Latinoamérica

México: corresponsales internacionales se unen contra la impunidad y los asesinatos de periodistas

Corresponsales de medios extranjeros en México condenaron el asesinato del periodista Javier Valdez, el pasado lunes en Sinaloa, y exigieron al gobierno un “compromiso real y decidido contra la impunidad”.

En una carta firmada por 186 periodistas de 69 medios e independientes, recordaron que el presidente Enrique Peña Nieto se comprometió a que la muerte de reporteros no quedaría impune y señalaron que el asesinato de Valdez debe ser un “parteaguas que ponga fin a las agresiones contra la prensa, baluarte fundamental de cualquier democracia”.

«Estamos conmocionados por este nuevo crimen que forma parte de la reciente escalada de agresiones a nuestros colegas periodistas mexicanos, cuya valentía admiramos profundamente», expresan en la misiva. En este sentido, dijeron que “se necesitan ‘medidas extraordinarias’ ante la herida que, como él mismo dijo, este tipo de violencia ha abierto en la sociedad mexicana.

“Creemos que un efectivo acceso a la Justicia es fundamental para frenar las agresiones y garantizar el ejercicio del periodismo en condiciones de seguridad y libertad», exponen. La carta fue firmada por periodistas de medios de comunicación como Agencia France Press, Ansa, Associated Press, DPA, EFE, El País, New York Times, Reuters, Univision, Wall Streat, entre otros.

En esa misma dirección, La Jornada de México asegura que autoridades federal y locales de procuración de justicia han cometido graves deficiencias y omisiones en las investigaciones de periodistas asesinados, según se desprende de los expedientes que posee la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) de ocho comunicadores ultimados entre agosto de 2013 y enero de 2016.

Entre las irregularidades están la apertura tardía –de hasta cinco meses– de la carpeta de investigación de uno de los homicidios; retraso en la realización de las diligencias; omisiones en la elaboración de retratos hablados de presuntos responsables.

También, no investigación de números telefónicos ‘‘claves’’; no recuperación de videos de vigilancia operados por la policía, e incluso negativa de la Fiscalía Especial de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (Feadle), de la Procuraduría General de la República (PGR), para atraer los casos. Hay expedientes donde la fiscalía ha cuestionado la labor del periodista ultimado.

Además, en ese mismo lapso la CNDH tiene otros 12 expedientes por ‘‘agresiones físicas’’ en contra de periodistas y fotógrafos al momento de cubrir actividades, y cuyo material fue destruido. En todos, las agresiones fueron cometidas por elementos de la PGR, Policía Federal, elementos de corporaciones municipales e incluso de la Secretaría de Marina, con el argumento de ‘‘salvaguardar el orden y la seguridad de las personas’’.