Alberto Fernández denunció que legisladores argentinos fueron detenidos al llegar a Bolivia para cumplir con sus tareas de veedores en las elecciones

El gobierno argentino denunció maltrato por parte de las fuerzas de seguridad y posterior detención de uno de los integrantes de su misión de observadores para las elecciones de Bolivia.

El presidente argentino, Alberto Fernández denunció el viernes la detención del legislador Federico Fagioli por agentes policiales a su arribo a Bolivia para observar y garantizar la transparencia de las elecciones presidenciales de este domingo.

A través de un mensaje en Twitter, el jefe de Estado argentinp, responsabilizó a la presidenta de facto Jeanine Añez de la integridad de la delegación de diputados de su país que llegaron a Bolivia para observar los comicios del 18 de octubre.

El mensaje está acompañado de una carta y un video publicado minutos antes por el diputado Leandro Grosso, que fue designado junto a los parlamentarios Guillermo Snopek, Federico Fagioli, Paula Penacca y Soledad Magno (Directora de Diplomacia Parlamentaria) como veedores de acompañamiento electoral internacional.

“Al llegar, pasamos el Aeropuerto de Cochabamba sin ningún problema, pero cuando llegamos a La Paz nos detuvieron. Estamos autorizados por el propio gobierno boliviano para ser veedores internacionales y no nos dejan entrar, nos detienen, nos golpean. Es inentendible lo que está pasando”, dijo Grosso

La Cancillería de Argentina condenó la detención ilegal del diputado Fagioli, y responsabilizó al Gobierno de Áñez por la salud del funcionario de la embajada argentina, Lucas De María, que tuvo un ataque de asma en medio del conflicto.

Por su parte, el bloque de diputados y diputadas del Frente de Todos denunció en un comunicado que hubo maltrato y amenazas contra la comitiva argentina, precedida por Fagioli, recalcando que ellos fueron invitados oficialmente como veedores en las elecciones presidenciales.

Federico Fagioli fue designado junto a otros dos legisladores del Frente de Todos, Leonardo Grosso y Paula Penacca, como miembros de la Misión de Observación del Congreso Argentino durante las elecciones en Bolivia.

Entre las funciones del grupo se encuentra la de participar en la apertura del acto comicial en los diversos lugares de votación, así como recorrer centros donde se esté desarrollando el proceso y estar presentes en el cierre del mismo.

Tras la detención y maltratos a la delegación argentina, políticos bolivianos mostraron su rechazo a las acciones del Gobierno de facto.

Al respecto, el candidato presidencial del MAS, Luis Arce, pidió que se respeten los derechos de los observadores internacionales con el fin de garantizar la transparencia en el proceso electoral.

La defensora del pueblo de Bolivia, Nadia Cruz, denunció que los policías utilizaron de forma desproporcionada, ilegal e irregular una norma general no aplicable a Fagioli sin respetar procedimientos internos.

La presidenta de la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP), Eva Copa, aseguró que el Gobierno de Jeanine Añez  se ha encargado de obstaculizar el ingreso de algunos de los representantes de instituciones invitados para acompañar las elecciones.

En la misma línea, el expresidente Evo Morales, publicó en su cuenta en Twitter: “Repudiamos acto bochornoso del gobierno de facto contra el diputado, Federico Fagioli, miembro de la Misión de Observación del Congreso Argentino para elecciones del domingo en Bolivia. Fue retenido ilegalmente y despojado de sus documentos a su llegada al aeropuerto de El Alto”.

Sigue leyendo:

Compártelo

Comentarios