Máximo histórico: retiros por desempleo de fondos de pensiones en México

La segunda mayor economía de América Latina atraviesa por un duro momento debido a los estragos de las medidas para controlar la pandemia y los reportes diarios de la COVID-19 alejan la posibilidad de mejorar el mercado laboral en la nación azteca

La pandemia ha golpeado a México con más de 36.000 fallecidos y más de 311.000 contagiados, a esta situación se suman los desempleos que ha provocado la COVID-19.

Los retiros por desempleo de los fondos de pensiones mexicanos se dispararon en junio a un máximo histórico; las operaciones sumaron 1,856 millones de pesos (83 millones de dólares), poco más del doble que los 921 millones de pesos retirados en junio de 2019.

Está información  se difundió según los datos de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), divulgadas el miércoles.

La segunda mayor economía de América Latina atraviesa por un duro momento debido a los estragos de las medidas para controlar la propagación del virus y los reportes diarios de la COVID-19 alejan la posibilidad de mejorar el mercado laboral en la nación azteca.

En los primeros seis meses del año, los retiros parciales de recursos por los mexicanos que perdieron sus empleos acumularon 8,570 millones de pesos, también un récord para un periodo similar.

El organismo de seguridad social de los trabajadores mexicanos, el IMSS, informó el fin de semana que en junio desaparecieron 83,311 puestos laborales formales. Desde que comenzó la emergencia sanitaria por el coronavirus se han destruido más de un millón, según ese organismo.

Por su parte, el presidente del país, Andrés Manuel López Obrador, ha dicho que en julio México dejaría de perder empleos. Aun así, analistas anticipan que la economía local sufrirá una profunda contracción este año.

Los fondos de pensión en México, también conocidos como Afores, administraban ahorros por unos 4.3 billones de pesos al cierre de junio, según datos de la Consar.

Ante la alarmante propagación del virus el maestro en Salud Pública y doctorado en Epidemiología por la Universidad Johns Hopkins, Carlos Santos Burgoa, en una conferencia de la Escuela de Salud Pública mexicana indicó que ahora en el país azteca «es mayor la probabilidad de morir de COVID-19 que por crímenes u otra enfermedad”, esto a propósito de hacer una comparación con la cantidad de muertes violentas del año 2019, (35.620 asesinados) y las de la nueva enfermedad.

Continúa leyendo

Comentarios