Represión: La respuesta de Iván Duque a las protestas en Colombia

Se registró un hecho lamentable, cuando un joven de 18 años de edad, identificado como Dylan Cruz resultó gravemente herido tras recibir un impacto en la cabeza por uno de los artefactos lanzados por un funcionario del Esmad.

65

Tras la masiva manifestación del jueves y las protestas que se replicaron un día después, el presidente de Colombia, Iván Duque decidió sacar al Ejército a la calle para reprimir al pueblo. La tensión se disparó, al tiempo que la confusión y la desinformación sembraron el miedo entre la población. 

Después de una noche de incertidumbre en distintos barrios de Bogotá, el toque de queda decretado el viernes por la Alcaldía fue levantado a las seis de la mañana del sábado y miles de personas salieron a las calles para llevar a cabo un nuevo cacerolazo en el Parque Nacional, la Plaza de Bolívar y diversos sectores de la capital colombiana,en el marco del Paro Nacional convocado el 21 de noviembre.

Miembros del Ejército patrullan, este sábado, las calles de Bogotá.

Sin embargo, horas más tarde las protestas fueron dispersadas por el  Escuadrón Móvil Antidisturbios  (Esmad) con gases lacrimógenos. Según testigos, algunas personas no soportaron los gases y se desmayaron por asfixia.

Tras ser retirados de la Plaza de Bolívar, los manifestantes se dirigieron a otros puntos del centro de la capital para protestas de manera pacífica sin realizar actos de vandalismo. Sin embargo los efectivos del Esmad volvieron a hacer de las suyas y les lanzaron gases lacrimógenos.

VIDEO: Granada de gas lacrimógeno del Esmad impacta en la cabeza de un joven y lo deja gravemente herido en Bogotá
Las protestas en Bogotá  fueron dispersadas por el  Escuadrón Móvil Antidisturbios  (Esmad) con gases lacrimógenos. Foto RT.

En medio de esta agresión se registró un hecho lamentable, cuando un joven de 18 años de edad, identificado como Dylan Cruz resultó gravemente herido tras recibir un impacto en la cabeza por uno de los artefactos lanzados por un funcionario del Esmad.

Según testigos, Cruz fue herido en la cabeza cuando el agente le disparó a menos de 10 metros. Al parecer, la granada de gas lacrimógeno le quedo incrustada, por lo que cayó al piso.

El joven debió esperar 25 minutos para que llegara una ambulancia y pudiera ser atendido por el personal de la Defensa Civil, quienes le hicieron trabajos de reanimación. Posteriormente fue trasladado en ambulancia al hospital San Ignacio de Bogotá.

En el piso quedó la gran huella de sangre que evidenció lo que pasó y sobre la que asistentes a la marcha pusieron flores y piedras, en nombre del joven herido.

El parte médico reveló que Dylan Cruz presentó un trauma craneoencefálico penetrante, es decir que un elemento contundente se introdujo en su cabeza. Posteriormente, sufrió un paro cardiorespiratorio por el que tuvo que ser reanimado y finalmente fue llevado a cuidados intensivos con respiración mecánica y en coma inducido. 

Relacionado:  Entrevista a Dilma Rousseff: En Brasil tenemos un Presidente que no cree que existe la pandemia

A pesar de ordenar la represión de las manifestaciones, el presidente de Colombia, Iván Duque,  «lamentó» en Twitter que «el joven Dylan Cruz haya resultado herido durante los hechos que se presentaron hoy en el centro de Bogotá».

«He ordenado la investigación urgente de este caso para esclarecer rápidamente lo sucedido y determinar responsabilidades», indicó.

Por la gravedad del hecho, la Procuraduría abrió una indagación disciplinaria y constató que los uniformados del Esmad no están permitiendo las concentraciones, violando de forma directa el artículo 37 de la Constitución Política, que indica que “toda parte del pueblo puede reunirse y manifestarse pública y pacíficamente. Sólo la ley podrá establecer de manera expresa los casos en los cuales se podrá limitar el ejercicio de este derecho”.

Asimismo, la Defensoría del Pueblo manifestó su preocupación por el trato desmedido de la fuerza por parte del Esmad. «Solicitamos a la fuerza pública valorar sus acciones de cara al respeto de los Derechos Humanos».

Marchas en Colombia

Indiferencia ante las demandas sociales

Según los analistas, el silencio del presidente Duque ante las demandas sociales, «es la peor respuesta que se le puede dar a los colombianos».

Para los legisladores, «la ciudadanía empoderada»  salió a la calle para gritar «en una sola voz que todas las vidas son sagradas y que el Estado debe garantizar protección y seguridad de todos los colombianos».

El país, subrayan, «grita que el Gobierno no puede seguir impávido ante el asesinato de líderes sociales, y la desigualdad». 

Con una desaprobación del 69% , Duque anunció el sábado que la celebración de la conversación nacional para «fortalecer» la agenda social en Colombia tendría lugar este domingo en lugar de celebrarse el miércoles como había anunciado previamente.

«Mañana con alcaldes y gobernadores electos de todo el país iniciaremos conversación nacional«, indicó en un mensaje publicado en su cuenta de Twitter, e informó que este lunes tendrá lugar una «mesa de trabajo con la Comisión Nacional de Concertación Laboral» y que a lo largo de la semana siguiente continuará el diálogo con los distintos sectores sociales en un intento por atajar la profunda crisis originada por sus políticas neoliberales.

Además, señaló que en el diálogo participarán «todos los sectores sociales y políticos» y se utilizarán «medios electrónicos y mecanismos participativos» para todos los colombianos.

Te interesa leer: