Jeanine Áñez ordena reprimir a movimientos sociales de Bolivia

2014

La autoproclamada presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, afirmó el viernes que su Gobierno trabaja para frenar la “violencia de los violentos”, en clara alusión a los movimientos sociales, sobre todo, el liderado por el expresidente Evo Morales.

«Trabajando para frenar la violencia de los violentos y trabajando para frenar la delincuencia», expresó Áñez, mientras giró instrucciones a la policía sobre estar alerta para reprimir las posibles manifestaciones que exigen convocatoria a elecciones. 

El Tribunal Electoral estipuló efectuar los comicios presidenciales el próximo 6 de septiembre. No obstante, la mandataria de facto se niega a promulgar esa decisión, por lo que se le acusa de querer prolongar su interinato en el poder y esquivar sus responsabilidades ante la pandemia de COVID-19, reseñó Telesur.

 La autoproclamada insiste en su negativa de celebrar los comicios con el alegato de que habrá un pico de contagios de coronavirus, y con esta excusa sigue sin promulgar la ley que fijó la fecha aprobada por el Congreso.

Sin embargo, el presidente del TSE, Salvador Romero, advirtió que la promulgación de esta ley es importante para “dar certeza a la ciudadanía y al país sobre la celebración de un proceso electoral que es indispensable para la democracia en Bolivia”.

No es la primera vez que Áñez tilda a los movimientos sociales como «violentos». Durante la clausura del primer Congreso Internacional de Agencias de Seguridad usó ese calificativo y aseveró que estos eran una amenaza contra la democracia.

Relacionado:  En Venezuela el mismo pueblo impide los desalojos en plena cuarentena

«Les hablo como presidenta que enfrentó y venció a la más violenta y temeraria ofensiva de los grupos violentos que se autodenominan erróneamente movimientos sociales y ellos no volverán porque pretendieron robar la democracia», dijo en aquella ocasión.

Durante esta jornada, aseguró que supuestos «movimientos violentos» están aprovechando la cuarentena para dividir con violencia, aludiendo también al Movimiento al Socialismo (MAS), liderado por el expresidente Evo Morales. 

«… Y lo que está ocurriendo es que muchos violentos aprovechando la cuarentena se están reorganizando políticamente y vuelven con el palo en la mano. Por ejemplo, el «evismo» vuelve para dividir con violencia», expresó.

La represión al los movimientos sociales y al MAS ocurre cuando  el candidato presidencial de este partido, Luis Arce, encabeza las preferencias electorales.

El ministro de Gobierno (Interior) , Arturo Murillo, alertó este sábado del riesgo de un supuesto «golpe de Estado» alentado desde la oposición afín al expresidente Evo Morales y advirtió que actuará drásticamente contra quienes violenten el orden legal vigente.

«Sabemos que estamos frente a un golpe de Estado por la vía (de la) asamblea legislativa y movimientos subterráneos narcoterroristas. No lo vamos a permitir, que les quede claro», dijo Murillo en rueda de prensa.

Sigue leyendo: