Relator ONU sobre Tortura, Tratos Crueles e Inhumanos visita Chile

Durante tres días, representantes de estados y organizaciones de la sociedad civil se encuentran reunidos con el Relator Especial ONU sobre tortura, Juan Méndez

Durante tres días, representantes de estados y organizaciones de la sociedad civil se encuentran reunidos con el Relator Especial ONU sobre tortura, Juan Méndez.  Los objetivos del encuentro están centrados en efectuar por primera vez una consulta regional sobre la problemática y discutir sobre la reparación y sanción de la tortura en Latinoamérica.  Además de analizar medidas que pueden adoptar los Estados para erradicar la tortura, impulsando mayores avances en la materia.  

Por primera vez la Relatoría de la ONU sobre Tortura, Tratos Crueles e Inhumanos, realiza una consulta regional a expertos para discutir iniciativas para avanzar en la reparación y sanción de la tortura en Latinoamérica, y Chile fue elegido país sede de este encuentro que comenzó esta mañana con la presencia del Relator Especial, Juan Méndez.  En esta inédita consulta regional, participan representantes de distintos países donde los relatores anteriores han hecho visitas (Uruguay, Paraguay, Brasil, Jamaica, Colombia y México), además de otros estados invitados, tales como Bolivia, Perú y Argentina.

Durante la mañana se revisaron las recomendaciones sobre Tortura que realizaron los relatores anteriores de Naciones Unidas y las condiciones criminales sobre condiciones de detención y violencia sobre en los lugares de detención.

Silvia Rivas, representante de la Asociación para la Prevención de la Tortura (APT) y directora de la oficina para América Latina, comentó que durante el desarrollo de las jornadas se ha buscado conseguir un acercarcamiento entre el actual relator y las organizaciones de la sociedad civil nacionales e internacionales.  “La idea es dar un seguimiento a este tema, para que él se entere de cómo los estados están implementando las recomendaciones que ya fueron publicadas formalmente a los estados”, indicó Rivas.

A juicio de la representante de dicha Asociación, la importancia de estas jornadas dicen relación con la realización de una reflexión global profunda sobre la erradicación de la tortura en nuestro continente.  “La tortura es una problemática presente en todos los países de Latinoamérica y  es primordial establecer un diálogo directo entre un organismo de las Naciones Unidas y organizaciones de la sociedad civil”, puesto que según argumenta, “uno de los grandes problemas es la falta de articulación con organismos internacionales y sociedad civil.  Hace falta fortalecer los canales de comunicación”, aclara.

Entre las expectativas que surgen desde la sociedad civil durante la realización de esta consulta regional, se encuentran el “generar incidencia en el mandato del relator, en el sentido de definir cuáles son los países que va a visitar en Latinoamérica durante su mandato y cuáles son los temas que va a tratar con más prioridad que otros”, informa Rivas.

Helena Olea, la abogada y directora de Corporación Humanas, indicó que “los estados pueden hacer mucho más de lo que están haciendo.  Hasta ahora a pesar de los avances, se requiere un esfuerzo más efectivo”, manifestó.  Para Olea “este encuentro debiera ser un hito que marque el compromiso de los estados para erradicar la tortura y las organizaciones de la sociedad civil, para que puedan tener estrategias más efectivas en la materia”.

Por su parte José de Jesus Bilhio, asesor jurídico de la Pastoral Penitenciaria Católica de Brasil, detalló que después de las recomendaciones presentadas por los anteriores relatores especiales, “los estados se han movilizado para el cambio y prevención de la tortura en todos los países.  Por muchos años en los países que hubo dictadura a pesar de la apertura democrática, la tortura se ha mantenido, por esta razón es fundamental seguir avanzando para el respeto pleno de los derechos humanos fundamentales en la región”, declaró.

Finalmente, el relator Juan Méndez indicó que después de las visitas de sus antecesores se hace necesario “actualizar la información y ver qué obstáculos se mantienen para el cumplimiento de las recomendaciones.  Esta consulta es la primera que se hace y estamos teniendo conversaciones francas y abiertas para analizar este tema”, señaló.  Añadiendo luego que “espero que esto sirva para que se compartan experiencias con organismos de Naciones Unidas, organizaciones de la sociedad civil de todo el continente y representantes de estado, que con venir a estas reuniones están mostrando un nivel de buena fe y la intención de cumplir con la obligación de los estados en esta materia”, concluyó.

Observatorio Ciudadano

Comentarios