Rafael Correa se presenta en consulado de Ecuador en Bélgica para cumplir medida cautelar

106

El expresidente ecuatoriano Rafael Correa (2007-2017) anunció este lunes que se presentó ante el consulado del país en Bélgica para cumplir con la medida cautelar en su contra por la vinculación al secuestro del político Fernando Balda en 2012, esto a pesar de que la justicia le había ordenado venir a Ecuador para acatar la medida.

El exmandatario indicó en su cuenta de Twitter que se presentó ante el consulado «amparado en la Convención de Viena de Relaciones Consulares, la Convención Interamericana de DD.HH., la jurisprudencia de la Corte Interamericana, y la Constitución y leyes de la República (…) para cumplir la medida cautelar impuesta por la ilegal e ilegítima vinculación al llamado «Caso Balda».

Correa expresó que asistió al consulado aunque la situación «es una vulgar persecución política, que nunca hubiera podido ocurrir en un verdadero Estado de Derecho, y que, por burda y absurda, jamás prosperará a nivel internacional».

En el texto entregado a la sede diplomática, el expresidente manifiesta que de esta manera cumple con lo solicitado por el fiscal general Paúl Pérez, quien pidió como medida cautelar que Correa se presentase periódicamente ante el consulado, aunque la jueza Daniella Camacho, máxima autoridad en el caso, no aceptó la propuesta y ordenó que la presentación sea ante la justicia en Ecuador.

Es decir, según las normas nacionales, a pesar de haber asistido al consulado, el exjefe de Estado incumplió lo dispuesto por Camacho.

Para este lunes estaba previsto que se realice una audiencia para revisar las medidas cautelares contra el exmandatario.

La justicia nacional vinculó al exjefe de Estado al secuestro de Balda luego de que exfuncionarios señalaran en sus versiones que la orden de raptar al político vino desde Carondelet (palacio de Gobierno) y del propio Correa.

Relacionado:  Cuarentena por Covid-19 aumentó los casos de grooming entre niños y adolescentes

El secuestro de Balda ocurrió el 13 de agosto de 2012 en Bogotá, cuando cinco personas lo interceptaron y lo embarcaron a la fuerza en un automóvil, que horas más tarde fue detenido por la Policía Antisecuestros de Colombia.

El exlegislador se refugiaba en ese momento en territorio colombiano después de que la justicia de Ecuador emitiera contra él una orden de prisión por atentar contra la seguridad interna del Estado luego de que denunciara que en el Gobierno de Correa se ejecutaban acciones de espionaje en contra de opositores y periodistas. (Sputnik)