La nueva Constitución de Cuba introducirá importantes cambios políticos y sociales

231
Proyecto de nueva Constitución de Cuba

Este lunes 13 de agosto comenzó la consulta ciudadana del proyecto de Constitución aprobada y debatida en Asamblea Nacional del Poder Popular.

El proyecto de Constitución de la República aprobado por la Asamblea Nacional del Poder Popular, en su sesión ordinaria los días 21 y 22 de julio pasados, y que ahora se somete a consulta, es el resultado de una profunda labor iniciada en el año 2013.

La nueva Constitución incluirá un preámbulo y 224 artículos, divididos en 11 títulos, 24 capítulos y 16 secciones. Del total de artículos, 113 son modificados, 87 se incorporan y 11 se eliminan.

El texto ratifica el carácter socialista de la Revolución y el papel rector del Partido Comunista de Cuba, a la vez que mantiene la irrevocabilidad del modelo político y económico cubano, aún cuando suprime el concepto comunista. También preserva los principios de justicia social y humanismo.

Promueve cambios en la estructura del Estado

El proyecto recoge cambios en la estructura del Estado, entre ellos, la creación de los cargos de Presidente y Vicepresidente de la República, y de Primer Ministro, en reemplazo del actual presidente de los Consejos de Estado y de Ministros.

Destaca como novedad, entre los órganos del Estado, el Consejo Electoral Nacional, institución de carácter permanente en esta materia, así como se logra solucionar la inserción de la Contraloría General de la República en la Constitución.

Matrimonio igualitario

La diputada y también segunda secretaria de la Federación de Mujeres Cubanas, Arelys Santana, propuso incorporar en el Artículo 40 del Título 4 la no discriminación por razones de género.

Según la solicitud, este artículo debería señalar expresamente que el Estado cubano acepta la institución matrimonial entre dos personas sin especificar sexo.

El contenido del derecho de igualdad adquiere mayor desarrollo al incorporar a los ya existentes (color de la piel, sexo, raza) la no discriminación por género, identidad de género, orientación sexual, origen étnico y discapacidad.

Más derechos y garantías ciudadanas

La nueva carta magna amplía los derechos de los ciudadanos, incorporando cuestiones como las garantías del debido proceso, el Habeas Corpus, la presunción de inocencia y la reinserción social de los privados de libertad.

Durante el debate, la delegada Idaliena Casamayor, se refirió al artículo 41 del anteproyecto de la constitución para proponer que se redactará de una forma que especifique que el Estado cubano «garantiza» los derechos de los ciudadanos y que no sea como lo dice actualmente “el Estado trabaja por garantizar todos los derechos”.

Respecto a la seguridad alimentaria, la diputada Daicar Saladrinas propuso para el Artículo 88 modificar la redacción de la siguiente forma: “El Estado trabaja en la seguridad alimentaria como derecho de toda la población».

Libertad de palabra y libertad de prensa

Saladrigas propuso también separar los conceptos de libertad de palabra y de prensa, que aparecen en la vigente constitución de Cuba en el Artículo 60, en el mismo apartado.

Relacionado:  Gobierno de Perú logra acuerdo con clínicas privadas para atender crisis sanitaria producto del COVID-19

Saladrigas propone también que se cambie el término de libertad de palabra por el de libertad de expresión, debido a que es más amplio y más atemperado a los tiempos actuales.

Un Estado comprometido con la mujer trabajadora

La representante Bárbara Idalia propuso que el nuevo texto constitucional explicite el compromiso del Estado por seguir garantizando la ampliación de capacidades en círculos infantiles para la mujer trabajadora. Espacios para liberar a la mujer de las labores de cuido en horario de trabajo.

Aclaró que este compromiso siempre estuvo y es una conquista de la mujer cubana. Dijo que la actual Carta Magna señala que «el Estado organiza instituciones tales como círculos infantiles, seminternados e internados escolares, casas de atención a ancianos y servicios que facilitan a la familia trabajadora el desempeño de sus responsabilidades», pero no se refiere directamente a los círculos infantiles de las mujeres trabajadoras.

Diversas formas propiedad

El nuevo texto constitucional recoge varias formas de propiedad, entre ellas, la socialista de todo el pueblo, la mixta y la privada, en correspondencia con la Conceptualización del Modelo Económico y Social Cubano de Desarrollo Socialista y los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución.

Esta no niega la riqueza material, sino su concentración. El sistema económico mantiene como principios esenciales la propiedad socialista de todo el pueblo sobre los medios fundamentales de producción y la planificación como componente principal de dirección.

Sobre la propiedad privada de la tierra se mantiene un régimen especial y el derecho preferente del Estado a su adquisición mediante su justo precio.

Recibir asistencia jurídica desde la desatención

La diputada Julia Cabrera Rendón propuso que se incorporen al nuevo texto el beneficio de que una persona pueda contar con la asesoría de un abogado o representante legal desde el momento de ser apresado.

El nuevo texto, de ser aprobado, diría que el Estado garantiza a una persona que podrá «recibir asistencia jurídica para su defensa desde el momento de la detención de la persona”.

También se establecerá la obligación por parte del Estado cubano, la sociedad y las familias de brindar asistencia a los adultos mayores, así como a las personas con discapacidad y proveer lo que sea necesario para que los ciudadanos que ameriten rehabilitación la tengan en pro de la mejor calidad de vida.

Un aspecto que se mantiene es el principio absoluto de gratuidad en el sector salud y educación, con excepciones en algunos servicios que vienen de una voluntad personal (por ejemplo, un cambio estético).

Política Exterior

En lo relativo a las relaciones internacionales y política exterior, se ratifican constitucionalmente los principios de respeto al derecho internacional y a la multipolaridad entre los Estados, así como el repudio a toda forma de terrorismo.

A su vez, busca promover la integración latinoamericana y la protección y conservación del medio ambiente, así como la lucha contra el cambio climático.