante. Estos tres carabineros se negaron a participar de la reconstitución de escena. Además, uno de ellos- Altamirano- había reconocido en 2008 haber cambiado el número de detenidos de 2 a 1, cuestión que negó posteriormente. Por otra parte, se ha comprobado que luego del hecho fue adulterado el libro de kilometraje de la patrulla policial involucrada.

Todos elementos que contribuyeron a establecer la denominación de “primer detenido desaparecido en democracia” respecto de Huenante, surgida en 2009 luego de que el prestigioso Informe Anual de Derechos Humanos de la Universidad Diego Portales lo definiera así de acuerdo a la Convención Interamericana sobre Desaparición Forzada de Personas. El texto de la UDP cita dicha convención, que “considera desaparición forzada la privación de la libertad a una o más personas, cualquiera que fuere su forma, cometida por agentes del Estado o por personas o grupos de personas que actúen con la autorización, el apoyo o la aquiescencia del Estado, seguida de la falta de información o de la negativa a reconocer dicha privación de libertad o de informar sobre el paradero de la persona, con lo cual se impide el ejercicio de los recursos legales y de las garantías procesales pertinentes”.

Era de esperar, entonces, que quienes habían sufrido la desaparición forzada de sus compañeros, amigos y familiares durante la dictadura, comprendieran lo grave y dramático de que una situación así se volviera a repetir una vez terminada esta. Sin embargo, como plantea en su libro el periodista Nicolás Binder, este fue un crimen “ignorado por el gobierno de Ricardo Lagos” y “ninguneado por el gobierno de Michelle Bachelet”.

Edmundo Pérez Yoma, vicepresidente de Bachelet, calificó en noviembre de 2009 la definición de “detenido desaparecido” de la UDP como “insólita” e “irresponsable”, planteando además que con ello se “desprestigiaba” lo que se había hecho en la defensa de los Derechos Humanos durante esos años. Por su parte, José Antonio Viera-Gallo, ministro secretario general de la Presidencia durante el mismo gobierno, acusó el 26 de noviembre de 2009 a la Universidad de confundir a la opinión pública respecto de los conceptos de detención y desaparición forzada, planteando que “nos parece completamente inexacto e inapropiado hablar de que en Chile haya un caso de detenido desaparecido (en democracia)”, argumentando para ello que en el caso de Huenante no había persecución política.

Paradójicamente, unos meses antes, en junio de ese año, al comentar la adhesión de Chile al Estatuto de Roma, el ministro señalaba que se cumplía así “uno de los grandes objetivos de la Presidenta Michelle Bachelet en materia internacional y de derechos humanos, que es dejar al país encuadrado dentro de todos los tratados que resguardan y promueven los derechos de las personas”. Algo muy distinto a lo que establecía el informe de la UDP ese 2009, que planteó que el caso Huenante “hace patentes situaciones reñidas con las obligaciones internacionales relativas a los derechos humanos que pesan sobre nuestro país”.

Sobre el actuar de Viera-Gallo, el autor de “La vida breve de José Huenante” señaló a The Clinic Online que “dos meses antes él había estado en la Cámara de Diputados leyendo la convención de detención forzada de la OEA, y en la definición nunca se habla de que tiene que haber persecución política, sino que el requisito es que sea causada por agentes del Estado”. Es por ello que el periodista agrega que Viera-Gallo simplemente “sabía que lo que estaba diciendo era una mentira”.

*** “La vida breve de José Huenante” será lanzado en Santiago el 13 de mayo, en la Casa Central de la U. de Chile, a las 18.30 horas, y el 14 de mayo en el Congreso Nacional, a las 19:00 horas. Además, será presentado el 28 de este mes en Puerto Montt.

Por Daniel Labbé

Publicado en CiudadInvisible


Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Comenta 💬