Alberto Fernández declara emergencia ocupacional en Argentina por 180 días

Por decisión del presidente Alberto Fernández se declara así la emergencia pública en materia ocupacional, ante la necesidad de detener el agravamiento de la crisis laboral.

El Gobierno de Alberto Fernández oficializó un decreto de necesidad y urgencia (DNU) en Argentina por el que se declara la emergencia en materia laboral por 180 días y establece doble indemnización a los trabajadores que sean despedidos sin causa justa.

El Ejecutivo “oficializará un DNU a través del cual se declara la emergencia pública en materia ocupacional por el término de 180 días”, informó en un comunicado.

La tasa de desempleo en la nación suramericana aumentó hasta el 10,6% en el segundo trimestre de 2019, 1% superior a un año atrás, “con tasas que en el caso de los jóvenes superan el 18% en los varones y el 23% entre las mujeres”, alegó el Gobierno.

“La dinámica del empleo asalariado registrado privado durante el último año muestra un marcado descenso que indica que 139.000 trabajadores y trabajadoras han quedado fuera del mercado laboral en el periodo septiembre 2018-2019″, añadió.

Alberto Fernández, presidente de Argentina

El Congreso sancionó en 2018 un proyecto de ley que prohibía los despidos sin causa pero que fue vetado por la gestión del expresidente Mauricio Macri (2015-2019) “provocando hasta la fecha la pérdida de 111.000 puestos de trabajo registrado”.

El nuevo presidente argentino ya advirtió que una de sus prioridades será hacer crecer el país a través del empleo y la producción.

Retenciones a los agroexportadores

El Gobierno de Fernández eliminó el límite de cuatro pesos que pagaban hasta ahora los agroexportadores por cada dólar que obtenían en el exterior y aumentó al 4% las retenciones que deben pagar, además de subir al 27% la alícuota de la soja.

“Déjase sin efecto el límite de pesos cuatro ($4) por cada dólar estadounidense, establecido en el artículo 2° del Decreto N° 793 del 3 de septiembre de 2018 y sus modificaciones”, estableció el decreto 793 a través de un decreto publicado este 14 de diciembre en el Boletín Oficial.

El trigo, el maíz, y el resto de los cereales tendrán entonces un gravamen por derecho de exportación del 9%, mientras que el de la soja llegará al 27%, nueve puntos porcentuales más que lo que regía en la actualidad.

Foto de archivo. Un hombre trabaja en una fábrica de columpios y calesitas en Loriel, en Buenos Aires, Argentina 16 de febrero, 2018. Picture taken February 16, 2018. REUTERS/Martin Acosta

El Ejecutivo de Fernández también suspendió la inscripción de nuevas exportaciones, ante “la necesidad de preservar la transparencia del mercado mientras se procede con la adopción de dicha medida”, explicó.

La actual gestión recordó “la grave situación por la que atraviesan las finanzas públicas“, por lo que “resulta necesaria la adopción de urgentes medidas de carácter fiscal que permitan atender, al menos parcialmente, las erogaciones presupuestarias con recursos genuinos”.

Te interesa leer:

Compártelo

Comentarios