Perú: Líder campesino solicita que quede sin efecto el estado de emergencia como condición para participar en mesa de diálogo con gobierno y minera Las Bambas

“No puedo sentarme con la empresa o con el Estado mientras me pongan una pistola en la cabeza. Ese es el pedido de la comunidad que hemos acordado", señaló Javier Ochoa Núñez

El líder de la comunidad campesina de Huancuire, Javier Ochoa Núñez, solicitó este lunes que quede sin efecto el estado de emergencia en los distritos de Challhuahuacho y Coyllurqui como condición para participar en la mesa de diálogo con representantes del gobierno y de la minera Las Bambas luego del enfrentamiento que dejó 14 comuneros heridos y se desarrolló en las instalaciones de la empresa con efectivos policiales para desalojar a miembros de la comunidad que protestaban por incumplimiento de compromisos.

“La comunidad de Huancuire está esperando que se pronuncien las autoridades para que puedan llegar a un diálogo. La idea es que acá, nuestra posición, que gane la empresa, el Estado y la comunidad. Eso es lo que buscamos y para el día 7 de mayo se está viendo una reunión donde nosotros vamos a participar, pero no podemos participar sin que se levante el estado de emergencia, ya hemos enviado un documento» dijo Ochoa en diálogo con radio Exitosa Noticias.

Asimismo, comentó que en el 2013 firmaron 97 compromisos vinculados con mejoras en educación y salud con la empresa, pero que hasta la fecha no se ha cumplido ninguno en su totalidad. La localidad carece de servicios básicos y solicitó a la empresa minera que beneficie a la comunidad a cambio de la explotación de los recursos. Sin embargo, la mina señala que esto le compete al Estado.

“Nos encontramos en pésimas condiciones. Ahora la empresa MMG con el Estado se tiran la pelota. El Estado dice que nosotros tendremos compromisos con la mina, pero la mina nos dice que nosotros tenemos compromisos con el Estado. Entonces, ¿quién nos va a atender? El Estado y la mina nos dan la espalda. No tenemos saneamiento básico, no tenemos nada, los niños estudian bajo calaminas (techos de chapa)”, reclamó ante los medios.

“No somos antimineros”

A pesar de los presuntos incumplimientos, Ochoa dijo que continúan apostando por las mesas de diálogo entre el Poder Ejecutivo, la empresa y la comunidad, “para que se pueda dar el cumplimiento de ese compromiso”, según consignó el diario El Comercio.

“La comunidad de Huancuire nunca ha estado contra la minería, no somos antimineros, al contrario, hemos cedido en nuestro territorio para que puedan sacar el cobre. Nosotros queremos que nos respete el Estado peruano, la minera, y estamos abiertos a mesas de diálogo, pero la comunidad de Huancuire no se va a sentar ni asistirá a esas reuniones mientras siga el estado de emergencia”, añadió.

Por otro lado, Ochoa pidió al Estado no criminalizar a la protesta ni a sus dirigentes. “No puedo sentarme con la empresa o con el Estado mientras me pongan una pistola en la cabeza. Ese es el pedido de la comunidad que hemos acordado en la asamblea”, contó y agregó que varios comuneros que participaron en protestas anteriores han sido llevados a juicio sin pruebas. “Algunos de mi comunidad, cuatro personas, han sido sentenciadas, entre ellos, una persona con bebé. De la nada nos denuncian, nos criminalizan y eso es lo que nosotros queremos”, afirmó.

«Solución pacífica»

Por su parte, Las Bambas emitió un comunicado este jueves en el cual expresa su solidaridad con las víctimas de los enfrentamientos en el desalojo que, según el gobierno, fue solicitado por la minera.

La empresa asegura que trabajó «estrechamente con las comunidades» y representantes del gobierno para «entablar un diálogo constructivo y realizar las coordinaciones necesarias para que los manifestantes abandonen la mina de forma segura». «Las amenazas a la seguridad y a las operaciones derivadas de la invasión del sitio continúan», apunta el documento, y agrega que este miércoles, como último recurso, «las fuerzas de seguridad de Las Bambas» procedieron con el desalojo, «respaldadas» por la Policía.

Añade que, luego de este operativo, los manifestantes de la comunidad abandonaron la propiedad, y lamenta que «durante las acciones, un pequeño número de miembros de la comunidad, la policía y la seguridad privada sufrieron heridas leves».

Para finalizar, Las Bambas expresa que su principal prioridad es garantizar la salud, seguridad y protección de los empleados, contratistas y miembros de la comunidad involucrados y que, a su vez, mantiene su compromiso de «procurar un diálogo activo con el gobierno del Perú y los miembros de la comunidad para lograr una solución pacífica a los problemas actuales».

El pasado viernes la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM) convocó a la comunidad de Fuerabamba y Huancuire, y a la empresa minera para llevar a cabo una mesa de diálogo para evitar enfrentamientos y preservar la paz.

Fuente: Agencia Regional de Noticias.


Comparte ✌️

Comenta 💬