Vasco detenido en Temuco quedó con arresto domiciliario

Este miércoles fue revocada la prisión preventiva para Asel Luzárraga, pero quedó con las medidas cautelares de arresto domiciliario y arraigo nacional

Este miércoles fue revocada la prisión preventiva para Asel Luzárraga, pero quedó con las medidas cautelares de arresto domiciliario y arraigo nacional. El escritor y músico vasco Asel Luzárraga, fue encarcelado a principios de enero, tras ser acusado de estar vinculado en un atentado fallido con bomba en Temuco.

El juez del Juzgado de Garantía de Temuco decretó arresto domiciliario para el escritor y músico de Bilbao, Asel Luzarraga, encarcelado a principios de enero en Chile tras ser acusado de estar vinculado en un fallido atentado con bomba en Temuco.

En la decisión el juez consideró la solicitud presentada por el abogado defensor Jaime Madariaga, fundamentándose en que el imputado tiene irrepochable conducta anterior y es un destacado escritor Vasco que recibe remuneraciones como autor de cuatro libros escritos en Euskera.

ARRESTADO SIN SABER LOS MOTIVOS

Tras ser arrestado, el tribunal chileno consideró a Luzarraga, de 38, un «peligro para la sociedad». Luzarraga, que vive en Temuco, a 672 kilómetros al sur de Santiago, fue detenido el 31 de diciembre, sin tener ser informado de las razones de su arresto.

Mientras era trasladado a la Fiscalía un periodista le preguntó: «¿Cómo se declara?». El escritor vasco respondió, entonces: «Es que todavía no sé ni de qué se me acusa». Su sorpresa fue mayúscula cuando el reportero le informó que de un intento de atentado. «¿Atentado? Inocente. Yo no sé nada de eso». Custodiado por varios policías, el escritor vasco se alejó repitiendo: «Soy inocente, soy inocente».

La bomba, consistente en un extintor relleno de material explosivo, no estalló por un fallo en el mecanismo de detonación, según dijo entonces la policía. Esta era similar a otra que explotó dos semanas antes junto a una farmacia en Temuco y a una tercera que en diciembre de 2008 afectó a la sede de la Defensoría Penal Pública de la misma ciudad.

El Ciudadano

Compártelo

Comentarios