No hay justicia: Abbott instala como investigador de Piñera a fiscal que fabricó “Caso Lavandero”

El ex senador Jorge Lavandero ha señalado al fiscal Xavier Armendáriz como uno de los principales responsables del montaje que lo llevó a ser enjuiciado y condenado a cinco años de cárcel por abusos sexuales en contra de menores de edad.

El fiscal general, Jorge Abbott, rechazó la petición de las defensas del presidente Sebastián Piñera, el ex ministro Jaime Mañalich y los subsecretarios Paula Daza y Arturo Zúñiga para remover al persecutor Marcelo Carrasco de la causa que indaga las muertes por COVID-19 en Recoleta, tras la querella presentada por el alcalde Daniel Jadue. Sin embargo, puso sobre él al jefe de la Fiscalía Centro Norte, Xavier Armendáriz, el mismo que fabricó el caso en contra el ex senador DC, Jorge Lavandero 

Lavandero ha señalado a Armendáriz como uno de los principales responsables del montaje que lo llevó a ser enjuiciado y condenado a cinco años de cárcel por abusos sexuales en contra de menores de edad.

El objetivo del plan orquestado por la empresa minera Barrick Gold, el Canal 13 y una red de funcionarios de la administración de Ricardo Lagos, entre ellos Armendáriz, era desprestigiar a y acabar con la carrera política de Lavandero, quien en 2005 se perfilaba como un fuerte candidato presidencia, apoyado por sectores de izquierda (incluido el Partido Comunista) y por facciones progresistas de la Concertación de Partidos por la Democracia.

La popularidad del ex senador era muy alta, ya que durante dos décadas estuvo al frente la defensa de la soberanía chilena sobre el cobre y las denuncias de lo que llamó “el robo de las trasnacionales mineras”.

En el libro “Desde la cárcel,” publicado en 2012 por Ediciones Radio Universidad de Chile, Lavandero explicó cómo se gestó el complot en su contra, que lo llevó a la Cárcel de Alta Seguridad de Santiago, donde permaneció entre julio de 2005 y abril de 2008.

Pago de testimonios en contra de Lavandero

El texto incluyó declaraciones de testigos y supuestas víctimas que rechazaron que Lavandero hubiera abusado de ellas

“En él están los documentos ante notario de los testigos que utilizaron Xavier Armendáriz y la juez (…) Ellos declaran que el fiscal les pagó gruesas sumas de dinero para que declararan en mi contra”, indicó el ex legislador.

Una delas supuestas víctimas, Jaime Insunza Pasmiño, acusó directamente a Armendáriz de pagarle a él y a otros testigos con el fin de que declararan contra Lavandero

“El trabajo que yo haría consistiría en declarar contra el senador y darme a conocer por medios públicos que fui abusado y que, debido al reiterado abuso, me convertí en travesti u homosexual”, relató.

Dicha declaración fue hecha ante el notario Juan Opazo en la ciudad de Temuco el 21 de julio de 2005, y en ella Insunza reveló que por ese “servicio” el fiscal le canceló una deuda equivalente a 7 mil dólares. Además, prometió entregarle mil 400 dólares en efectivo, lo que nunca cumplió.

En el libro también se ofrecen detalles sobre las irregularidades del proceso judicial contra Lavandero, por el cual el 20 de junio de 2005 fue declarado culpable de haber cometido abusos sexuales contra cuatro menores.

La decisión estuvo a cargo de la titular del Juzgado de Garantía de Temuco, Georgina Gutiérrez, y se dio después de que el abogado del entonces senador, Matías Balmaceda, llegó a un acuerdo con el fiscal Armendáriz, quien ofreció imponer a su defendido una pena de tres años –que podría haber cumplido en libertad– si aceptaba ir a un juicio abreviado en el que no es necesaria la presentación de pruebas.

A pesar de que Lavandero se negó y le pidió a Balmaceda que anulara el acuerdo , ya que quería ir a un juicio oral a fin de demostrar su inocencia, el abogado se negó a dar marcha atrás, por lo que fue despedido.

Los juristas que lo reemplazaron, Alfredo Morgado y Reinero García de la Pastora, solicitaron a la juez Gutiérrez la anulación del acuerdo y que se respetara el derecho de Lavandero a un juicio oral.

La juez se negó a hacerlo a pesar de que la aceptación del acusado es un requisito sine qua non para la existencia de un juicio abreviado. La juez de garantía fue más allá: aceptó la apelación que el fiscal Armendáriz hizo a su propia propuesta de conciliación y aumentó la pena de tres a cinco años de prisión, que es la sanción que finalmente se le impuso a Lavandero. Esta pena fue ratificada por la Corte de Apelaciones de Temuco el 27 de julio de 2005″, refiere el artículo “El complot contra Jorge Lavandero“, publicado en la revista Proceso de México en 2010.

Jorge Lavandero dejó claro que Armendáriz “no tenía ninguna prueba para ir al juicio oral, a pesar de que había dicho a la prensa que tenía todas las pruebas en mi contra. Por eso articuló un juicio abreviado, donde no se requieren pruebas, sino que basta con un acuerdo entre las partes”.

“Cuando Armendáriz se percató que no tenía pruebas en mi contra en el proceso llevado a cabo en Temuco, abrió un libro de acusaciones en Santiago para que todos quienes quisieran pudieran estampar su reclamo. De ahí salieron los testigos de contexto, que lanzaron acusaciones que nunca habían hecho judicialmente de las que yo no podía defenderme. A pesar de que esto es abiertamente inconstitucional, la juez Gutiérrez lo aceptó”, relató a la revista Proceso.

Complot mediático

Buena parte de la presión mediática para condenar a Jorge Lavandero estuvo a cargo del programa “Contacto” de Canal 13 , que filmó desde principios de 2003 hasta finales de 2004 su domicilio, ubicado en el poblado de Metrenco, casi 700 kilómetros al sur de Santiago, con el fin de “comprobar” las denuncias que los implicaban en supuestos abusos sexuales de menores

El equipo del programa entrevistó a decenas de personas, a muchas de las cuales les pagó para declarar contra el senador, como lo reconoció durante el juicio el periodista Emilio Sutherland, exdirector de Contacto.

Para hacer ese reportaje, el Canal 13, perteneciente a la Universidad Católica de Chile, dispuso de una costosa producción y logística, lo que llamó la atención ya que en ese periodo dicha estación registraba pérdidas operacionales que la tenían al borde de la bancarrota.

“Pero al Canal 13 no le faltaron patrocinadores para esa empresa. La Barrick Gold, propietaria de importantes proyectos mineros en Chile, como Pascua Lama, contrató en 2004 espacios publicitarios por montos aún desconocidos. Eso sí, en los balances oficiales puede observarse que a partir de aquel año Canal 13 comenzó a salir vertiginosamente de la debacle económica en la que estaba sumido”, explicó la revista Proceso en su reportaje.

En declaraciones ofrecidas a El Mostrador en marzo de 2012, Lavandero se refirió a las imágenes difundidas por el programa “Contacto” donde lo muestran supuestamente tocando “el trasero” a una niña.

Esa niña la mandó Emilio Sutherland y el camarógrafo de Canal 13 Raúl Castillo; la mandaron tres días antes de Pascua a entregarme una muñeca, según ellos, fabricada por ella misma. En mi casa la recibieron, le dieron almuerzo, había gente. Al término de la reunión yo tenía que ir a mi oficina, a Temuco, y me dice la niña: “tío, ¿podemos pasar delante de la casa ahí al lado del río?” Y ahí estaba el señor Sutherland filmando. Y le voy a decir: está filmado de atrás”, explicó.

Las imágenes que allí se captaron y que se difundieron solo a a cámara lenta, fueron las únicas que supuestamente implicaban a Lavandero, a pesar del largo periodo durante el que fue espiado. Pero se convirtieron en la base del juicio público en su contra.

“Héctor Toledo, que es un experto, profesor de la Usach, hizo una investigación del caso y desnudó el asunto del Canal 13. Lo desnudó. Toledo dio vuelta la imagen y la mano está a 40 centímetros del trasero y va hacia el hombro (…) Nunca la toqué”, subrayó el ex senador.

Por su parte, Toledo en su artículo “Un montaje en escena“, destacó que en reportaje de Contacto “se usó una música subliminal con sonidos guturales, golpes de gong con aullidos lejanos, gruñidos como de perros o cerdos, asociados a la figura del senador (…) Este video, sin lugar a dudas, es un panfleto injurioso, laboriosa y delictualmente trabajado”.

Cabe recordar, que cuando el 24 de enero de 2005 el ministro de la Corte de Apelaciones de Santiago Raúl Rocha –quien acogió una querella de Lavandero por invasión a su privacidad contra Canal 13– solicitó a la estación televisiva la cinta maestra con las grabaciones hechas para la edición de Contacto, el canal respondió que éstas habían sido desechadas. Por lo que las imágenes nunca pudieron ser vistas sin ser editadas.

Imagen A_UNO_151516

Las mentiras de Armendáriz

En un informe publicado en mayo de 2005, la Corte Suprema sostuvo que Lavandero nunca fue acusado ni juzgado por delito alguno antes de 2004, desmintiendo al fiscal Xavier Armendáriz, quien en sus continuas alocuciones ante la prensa señaló que el entonces parlamentario registraba desde 1960 acusaciones por delitos de abusos sexuales.

Adicionalmente, Armendáriz se negó a investigar el hecho de que Carolina Chávez, otra de las menores que declararon a Contacto y ante él contra Lavandero, resultó embarazada por Raúl Castillo, camarógrafo del programa de Canal 13. Fruto de esa relación nació una bebé que fue bautizada como Belén.

Esto sucedió durante el mismo periodo en que Contacto transmitió las declaraciones que formaron parte del expediente que derivó en la condena de Lavandero.

Armendáriz decidió pasar por alto este hecho, que perfectamente hubiera podido acreditar la existencia de estupro o violación de una menor, y que revestía mayor gravedad que las acusaciones que Carolina Chávez hacía contra Lavandero, que se referían a “tocaciones”

“Una de las niñas que Armendáriz (el fiscal) utilizaron para imputarme, no de violaciones, sino de abusos deshonestos, o sea, tocarle el poto, bueno, esta niña fue violada por el camarógrafo Raúl Castillo, y tuvo una hija con él, y como era casado tuvo que pagarle una pensión que hasta el día de hoy se la está pagando”, aseguró Lavandero

“Eso, que era mucho más grave, lo arregló con plata el señor Armendáriz. Se llama Belén. A la niña le digo Belén, el fruto de esa violación. Y está inscrita esa niña. Pregúntele al señor Castillo si tiene una hija con esa niña. Me llamaron de Canal 13, y les dije, ustedes van a salir mal parados si me entrevistan. Usted sabe que el Canal 13 es del señor (Andrónico) Luksic, y cuando se inició esto él era presidente del Consejo Minero, y él fue quien financió la campaña de Ricardo Lagos. Todo esto. El asunto es muy tenebroso”, subrayó en la entrevista concedida a El Mostrador en 2012.

Hoy día, Xavier Armendáriz es el encargado de dirigir la investigación de la querella impuesta por el alcalde Daniel Jadue contra Piñera, Mañalich, Daza y Zúñiga por los delitos de cuasidelito de homicidio y denegación de auxilio, esto por la muerte de 62 personas por COVID-19 en Recoleta. Solo los resultados dirán si se aplicó justicia o si prevaleció un nuevo complot.

Sigue leyendo:

Compártelo

Comentarios