Abanderada del movimiento zapatista

Marichuy, candidata indígena a la Presidencia de México: “Desde de abajo y a la izquierda para gobernar este país”

María de Jesús Patricio (54), conocida como Marichuy, es la primera candidata indígena a la presidencia de México

María de Jesús Patricio (54), conocida como Marichuy, es la primera candidata indígena a la presidencia de México. La especialista en medicina natural fue nominada por el Congreso Nacional Indígena (CNI) y Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y su apuesta se sitúa “desde de abajo y a la izquierda para gobernar este país, desde la otra política, la de los pueblos, la de la asamblea, la de la participación de todas y todos”, según dijo en entrevista con el medio argentino Página 12.

Nacida en la zona nahua de Tuxpan, Jalisco, Marichuy acusa a la “gente que está en el poder y que tiene dinero” de acercarse a los pueblos originarios solo en tiempos electorales, “y luego cuando ya quedan se les olvida que estamos y que existimos, nos desconocen”, reclama.

Por eso su opción política nace desde “la gente que está abajo”, a quienes identifica como “todos los trabajadores del campo y la ciudad, todos los olvidados, aquellos a quienes no se los toma en cuenta y que están del lado del corazón, todos los que sienten el amor por el otro y que entienden que solamente algo colectivo es lo que nos va a sacar adelante”.

“Tenemos que organizarnos todos, tenemos que hacer una sola fuerza abajo porque, sino, cada quien por separado nos van a acabar. Eso es lo que pretenden a través de los programas de gobierno, a través de los partidos y de las empresas que llegan: dividirnos en las comunidades. Agarran a los líderes de las comunidades por separado y luego ya les dan dinero y con eso van dividiendo. Esos megaproyectos más que beneficios han traído destrucción y muerte”, sostiene la abanderada presidencial.

En su propuesta política tiene como referente la experiencia del movimiento zapatista en Chiapas. Según dice, “los zapatistas han estado desde hace más de 20 años construyendo su proceso de autonomía y hemos sido testigos de la organización que tienen desde abajo sin contar con los recuerdos del gobierno. Ellos son una muestra de que sí podemos hacer las cosas desde abajo”.

Compártelo

Comentarios