Miguel Ángel Rendón conversó con El Ciudadano

“Un homicidio frustrado con recursos públicos”: Habla el padre de Luciano Rendón, atacado por brigadistas DC y UDI

El 27 de octubre de 2012, en la víspera de las elecciones municipales, el joven fue agredido por brigadistas de Carolina Leitao (DC) y Marcelo Morán (UDI). Luciano, de 18 años, descolgó carteles de propaganda electoral, lo que provocó la brutal reacción de un grupo de hombres recientemente condenados a presidio.

Este domingo se cumplen cinco años y siete meses desde que Luciano Rendón fuera atacado mientras descolgaba un cartel de propaganda electoral en Peñalolén, el día previo a las elecciones municipales. Brigadistas pertenecientes a las candidaturas de Carolina Leitao (DC y actual alcaldesa) y Marcelo Morán (UDI) lo golpearon con puños, objetos de metal y un bate de béisbol; luego lo arrojaron en Américo Vespucio, en el sector comprendido entre las estaciones de Metro Los Orientales y Grecia.

El pasado miércoles 23 de mayo se conoció la sentencia del Séptimo Tribunal Oral en lo Penal de Santiago para Gonzalo Concheso, Manuel Ortiz, Juan Gómez y Julio Encina, quienes fueron declarados culpables del delito de homicidio frustrado. Para los dos primeros, la Justicia determinó cuatro años de presidio, mientras que para los segundos, cinco años.

Carolina Leitao y Marcelo Morán.

“Para nosotros es una noticia tremendamente relevante, por la cual hemos trabajado incansablemente. Recién este miércoles hubo condena para cuatro de los acusados, pero en realidad fueron 10 brigadistas los que golpearon a Luciano. Es un avance y una señal clara de que aquí hubo un delito salvaje de homicidio frustrado”, comenta Miguel Ángel Rendón, padre de Luciano, en diálogo con El Ciudadano.

Según describe, su hijo quedó con “secuelas de por vida” y con un 75% de discapacidad “permanente, severa y progresiva”. Piensa que “ha habido un esfuerzo descuadrado y salvaje para asegurar la impunidad”, en consideración de que el ataque se produjo a eso de la 1.30 am del 27 de octubre de 2012.

“Estaba claro que fue agredido por los miembros del comando de la alcaldesa Carolina Leitao y del candidato UDI, Marcelo Morán. Ponían carteles en todos los lugares que la misma Ley Electoral prohibía. Se hacía campaña en circunstancias de que la ley dice que tres días antes no puede haber carteles en las calles, y en Peñalolén, como en todo el país, se violaba la ley”, sostiene.

Miguel Ángel, vecino de Peñalolén, dice que nunca ha recibido un gesto de parte de la actual alcaldesa, Carolina Leitao, quien sucedió a Claudio Orrego, edil al momento de la agresión. “Nunca ha tenido un minuto en su agenda, durante cinco años siete meses, para pasar aquí a la casa a preguntar cómo está Luciano, si necesitaba pañales, en su momento, o algún medicamento. Esto te demuestra una situación de desprecio brutal”, afirma.

Miguel Ángel Rendón, quien ha realizado su campaña siempre vistiendo la tradicional chaqueta de los alcaldes Orrego y Leitao.

El padre de Luciano establece una conexión entre el ataque a su hijo y la devolución por gasto electoral que recibió la jefa comunal. La califica como “un salvajismo, porque hay un homicidio frustrado que fue financiado absolutamente con recursos públicos. Servel nunca ha dicho una palabra”.

“Seguimos trabajando, vienen nuevos desafíos”, dice Miguel Ángel Rendón desde Plaza Baquedano, en un video publicado en su cuenta de Twitter luego de conocer la condena para los cuatro agresores de su hijo. A este medio describe la travesía que inició junto a su familia en búsqueda de justicia y de cambios en la legislación electoral, como la denominada “Ley Luciano” que permanece en el Senado, cuyo objeto es sancionar los hechos de violencia ocurridos con ocasión de campañas electorales.

También proyecta la posibilidad de incorporar el caso de su hijo en el Programa de Formación Ciudadana, como parte de los casos de violencia política ocurridos en democracia.

Junto a eso pretende iniciar acciones civiles en contra de los entonces candidatos y de los partidos Unión Demócrata Independiente (UDI) y Democracia Cristiana (DC). “Nunca han dicho una sola palabra y yo he ido con mi esposa directamente a sus sedes, hemos hablado con sus parlamentarios y presidentes de partido. La gente es cara de palo, no se refiere”, manifiesta Rendón.

Compártelo

Comentarios