Gobierno de facto de Bolivia clausura el año escolar por la pandemia de COVID-19

El Gobierno de facto de Bolivia anunció este domingo la clausura anticipada del año escolar, que debía extenderse hasta diciembre, argumentando que los estudiantes de las áreas rurales carecen de acceso adecuado a internet, lo que les impide tener acceso a la educación virtual.
Publicado en

Bolivia / Latinoamérica

0 0


El Gobierno de facto de Bolivia anunció este domingo la clausura anticipada del año escolar, que debía extenderse hasta diciembre, argumentando que los estudiantes de las áreas rurales carecen de acceso adecuado a internet, lo que les impide tener acceso a la educación virtual.

«Hemos visto por conveniente clausurar el año escolar. Se clausura precisamente porque la gran mayoría del área rural no cuenta con internet«, anunció Yerko Núñez, ministro de la Presidencia en una conferencia de prensa.

«El sistema de fibra óptica, lamentablemente, solo llega a las ciudades», añadió. En Bolivia, 40% de la población vive en áreas rurales.


La medida, que entra en vigencia desde este lunes, supone la promoción automática de los estudiantes al nivel superior y garantiza el pago regular de salarios a los maestros del sector público.

La disposición alcanza a los niveles inicial, primario y secundario tanto de educación pública como privada, reseñó AFP.

Por su parte,  la Asociación Nacional de Colegios Privados de Bolivia (Andecop) se declaró en emergencia y adelantó incluso el cierre de algunos establecimientos escolares porque no podrán cubrir gastos administrativos ni  los salarios de los docentes, reseñó TeleSur.

Las clases escolares habían quedado suspendidas desde el inicio de la pandemia, en marzo pasado. Desde entonces, se había tratado de incorporar, con muchas dificultades, la educación virtual, costosa en el área urbana y sin suficiente cobertura de internet en el área rural.  

Es una medida «en defensa de la salud de los (…) estudiantes, docentes y padres de familia», remarcó también el ministro de la Presidencia, tras comentar que «no hay otra salida».

Semanas atrás, el ministro de Educación boliviano, Víctor Hugo Cárdenas, hoy en cuarentena por haber sido diagnosticado positivo de COVID-19, anunció que, por la pandemia, este año no habría estudiantes reprobados.

La decisión apunta a frenar las movilizaciones anunciadas por sindicatos de maestros.

Protestas en La Paz, Bolivia
Protesta de los maestros en La Paz el pasado 8 de julio. Imagen: Sputnik.

A principios de julio, las calles de varias ciudades de Bolivia se llenaron de educadores que protestaron y exigieron la renuncia del ministro de Educación, ante su incapacidad para garantizar la educación en medio de la pandemia.

La Paz fue el epicentro de las manifestaciones de los maestros del área rural, que pidieron la dimisión de Víctor Hugo Cárdenas, a quien calificaron de «incompetente».

“De manera categórica y contundente pedimos la renuncia inmediata del ministro (…) por no haber coordinado con los maestros la aplicación de un programa de educación virtual, por falta de condiciones y medios tecnológicos particularmente en el área rural”, afirmó en esa oportunidad el sindicato nacional de docentes en un comunicado.

Similares protestas ocurrieron en otras ciudades bolivianas como Santa Cruz (este), Cochabamba (centro) y Sucre (sudeste).

De acuerdo al último reporte oficial, la pandemia deja en Bolivia más de 78.000 contagiados y 3.000 fallecidos, en una población de 11 millones de habitantes.

Sigue leyendo: