China entra de lleno en Brasil con las privatizaciones

Después del golpe parlamentario contra Dilma Rousseff en 2016, el presidente Michel Temer abrió las puertas de las empresas nacionales a los capitales extranjeros y China lo aprovechó más que cualquier otro país. Durante 2017, desde el gigante asiático llegaron inversiones por un total de 10.680 millones de dólares para adquisiciones o fusiones de empresas, lo que representó el 35% de la inversión extranjera total.

Para China, las inversiones en Brasil son consideradas estratégicas y se focalizan en tres sectores: energía, minería y agricultura, aunque en 2018 podrían expandirse a otras áreas. Ambos países son socios junto a Rusia, India y Suráfrica del bloque internacional Brics, que se erigió como un contrapeso del tradicional G7 liderado por Estados Unidos.

Sin embargo, el ingreso de capital extranjero a Brasil para fusiones y adquisiciones de empresas fue de 30.470 millones de dólares hasta el 11 de diciembre, según la consultora Dealogic, mientras que en 2016 la suma había llegado a 36.590 millones. Además, la mayor parte de las inversiones extranjeras en infraestructura llegó para comprar activos ya existentes y no para desarrollar nuevos proyectos.

Estos datos ponen en duda los supuestos beneficios del plan de privatización de empresas de Temer, que según reportó la encuestadora Datafolha, es rechazado por el 67% de la población. Más de dos tercios de los brasileños ven en la venta de compañías estatales más perjuicios que beneficios y rechazan las reformas del actual gobierno.

En el único sector social donde las privatizaciones son aceptadas es entre quienes perciben ingresos superiores a diez salarios mínimos por mes. A la inversa, cuanto menores son los salarios, mayor es el rechazo a las reformas y privatizaciones del presidente no electo.

Publicado por América XXI

4,225,155FansMe gusta
143,929SeguidoresSeguir
288,920SeguidoresSeguir
16,465SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

The New York Times: Estados Unidos ataca con malware la red...

Los ataques cibernéticos contra la red eléctrica se producirían mediante la instalación de un malware o software malicioso que busca paralizar...
- Advertisment -

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -