Marcelo Garay a juicio oral por empeñarse en informar

Marcelo Garay Vergara asistió a la Audiencia de Procedimiento Simplificado y quedó en libertad, en Temuco, esta mañana del domingo 12 de septiembre

Marcelo Garay Vergara asistió a la Audiencia de Procedimiento Simplificado y quedó en libertad, en Temuco, esta mañana del domingo 12 de septiembre. El periodista no aceptó la propuesta de Juicio Simplificado, recurso que el Ministerio Público suele ofrecer para ahorrar recursos al Estado agilizando los procesos y así evitar el juicio oral,  donde se deben exponer todos los antecedentes por los cuales se imputa a un acusado, pero también esperando que el acusado se declare culpable cuando sus pruebas no son tan contundentes en contra de él, según otras interpretaciones.

Superadas estas circunstancias, Garay debe asistir a la Audiencia Preparatoria el próximo 21 de septiembre, previa al Juicio Oral, en donde será representado por el abogado de la Defensoría Popular, Rodrigo Román, quien ha declarado que considera que el actuar de Carabineros en mayo de 2009, hechos por los cuales se procesa al reportero, son un “ataque a la libertad de informar, porque las fotos que tomaba Marcelo -Garay- no eran de un turista sino de un periodista cumpliendo su labor”.

En esa fecha, Marcelo Garay realizaba un reportaje en las cercanías del fundo Roble Huacho -comuna Padre Las Casas, en La Araucanía- y una patrulla apostada cerca de la comunidad mapuche donde se encontraba reporteando lo inquirió y, a pesar de identificarse con su credencial del Colegio de Periodistas, fue golpeado, según denunció, y llevado a la Comisaría donde quedó en calidad de detenido, luego de lo cual se le procesa con base en el Artículo 161, inciso A del Código Procesal Penal, por tomar fotografías sin autorización de particulares. Hasta el día de hoy su material fotográfico no le ha sido devuelto.

El Ministerio Público no habría hecho bien su trabajo, puesto que “no hay ninguna constancia de las notificaciones para comparecer ante el juzgado, motivo por el cual se detuvo a Marcelo Garay, y la jueza decretó su libertad aunque el Fiscal -Juan Pablo Araya- lo quería dejar detenido a toda costa”, declaró el abogado José Quirilao, del Defensor Autónomo Mapuche que trabaja en la zona de Temuco en alianza con la Defensoría Popular.

Marcelo Garay dice, ya en libertad, que considera que esto está dentro de un marco de hostigamiento hacia los periodistas y comunicadores que “quieren ir un poco más allá en el cubrimiento de las reivindicaciones del pueblo mapuche y mostrar la otra cara de la moneda”, y agregó que no cree “que sea casual que para devolverme mis equipos y las especies incautadas el año pasado no hayan tenido ninguna diligencia, pero para ir a detenerme hayan sido tan eficientes, más si me he escrito de ida y vuelta con el Fiscal Araya en varias oportunidades para tratar de que me devolviera los equipos y él tiene mi correo electrónico”, enfatizó mientras señalaba que fueron a buscarlo un sábado en la mañana, y lo detuvieron cuando iba camino a la marcha del 11 de septiembre en Teatinos cerca de la esquina de San Pablo..

El periodista adelantó una reflexión en ese orden: “¿Quienes fueron los que rompieron el cerco informativo? Fueron los mapuche en huelga de hambre que lograron que ahora se hable de los temas que vienen denunciando desde hace mucho tiempo.  ¿Por qué no se preocuparon antes de la Ley Antiterrorista y de la Justicia Militar? Ahora hablan, pero ni los gobiernos anteriores ni el actual estaban preocupados de esos temas. Fueron los medios alternativos los que informaron hasta el cansancio, pero sólo ahora manifiestan una voluntad en ese sentido. Mi detención es una muestra más de lo mismo”, recalcó el periodista.

El Colegio de Periodistas, en tanto, realizó una conferencia de prensa en que se manifestaron en contra de las agresiones a los miembros del gremio en el marco de las manifestaciones en rememoración de los abusos de la dictadura y expresaron en un comunicado que esto les “parece una prueba más del acoso que sufren los colegas, por parte de autoridades y policías, a la hora de cumplir su trabajo, y un franco atentado contra el ejercicio de la profesión periodística y del derecho a la información de la ciudadanía”.

Por César Baeza Hidalgo

El Ciudadano

Compártelo

Comentarios