Entrevista a Juan Vergara

Padre de José Vergara, detenido desaparecido en democracia: «Desde un principio me han discriminado por mi clase social»

"Desde un principio a la señora fiscal Aravena le he dicho que quiero una condena ejemplar", señala el padre del joven esquizofrénico desaparecido en septiembre de 2015, tras ser arrestado por una patrulla de Carabineros en Alto Hospicio.

Este próximo 13 de septiembre se cumplirán dos años desde que el joven de 22 años, José Vergara, desapareciera desde su casa en Alto Hospicio, en Iquique, luego de que una patrulla de Carabineros se lo llevara.  La fiscal a cargo del caso, Virginia Aravena, ha decidido cerrar la investigación y está pronta a dictar acusación en contra de Carlos Valencia Castro, Ángelo Muñoz Roque, Abraham Caro Pérez y Manuel Carvajal Fabres, los cuatro ex policías imputados por la desaparición del joven esquizofrénico.

De paso por Santiago, su padre, Juan Vergara, conversó con El Ciudadano sobre la historia que le ha tocado vivir, el actuar de la institución de Carabineros, el proceso que se lleva a cabo a en la Justicia y lo que espera de ella. «Desde un principio, a la señora fiscal Aravena le he dicho que quiero una condena ejemplar», señala.

¿Cuáles son los antecedentes que ustedes manejan y cuál es la tesis que sostienen respecto de lo que ocurrió con José?

Bueno, mi hijo sufría de esquizofrenia y siempre se descompensaba y yo llamaba a Carabineros para que se calmara, lo llevaran al SAPU, lo inyectaran y todo eso. En seis ocasiones Carabineros hizo el procedimiento como corresponde. La última vez, un día domingo en la mañana, como a las 8 los llamamos; yo estaba convaleciente de una gripe fuerte, estaba acostado, mi pareja los llamó, batieron el récord en llegar, como nunca -usted los llama, por alguna emergencia, se demoran ene-. Yo confiado en que el procedimiento iba a ser legal… se lo llevaron, yo no me levanté; mi esposa les dijo «mi viejo está arriba» y el cabo primero -yo le escuché la voz- dijo «no déjelo, si está enfermo». Yo debiera haber bajado, pero como era Carabineros, me confié y me quedé tranquilo. Se llevaron a mi hijo.

¿Esos carabineros que se lo llevaron ese día eran los mismos que se lo habían llevado las veces anteriores?

En otra ocasión, el cabo Valencia había ido al domicilio, ese día no efectuó el procedimiento porque lo llamaron y se fue a otro procedimiento y dejaron a otros carabineros, pero Valencia tenía conocimiento del caso de mi hijo, de que era esquizofrénico. Se lo llevaron ese día y hasta hoy nunca más apareció. Entonces la tesis que tenemos, que tengo yo como padre, es que estos gallos lo golpearon el primer día, se ensañaron con él, se les pasó la mano, y lo ocultaron el primer día, lo tiraron por ahí, lo taparon. Nosotros hemos contactado a psíquicas, videntes, y ellas nos han relatado el procedimiento que hizo Carabineros con mi hijo, de la manera en que lo desaparecieron.

¿Y qué le dijeron?

Que lo golpearon hasta matarlo; después estuvieron 17 días trabajando en la comisaría y en esos 17 días hay unos testigos en reserva, y uno de los carabineros les dijo que habían hecho un hoyo y lo habían enterrado en el desierto.

 

¿En qué sector específicamente?

Eso no lo sabe nadie, ni la fiscal, nadie sabe eso, ni nosotros. 

¿Cuál habría sido el motivo de estos carabineros para golpear a su hijo?

Pienso yo que mi hijo, descompensado, violentamente, posiblemente le pegó una patada a un carabinero o se le fue encima y como estos criminales, delincuentes, se creen dueños del país, se le fueron encima y lo eliminaron, lo desaparecieron. Yo digo, pucha, si se mandaron un condoro, cometieron un error, por qué no lo reconocen y dicen pucha, la embarramos, en tal parte está el niño.

Pacto de silencio

En ese sentido, ¿usted sostiene que hay un pacto de silencio entre estos cuatro carabineros imputados?

Sí, desde el primer día; sí, desde el primer día y pucha, a mí me llama la atención la Justicia, las dos justicias, PDI y Carabineros: ¿por qué no hicieron un interrogatorio como debían para haberles sacado la verdad a estos gallos, si sabían que habían estado mintiendo desde un principio?

Usted es crítico de la labor de las policías. Porque uno podría pensar que de Carabineros no se podría esperar más porque son compañeros de los acusados, pero de la Policía de Investigaciones, ¿usted es crítico de la labor que han desarrollado?

Claro que sí, porque después de 48 horas yo primero fui a la PDI y ellos me derivaron a Carabineros porque no les competía a ellos. Figúrese, ¿de qué estamos hablando? ¿Por qué no me tomaron atención de lo que yo les iba a decir, que mi hijo estaba desaparecido por carabineros? Posiblemente ellos sabían ya, y como las policías entre ellas se lavan las manos… Si PDI y Carabineros son instituciones diferentes, pero cumplen la misma función, ¿por qué no actúan como corresponde? Si una persona comete un delito hay jueces, hay calabozos, hay hospitales para las lesiones, y déjenlo ahí tranquilito, que el juez se encargue. La Justicia en este país está patas pa’ arriba, no hace su labor como corresponde.

Y en ese mismo sentido, la labor de la fiscal Virginia Aravena, ¿qué le ha parecido?

Mire, desde un principio ella fue transparente con nosotros. Yo tengo una duda, porque yo se lo he planteado a la fiscal Aravena: que el mayor a cargo de la comisaría, Mauricio Cadena -a quien yo quiero ponerle una querella porque es responsable de la desaparición de mi hijo porque él es dueño de la comisaría-, ¿por qué a los carabineros no les exigió que dijeran qué hicieron con mi hijo? A él le competía haber hecho eso con los subalternos, ¿no? Haberles preguntado: ya po, ¿a dónde está el niño?, ¿qué hicieron? Se lavó las manos.

Yo fui a poner una denuncia por presunta desgracia y tocó la mala suerte que ese día un camión había botado tres postes cerca de la comisaría, no había sistema; en esa ocasión estaba el mayor Cadena ahí y andaba abrazado, palmoteando a dos funcionarios, posiblemente podrían haber sido ellos mismos. Yo con la preocupación y los nervios no me di cuenta, yo tampoco conocía al mayor Cadena, pero la imagen la tengo en mi mente, la característica de él.

Claro, porque uno entiende que Carabineros cuando sale a hacer una ronda, un procedimiento, al llegar a la comisaría tiene que informar, dar cuenta del procedimiento, y por lo que usted relata eso no ocurrió…

No, si a mi hijo lo sacaron de la casa y directamente se lo llevaron al desierto. ¿Por qué? ¿Por qué razón?, si mi hijo estaba descompensado, era un niño enfermo; con mayor razón debiera haber sido la atención como corresponde a una persona enferma.

«Me interesa que mi hijo aparezca para enterrarlo en un cementerio y no como lo enterraron ellos, como un perro»

La fiscal Aravena anunció el cierre de la investigación y según lo que ha informado a la prensa los cuatro carabineros que en este momento están en calidad de inculpados van a ser acusados de secuestro calificado y uso malicioso de instrumento público. ¿Qué pena es la que usted espera o quiere que recaiga sobre estos inculpados, por una parte, y cuál es la que ustedes creen -por lo que han sabido- que se va a pedir por parte de la fiscalía?

Yo desde un principio a la señora fiscal Aravena le he dicho que quiero una condena ejemplar. Vinimos a Santiago la otra vez, hablamos con el Fiscal Nacional y yo le pedí por favor una pena ejemplar; como Fiscal Nacional él tiene todo el derecho de plantear una condena, ¿no?…

¿Cuál fue la respuesta del fiscal Abbott?

Pucha, bueno, a mí no me dejó muy satisfecho, pero yo le planteé eso y espero que si él ve esta página del diario, si me escucha, que recuerde lo que yo le pedí, que sea una condena ejemplar, con perpetua, para los cuatro, porque ninguno de los cuatro quiere hablar. Ellos cometieron un error con mi hijo y tienen que pagarlo con la pena máxima, para que así Carabineros en Chile tome escarmiento y no haga lo que hace, porque ellos justifican el sueldo golpeando, pegándole a la gente, oprimiendo al pueblo. ¿Por qué no usan la psicología con el ser humano? Ahora, dicen democracia; yo supongo que la democracia es igualdad para todos, ¿o no?, pero aquí no hay democracia. Esa la inventaron los ricos, los parlamentarios, los políticos.

Aparte de este pacto de silencio que habría entre estos cuatro carabineros, ¿qué otro antecedente le hace dudar de todo este proceso de investigación, que le haya hecho pensar que puede haber ensuciado el proceso?

Bueno, de partida, Carabineros se ha protegido, como siempre lo hace, y la investigación ha seguido su curso, pero no me parece una investigación adecuada, justa, porque en los altos mandos se protegen, se ocultan. El general (Bruno) Villalobos fue a Alto Hospicio, me fue a buscar con una patrulla de Carabineros, conversamos en la comisaría con él y, pucha, yo lo vi transparente, humanitario, pero yo lo noté con el tiempo que era falso porque dijo que me iba a ayudar, que hasta las últimas consecuencias iba a buscar a mi hijo y no lo buscaron más. Y yo la otra vez vine a Santiago para tratar de conversar con él y, pucha, me hicieron hacer una carta, esperar 10 días para que llegara la respuesta a mi domicilio y no sé si él habrá respondido o la secretaria -qué se yo la mentira que hace Carabineros-, pero mandó una respuesta que dice que eso está en manos de la Justicia. ¿De qué justicia me hablan?…

Eso fue lo único que le respondió Villalobos…

Lo único. Debiera haber dicho, pucha, vamos a ver qué hacemos y estos carabineros que digan dónde está; si a mí me interesa que mi hijo aparezca para enterrarlo en un cementerio y no como lo enterraron ellos, como un perro.

Claro, una respuesta a todas luces débil pensando en lo contundente que fue Villalobos cuando se supo el tema de la corrupción al interior de Carabineros

Claro. Ni siquiera me pidió disculpas, como debiera haber sido, él es el mandamás de Carabineros.

«Bachelet no me ha tomado en cuenta»

Su hijo tiene objetivamente la calidad de detenido desparecido, sin embargo, desde los gobiernos de la Concertación y la Nueva Mayoría se ha negado esa calidad. ¿Qué le parece la posición que han tomado los presidentes, la presidenta Bachelet, pensando en que ella pasó junto a su madre -según lo que ella ha relatado- por un centro de torturas, y aún así no se allana a tomar el caso más en serio y a reconocer esa calidad de detenido desaparecido, como pasa también con José Huenante?

Mala, malasa, malasa, porque ella vivió lo que hicieron con mi hijo. Fue exiliada, el papá torturado, fue maltratada; y en el primer período de gobierno la hizo bien -entre comillas-, pero ahora nosotros le hemos mandado cartas, por intermedio de la Intendencia que nos reciba en La Moneda y nada, hace vista gorda; nada le cuesta, pucha, un viaje en un avión, ir a mi casa y conversar conmigo. Yo tengo derecho como persona, como padre, ella no me ha tomado en cuenta, a mi familia, en nada. Ahora, sin ir más lejos, ella fue donde esta niña que le sacaron los ojos (Nabila Rifo) a su casa; esa niña está viva -gracias a Dios, yo no tengo nada en contra de ella-, pero y por qué no va a mi casa a responder por la desaparición de mi hijo.

¿Usted cree que en su caso hay una discriminación de clase?

De partida, sí, desde un principio.

¿Eso cómo lo ha podido evidenciar?

De la forma como actúa la Justicia. Desde un principio, porque Carabineros hizo un mal procedimiento, no fue como ellos tienen que hacerlo, desde un principio me han discriminado por mi clase social, porque soy un obrero, pero soy un obrero honesto, transparente, no me gusta la maldad, menos la hipocresía, y el Gobierno actúa con hipocresía y maldad, porque no es un gobierno justo. Incluso, aquí en Chile, desde que yo tengo uso de razón ningún gobierno ha sido justo con el pueblo, nada, ninguno, todo para la gente empresaria, mayorista, dueños de fábrica y todo eso, el gobierno es para ellos, no para el obrero.

Para terminar, me gustaría saber si en caso de que ustedes no queden conformes con lo que dictamine la Justicia, ¿han pensado en recurrir a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos?

Sí, lo tenemos pensando. Si aquí nos defrauda la justicia chilena vamos a llegar a las últimas consecuencias; vamos a seguir hasta que mi hijo aparezca y que la Justicia actúe como justicia, no como compadres y amigos que son todos. Yo quiero que se haga justicia como corresponde con mi hijo y que aparezca y que digan la verdad, ya basta de mentiras.

Para ver el registro de la entrevista realizado por el Área Audiovisual de El Ciudadano, entra aquí.