“Yo no quería cambiar la sociedad. Quería darle la oportunidad de determinar si debe cambiarse a sí misma”

Snowden
Artículo publicado en la edición 158 de El Ciudadano

Edward Snowden, quien trabajó primero para la CIA como analista y después para una de las empresas de seguridad que proporciona servicios a la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), reveló que esta y el FBI tienen acceso a los registros electrónicos tanto de la operadora telefónica estadounidense Verizon como de los servidores de los gigantes de Internet (Google, Yahoo, Facebook, YouTube, Skpe, AOL, Apple, Microsoft) a través del proyecto PRISM .

Siguiendo los pasos de otros ‘traidores a la patria’ como Manning o Assange, Edward Snowden, que actualmente se encuentra enclaustrado en Rusia como consecuencia de las acusaciones de espionaje (paradojas de la vida) que pesan sobre su persona, vertió a la opinión pública revelaciones que hicieron por un momento que todo el sistema mundial imperante, con EEUU a la cabeza, se tambaleara.

Desde la publicación por The Guardian del primero de los documentos clasificados que revelaba el que el gobierno estadounidense había recopilado los datos de las llamadas telefónicas de millones de ciudadanos usuarios de la compañía Verizon, la lista de informes y programas secretos develados se ha ido engrosando a un ritmo vertiginoso, y todavía no para.

Hagamos un repaso rápido a los programas principales develados por Snowden con los que la NSA (y lo que no es la NSA) accedían ilegalmente a la información privada de millones de ciudadanos de todo el mundo:

PRISM

Este programa, cuya existencia salió a la luz en los periódicos The Guardian y Washington Post el 7 de junio de 2013, permitía a la NSA desde 2007 la vigilancia masiva de ciudadanos de la UE mediante un acceso directo a los servidores centrales de empresas estadounidenses como Google, Skype, Facebook o Apple.

Según las explicaciones de la propia NSA en la presentación filtrada sobre su funcionamiento, es capaz de obtener historial de búsquedas, contenido de correos electrónicos, transferencia de archivos, chats, fotografías, videoconferencias y registros de conexiones entre otros.

Y va con accesorios: Según informó The Washington Post el 9 de julio de 2013 la herramienta UpStream complementaba el pograma Prism, permitiendo a la agencia interceptar el tráfico telefónico y de internet de los principales cables y enrutadores, tanto nacionales como extranjeros.

XKEYSCORE

Según publicó el medio The Guardian, el propósito de esta herramienta es facilitar a los analistas la búsqueda tanto en los metadatos como en el contenido de actividades de los usuarios en internet, véase correos electrónicos, conversaciones en las redes sociales o historiales de navegación. El propósito, de hecho, es facilitárselo tanto que no es necesario ningún tipo de justificación ni autorización para ejecutar las búsquedas.

TEMPORA

Este programa pertenece a la agencia de inteligencia británica GCHQ y permite el acceso a la red de cables que transportan las llamadas telefónicas y el tráfico de internet global. En conjunto con su socio estadounidense, la NSA, durante los 18 meses de funcionamiento del programa, se recopilaron grandes volúmenes de datos para cuyo procesamiento y análisis fueron asignados 300 analistas de la GCHQ y 250 de la NSA.

BULLRUN

Programa de la NSA para eludir el cifrado online. Según la misma guía de la Agencia se pueden vulnerar sistemas de encriptado y protocolos seguros ampliamente utilizados, como HTTPS.

También fue destapado su homólogo en Reino Unido, el programa EDgehill, que cuenta con las mismas aplicaciones.
La lista acaba aquí no porque no haya más programas, sino por falta de espacio. Sin embargo, antes de seguir merecen mención especial algunos instrumentos más: Quantum y Foxacid (herramienta para atacar la privacidad de usuarios de TOR explotando las vulnerabilidades de su navegador firefox); Dishfire (programa utlizado en 2011 para la recopilación de mensajes de texto que permitían extraer, entre otros, datos de geolocalización y transacciones bancarias de millones de ciudadanos); Mainway y Association ( programas complementarios utilizados de Dishfire para interceptar las comunicaciones de la Presidenta de Brasil, del presidente de México y de sus respectivos ministros). {destacado-1}

“La NSA ha levantado una infraestructura que le permite interceptar prácticamente todo y capturar la inmensa mayoría de las comunicaciones humanas de manera automática y sin seleccionar los objetivos. Si, por ejemplo, yo quiero ver sus correos electrónicos o el teléfono de su mujer, lo único que necesito es usar métodos de interceptación, que me permiten obtener correos, contraseñas, historiales de teléfono, datos de tarjetas de crédito”, señaló Edward Snowden en entrevista con The Guardian.

En conclusión estas revelaciones suponen la certeza (porque la sospecha era grande) de que una agencia gringa se encarga de que todas nuestras comunicaciones queden registradas para su uso y provecho, violando no solo nuestra privacidad, también nuestros derechos de expresión, de asociación, relativos a la intimidad y la supuesta libertad de la que se hacen cargo a dos carrillos las supuestas democracias que permiten vulneraciones de derechos de esta índole.

LAS ACTIVIDADES QUE DENUNCIA SNOWDEN ESTÁN PROTEGIDAS POR LA LEY ESTADOUNIDENSE

Estas acciones de espionaje develadas por Snowden se realizan bajo el amparo de las leyes norteamericanas. Desde las altas esferas del poder se han encargado de engrasar previamente el engranaje que sustenta el uso de estas prácticas para cubrirse las espaldas en el caso de que haya fugas de información y tengan que dar explicaciones a la plebe.

Más concretamente, al espionaje estadounidense lo ampara la Ley Patriótica (redactada por supuesto para permitir incluir o excluir de ella lo que sea necesario); Us Patriot Act fue aprobada por el Congreso tras los ‘atentados’ del 11S en nombre de la cruzada contra el terrorismo islámico (por ejemplo) y, en conjunto con la Ley de Vigilancia de extranjeros o Fisa, de 1978, enmendada en numerosas ocasiones (tantas como la ocasión lo ha ‘ameritado’) tiene entre otras la misión de autorizar TODAS las acciones de espionaje perpetradas por la NSA.

Especialmente revelador sobre este hecho, señala el periodista Eduardo Tamayo (1) es lo que escribían Richard A. Clarke, ex coordinador del Consejo Nacional de Seguridad en los gobiernos de George Bush padre, Bill Clinton y George W. Bush hijo, y Robert K.Knake (2):
“Las formas en que obtenemos información, incluido el ciberespionaje, pueden ofender la sensibilidad de ciertas personas, y en ocasiones, suponer una violación de las leyes nacionales e internacionales, pero, con algunas excepciones notables, las actividades de espionaje de Estados Unidos por lo general resultan necesarias y beneficiosas para los intereses de la nación”.

Lo cierto es que, además del revuelo general que en términos de política exterior causaron las revelaciones, especialmente después de que se diera a conocer que los servicios secretos de Estados Unidos espían masivamente a Alemania, a la misión de la Unión Europea en Nueva York y Washington y a 38 embajadas, este hecho queda por debajo de la vergüenza que debería darle al Gobierno de Obama, Premio Nobel de la Paz, que un ciudadano estadounidense se encuentre encerrado en una embajada, privado de su libertad y su ciudadanía, y perseguido como un perro por denunciar unas prácticas que atentan a todas luces contra los derechos humanos de millones y millones de ciudadanos, estadounidenses y extranjeros.

En este sentido, cabe reseñar que lo que hizo Snowden, además de ser encomiable, no ha sido revelar secretos que atenten contra la seguridad nacional, sino divulgar información reservada en un actuar no violento que se enmarca dentro de la lucha contra los grandes males que aquejan a la sociedad.

CIERRO. MISIÓN CUMPLIDA SNOWDEN

“Para mí, en términos de satisfacción personal, la misión está cumplida, gané. Tan pronto como los periodistas pudieron trabajar, todo lo que había estado tratando de hacer fue validado. Porque, recuerde, yo no quería cambiar la sociedad. Quería darle a la sociedad la oportunidad de determinar si debe cambiarse a sí misma”.
Edward Snowden, Diciembre de 2013, Washington Post.

4,199,230FansMe gusta
127,489SeguidoresSeguir
289,504SeguidoresSeguir
16,405SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

Edición Impresa El Ciudadano