Derecha latinoamericana miente para allanar el camino a una intervención en Venezuela

La autoridad de inmigración colombiana ha creado un caos en su propio territorio para poder gritarle al mundo que tienen campamentos de refugiados de venezolanos que salen de su país, debido a la represión del gobierno de Nicolás Maduro. El objetivo final es uno sólo: promover una intervención en Venezuela.

Los gritos y denuncias del Gobierno Colombiano sobre presuntos campamentos de miles de refugiados venezolanos han servido de trampolín para que los gobiernos contrarios a las políticas socialistas de Caracas preparen sus armas para intentar desprestigiar y desestabilizar al presidente Maduro.

“Los Presidentes Juan Manuel Santos, de Colombia, y Mauricio Macri, de Argentina, acordaron generar una estrategia de atención médica humanitaria a pacientes venezolanos de Cúcuta y Maicao, tomando como territorio piloto el área metropolitana de la capital de Norte de Santander”, así comienza el comunicado emitido por ambas naciones para notificar la puesta en marcha de los denominados “Cascos Blancos”.

Humanitaria
El Universal

Al mismo tiempo, Colombia abrió una vez más sus fronteras para dar ingreso a otro ejército foráneo (recordemos que hay siete bases norteamericanas en su territorio) bajo una nueva excusa, esta vez, la presunta ayuda humanitaria.

La nación, presidida todavía por Juan Manuel Santos, vuelve a demostrar su incompetencia para resolver sus propios problemas. El narcotráfico, el primer y más importante de los conflictos, fue usado para justificar una invasión silenciosa y la instalación de las siete bases militares de Estados Unidos.
El apoyo estadounidense a la lucha contra el narcotráfico quedó en entredicho cuando Colombia, en vez de bajar sus cifras de exportación de cocaína, las aumentó, y desde el país del norte también aumenta la demanda de esta droga ilegal. Aparte de este problema, se cuentan por centenares las aventuras de los “marines” en las poblaciones cercanas a sus bases militares.
La ayuda  extranjera para resolver problemas en Colombia resultó peor que la enfermedad.
Ahora, Santos justifica una nueva violación a su sagrado suelo patrio con los Cascos Blancos, para atender a presuntos refugiados provenientes de Venezuela. La justificación vuelve a dejar en duda la competencia del Gobierno y de los servicios sanitarios colombianos, ya que necesitan la ayuda de un ejército extranjero para atender solamente a 200 personas y de manera ambulatoria, según lo expresado en el comunicado binacional firmdo por dos países que conformar el autodenominado Grupo de Lima.
“Esta estrategia tiene como objetivo lograr la atención diaria de 200 pacientes, priorizando mujeres en edad fértil, gestantes, lactantes y niños menores de 17 años, provenientes de Venezuela y que no sean sujetos de atención del sistema de salud colombiano”.

El texto oficial enfatiza en que los servicios de los venezolanos retenidos en la nación neogranadina son ambulatorios: consultas pedriáticas, ginecología, psicología,  servicios de laboratorio y dotación de medicamentos.

En el comunicado no expresan que los venezolanos que emigran de su país, son retenidos en la frontera colombiana sin ningún tipo de justificación, antes de poder  continuar a otros países de latinoamérica, como Argentina, Chile, Perú o Ecuador. ¿Cuál es la intención del Gobierno de Colombia en generar un cuello de botella en su frontera?

Horario laboral de refugiados

Entre otra de las particularidades de la presunta ayuda humanitaria, según el comunicado, es que los Cascos Blancos prestarán servicio en un perfecto horario de oficina.

“Se espera que la estrategia tenga una duración de seis meses, en los cuales se atenderá de lunes a sábado de 8:00 a. m. a 5:00 p. m. en el parqueadero del CENAF donde funciona Migración Colombia”.

Esta decisión de los Gobiernos argentino y colombiano deja por fuera posibles emergencias nocturnas en infantes, partos, ataques entre otro tipo de eventualidad que pueda presentarse fuera de este horario. ¿Es que ser refugiado es un trabajo con horario?

Cascos Blancos Argentinos

Humanitaria
La FM

Los Cascos Blancos son una organización gubernamental dependiente del ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de la República Argentina, destinada a prestar ayuda ante catástrofes fuera o dentro de ese país. Fue fundada en 1994 y participó en diferentes eventualidades que se han registrado en Latinoamérica. En otros países, los Cascos Blancos son denominados como Protección Civil, como en el caso de Venezuela.

Los presidentes de ambos países, confesos enemigos del proceso revolucionario venezolano, coincidieron para enviar esta organización no por casualidad.

En el mundo se conoce a los Cascos Blancos Sirios como los salvadores y luchadores por los derechos y las vidas de los ciudadanos. Esa es la teoría. Sin embargo, para los Cascos Blancos Sirios hay un gran Lobby que los enalteció en Hollywood con un documental donde salvan la vida de una niña siria durante un combate.

Humanitaria
Foto: Sputnik

En este documental galardonado por la Academia, los productores hicieron todo el esfuerzo posible para ocultar el verdadero origen de los Cascos Blancos, que de blanco no tienen nada. En la práctica, estos galardonados héroes comenzaron a operar como actores reales en el conflicto que busca derrocar al presidente sirio.

El verdadero origen de los Cascos Blancos Sirios fue su participación en el conflicto bélico del lado contrario del gobierno de Bashar Al-Assad. Investigaciones han determinado que esta organización recibe fondos de Estados Unidos y Reino Unido. Pero eso usted no lo verá en el oscarizado documental de Netflix.

Otra de las particularidades de los Cascos Blancos Sirios es que operan exclusivamente en el lado de las milicias armadas contrarias al gobierno de Al-Assad. Hay testimonios que los acusan solo de ayudar a los terroristas y mercenarios en ese país.

Periodistas y medios de comunicación, como Rusia Today, han denunciado que muchos de los videos divulgados los Cascos Blancos Sirios son preparados o trucados, con la única intención de lavar su imagen ante el mundo.

Cascos Blancos en Latinoamérica

La presencia de los Cascos Blancos Argentinos en la presunta crisis humanitaria creada por Colombia en su frontera no es casualidad. Pensar que su intención es ayudar es inocente.

El lobby que se creó con los Cascos Blancos Sirios y su posterior apropiación del nombre de Protección Civil Siria, es un aviso a las autoridades venezolanas.

¿Por qué? Su lavado de imagen, el premio Oscar y su presencia en lugares donde actúan milicias contrarias a gobiernos le abren el camino a penetrar en la opinión pública como salvadores, pero con oscuras intenciones.

Humanitaria
Foto: T13

¿Quién pudiese detener a un ejercito extranjero disfrazado de ayuda humanitaria y que parte de otro país con intenciones de desestabilizar a un Gobierno? ¿Cuántas garantías hay de que estos Cascos Blancos no se conviertan en los Cascos Blancos Sirios? ¿Colombia vigilará que la ayuda humanitaria no incluya armas? ¿Hollywood preparará otro lobby para sensibilizar al mundo de una invasión disfrazada de ayuda humanitaria?

Aún así, la pregunta más importante es ¿por qué mandar Cascos Blancos si pueden mandar a Protección Civil? ¿Quizás para que puedan convertirse en actores de un hipotético conflicto bélico entre Cascos Blancos y el Estado venezolano?

4,209,647FansMe gusta
130,742SeguidoresSeguir
289,348SeguidoresSeguir
16,411SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

- Advertisment -

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -