es Spanish

El «gasolinazo» de Lenín Moreno es solo la punta del iceberg

El pasado 26 de diciembre los ecuatorianos comenzaron a vivir el nuevo impacto en el precio de la gasolina -mejor conocido como «gasolinazo»- anunciado por el gobierno neoliberal de Lenín Moreno.

Este incremento en los precios del galón de las gasolinas extra y Ecopaís se incrementó de 1,48 a 1,85 dólares y forma parte de una de las tantísimas medidas económicas del régimen de Moreno que integra recortes sociales, despidos a empleados públicos y la condonación a impuestos y multas a grandes empresarios y bancos del país.

Esta decisión busca eliminar los subsidios al combustible para la ciudadanía, creados por Revolución Ciudadana durante el periodo de gobierno de Rafael Correa, como parte de sus programas de atención social.

El impacto en la suba de los precios de la gasolina se une a los despidos masivos en la administración pública y otras medidas neoliberales

El gasolinazo de Moreno conocido también como el paquetazo de la Navidad ha sido repudiado por la gran mayoría del pueblo ecuatoriano, que durante su gobierno ha visto como han venido mermando la inversión y protección social del Estado hacia los ciudadanos, algo que fue reivindicado por el gobierno de Correa.

El propio Moreno dijo que decidieron aumentar el precio de los combustibles «para estabilizar la economía del país», principalmente por la reducción de los ingresos en la caja fiscal durante el 2018.

De acuerdo a la información del gobierno ecuatoriano, el incremento del precio del galón de las gasolinas extra y ecopaís, obedece a una reducción parcial del subsidio estatal a los combustibles y no irá acompañado de una mejora en la calidad de estos derivados.

Los ecuatorianos cargan con el peso del alza de combustibles que causa impacto en toda la economía

De hecho, la resolución del Ministerio de Industrias y Productividad de Ecuador -vigente desde 29 de noviembre de 2018- prolongó hasta el 1 de diciembre del 2020, la venta de estos derivados con hasta dos octanos menos de lo establecido en la norma.

Y es que el aumento de la gasolina, misma que ha venido incrementando el gobierno de Moreno desde que asumió la silla presidencial en el Palacio de Carondelet, es parte de ese paquetazo que también ataca la libertad de prensa con el cierre de medios de comunicación del Estado, el despido de trabajadores públicos, la tercerización de contratos, cierre de empresas públicas, embajadas y consulados, así como ministerios e instituciones creadas para favorecer la atención social de la población.

Moreno
Protestas contra medidas económicas de Moreno

La traición de Moreno

Dos meses fueron suficientes para que el actual presidente de Ecuador, Lenín Moreno, demostrara -con claras y certeras acciones- ser el vasallo más complaciente del gobierno de Estados Unidos que encabeza Donald Trump.

Desde que  Moreno negoció con la Casa Blanca, sobre todo tras la reunión que sostuvo el 27 de junio de 2018 con el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, su distanciamiento con Latinoamérica ha sido cada vez más profundo.

Eso se evidencia con claridad, en las acciones de Moreno contra el pueblo ecuatoriano y la manera en la que se ha encargado de desinstalar el modelo de progreso que dejó su antecesor Rafael Correa; así como la unidad e integración que prevalecía en la región, antes de que varios gobiernos viraran a la extrema derecha con el apoyo de Washington.

Las protestas -en su gran mayoría- no son difundidas por la mediática internacional y ecuatoriana que es aliada al régimen de Moreno

Desde entonces Moreno, quien llegó a la jefatura de Estado gracias a los votos conseguidos por las fuerzas de la Revolución Ciudadana y el apoyo a todas luces que le brindó a su campaña presidencial Rafael Correa, se ha dedicado a aplicar una serie de políticas de corte neoliberal dentro de Ecuador y ha dado un giro a la relaciones del país meridional con Suramérica para anclar su mirada hacia el Norte.

Uno de los primeros golpes -tras su encuentro en Quito en el Palacio de Carondelet con Mike Pence- fue contra la unidad suramericana, cuando el 6 de julio de 2018 le arrebató a la Unión Suramericana de Naciones (Unasur) su espacio de encuentro.

Desde entonces el descontento del pueblo ecuatoriano y el rechazo de las fuerzas de izquierda de la región sobre Moreno ha sido avasallante. En esa proporción las protestas no se han hecho esperar.

Moreno considera que los subsidios al pueblo son inútiles

Rechazo y protestas contra el gasolinazo y el paquetazo económico de Moreno

Las protestas en Ecuador desde que Moreno está en la cabeza del Poder Ejecutivo y -sobre todo- desde que negoció el futuro del país con Estados Unidos, son parte de la rutina del ecuatoriano.

En diciembre -por ejemplo- luego que fuera anunciado el nuevo incremento a la gasolina y la eliminación a subsidios del combustible, los ecuatorianos tomaron las calles de la capital -Quito- y de otras principales ciudades como Guayaquil, para denunciar y manifestar contra las medidas impuestas por Moreno.

Durante el anuncio del alza de precios, el ministro de Finanzas, Richard Martínez, dijo una frase que enardeció a los ecuatorianos: «Por mandato del presidente Lenín Moreno hemos decidido acabar con este tipo de absurdos, como los subsidios», dijo, y luego admitió como argumento para eliminar los subsidios que «todos los meses, prácticamente, estamos raspando la olla para lograr saldar todas las cuentas y para cubrir todas las obligaciones que tiene el Estado y evitar hipotecar el futuro de los ecuatorianos».

Las protestas han generado marchas masivas alrededor de las principales ciudades ecuatorianas

En esas protestas los manifestantes recordaron medidas impopulares -que integran el paquetazo- como cuando se les perdonó en junio de 2018 deudas multimillonarias en impuestos y multas a por lo menos 50 grandes empresas y banca privada, que debían al Estado un promedio de 4.600 millones de dólares.

Al respecto, el asambleísta Juan Cristóbal Lloret, miembro de la Comisión de Régimen Económico y Tributario de la Asamblea ecuatoriana, declaró al diario El Mercurio que la Ley de Fomento Productivo -aprobada el 21 de junio por la Asamblea Nacional y que fue propuesta por Moreno como “económico urgente”, es precisamente la herramienta que beneficia a los grandes contribuyentes entre bancos y grupos económicos.

“El verdadero golazo de esta ley es para los grandes contribuyentes, para los grandes grupos económicos”, dijo Lloret, quien puso como ejemplo al Grupo Eljuri, uno de los grupos económicos beneficiados “con alrededor de 30 millones de dólares” perdonados.

Además, agrega el asambleísta, en esa lista de beneficiados entran personas, bancos y empresas que están relacionadas con al menos 80% de los 50 contribuyentes más grandes del Ecuador.

«Ahí está el engaño en esta ley, claro, al común de los ciudadanos le beneficia en una multa de tránsito, etcétera, pero el verdadero fin de esta ley es beneficiar a los más grandes, como los bancos”, acotó Lloret citado por El Mercurio.

Por ahora, Ecuador sigue en manos de Moreno, el mismo que fue vicepresidente de Rafael Correa -su antiguo buen amigo- y al que ahora persigue, tal y como lo hace con quien fue su dupla como candidato a la Vicepresidencia y electo por el pueblo con más de 5 millones de votos, Jorge Glas.

¿Qué le espera a Ecuador en medio de la traición a un proyecto país propio y soberano para convertirse en un Estado socio del neoliberalismo?

Te puede interesar:

Jorge Glas sigue bajo el asedio de Lenín Moreno

Lenín Moreno tiene “el camino” listo para condenar a Julian Assange

4,225,617FansMe gusta
152,494SeguidoresSeguir
288,651SeguidoresSeguir
16,454SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

Grave: Famae habría vendido «por error» treinta fusiles de francotiradores a...

La Fiscalía Oriente y el OS9 de Carabineros se encuentran investigando la venta "por error" realizada por las Fábricas y Maestranzas del Ejército...
- Advertisment -

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -