Luego de su renuncia, ¿qué pasará ahora con la acusación constitucional en contra de Víctor Pérez?

El libelo acusatorio sigue su curso en el Senado ya que la propia Constitución permite acusar a autoridades hasta por seis meses desde que dejan su cargo.

Víctor Pérez decidió presentar su renuncia al Ministerio del Interior una vez aprobada la acusación constitucional en su contra en la Cámara de Diputados y Diputadas, por 80 votos a favor, 74 en contra y 1 abstención.

La decisión de la Cámara, lo  convirtió en el primer ministro del Interior suspendido de sus funciones desde la vuelta a la democracia, lo que provocó una salida intempestiva por parte del exsenador UDI, quien en el mismo Congreso dio a conocer su renuncia.

Según informó La Tercera, la salida de Pérez no fue sorpresiva y había sido analizada en el seno de la UDI antes de la votación. En el partido se pusieron sobre la mesa distintas alternativas: que renunciara antes de la votación; que no lo hiciera y siguiera hasta el final; o que renunciara después de la votación, tal y como finalmente ocurrió.

 Sin embargo, la renuncia le quitó algo de presión al Gobierno, que ya nombró a Juan Francisco Galli como nuevo ministro del Interior y Seguridad Pública.

¿Qué pasará con la acusación?

A Víctor Pérez se le acusa de actuar “con una excesiva tolerancia los hechos de bloqueo de rutas” de los camioneros y de una reacción tardía frente al caso del joven de 16 años que cayó desde el Puente Pío Nono tras ser lanzado por parte de un funcionario de Carabineros.

Lo cierto es que el libelo acusatorio sigue su curso en el Senado ya que la propia Constitución permite acusar a autoridades hasta por seis meses desde que dejan su cargo.

La Cámara deberá nombrar una comisión de tres representantes para que formalicen el libelo ante el Senado, el cual actuará como jurado.

La Cámara Baja tendrá un plazo de 24 horas para formalizar este trámite tanto al Senado como al acusado, quien si bien había quedado suspendido del cargo, esta medida ya no tendrá validez luego que presentara su renuncia.

Una vez que se dé cuenta de la acusación, lo que sería el martes próximo, porque este miércoles la Cámara Alta va a estar dedicada al tema del Presupuesto 2021el presidente del Senado deberá fijar el inicio del análisis del texto en un plazo de entre cuatro a seis días, y destinará sesiones especiales diarias para analizar su contenido.

La comisión de diputados será la encargada de formalizar la acusación. En tanto, Pérez o su defensa contarán con un espacio para presentar sus descargos, ya sea de forma verbal o escrita. 

Los diputados miembros de la comisión especial tendrán derecho a réplica, y el acusado, a dúplica, detalla el artículo 50 de la Constitución.

Una vez realizado este proceso, se fijará la votación del libelo para la siguiente sesión especial del Senado.

Durante el día acordado, los senadores votarán cada capítulo de la acusación por separado.

Basta con que se apruebe uno de los capítulos para ejercer las sanciones que contempla el mecanismo. 

 A diferencia de la Cámara -donde bastaba la mayoría más un voto- en el Senado se requiere de dos tercios de los legisladores. 

Esto equivale a  22 votos. El oficialismo tiene 19, y la centroizquierda cuenta con 23 legisladores, además del independiente Carlos Bianchi, por lo que con la unidad opositora se podría alcanzar los votos necesarios.

En caso que la Cámara Alta apruebe la acusación, está establecido que la autoridad sea destituida de su cargo y no pueda ejercer empleos públicos por un período de cinco años. 

Como Pérez renunció, solo quedará inhabilitado para ejercer cargos públicos hasta 2025.

Compártelo

Comentarios