Ante infraestructura dañada en comunidades remotas

Consejo Regional Totonaco exige a autoridades atención a comunicadas aisladas, afectadas por Grace

Más que despensas y cobijas, se necesita un plan de recuperación serio en la Sierra Norte”, solicita la organización a autoridades

Camino a Altica

El Consejo Regional Totonaco solicitó ayer a las autoridades federales y estatales atender a pueblos indígenas y campesinos en la Sierra Norte, afectados por el huracán Grace, que ha dejado incomunicadas a algunas comunidades.

En un comunicado, la organización hizo un llamado “para que no suceda lo que en otras ocasiones en las que las comunidades más alejadas y aisladas, y la población con menores recursos son a las que menos se atiende en situaciones de emergencia”.

El exhorto dirigido al presidente Andrés Manuel López Obrador, al gobernador Miguel Barbosa Huerta, Adelfo Regino Montes, titular del Instituto Nacional de Pueblos Indígenas y autoridades municipales de la Sierra Norte, describe el drama que viven comunidades totonacas para enfrentar el desastre sin apoyos de presidencias para rehabilitar sus casas, abrir caminos y levantar postes, incluso quitar árboles caídos; en medio de las pérdidas de sus cosechas.

También lee: Autoridades violan DDHH de habitantes de comunidades de la Cuenca del Alto Atoyac

Integrantes del Consejo Regional Totonaco explican en el documento que circuló el domingo por la tarde-noche, que el acceso a comunidades alejadas está siendo difícil, ya que hay caminos en muy malas condiciones o completamente destruidos.

“Hermanos y hermanas totonacas de la cabecera municipal de San Felipe Tepatlán donde desde hace más de un año sólo se puede llegar caminando, enfrentan ahora gran dificultad para trasladar alimentos y materiales para rehabilitar sus casas y cultivos”.

“El camino que va de Amixtlán a Bienvenido y Tepatlán de no ser rehabilitado dejará a varias comunidades incomunicadas pues ya entró de lleno la temporada de lluvias”.

Refieren que tras un recorrido por las comunidades totonacas más alejadas como Dimas López, Vicente Guerrero, Ignacio Zaragoza, Chipahuatlán, Bibiano Hernández, así como comunidades de La Pila, Osorno, Ramirez, Cuanixtepec, San Antonio del municipio de Bienvenido de Hermengildo Galeana así como por La Guadalupana, Altica, San Miguel Jojupango y la cabecera municipal de San Felipe Tepatlán; Buenos Aires, Jopala, Tapayula en Tepango, constataron la difícil situación que enfrentan pobladores.

“Nuestros hermanos totonacos registran daño a cafetales a arboles de pimienta y afectaciones a cultivo de vainilla, pero también la fuerza y trabajo organizado de la población para rehabilitar sus casas y colaborar para abrir caminos, levantar postes y quitar árboles caídos colaborando con trabajadores de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), y en varios lugares realizando trabajos en faena ante la ausencia del trabajo de autoridades municipales”, citan.

Refieren que en varias comunidades de Tepatlán y Bienvenido pasaron ocho días para que se reinstalara el servicio eléctrico y apenas se ha restablecido la comunicación.

Más que despensas y cobijas, se necesita un plan de recuperación serio

El Consejo Regional Totonaco solicitó también un plan de recuperación de los cultivos dañados, pues la ayuda que pretende ofrecer la Secretaría de Desarrollo será insuficiente  para que se recuperen los agricultores.

 “Más que despensas o cobijas, se requiere que el gobierno federal, estatal y municipales coordinen acciones y recursos que por justicia deben canalizarse a las familias campesinas indígenas que con su trabajo y prácticas productivas contribuyen a la seguridad alimentaria y al cuidado de los ecosistemas para beneficio de toda la población. Se debe considerar que para cultivar una hectárea de maíz, un campesino en la Sierra Norte invierte alrededor de 15 mil pesos”.

“La mayoría de las familias totonacas tienen de media a dos hectáreas, escuchamos que la Secretaría de Desarrollo pretende dar 1 mil pesos por hectárea de maíz dañada, lo cual no permitirá comprar el maíz que se perdió ni resembrar. Se debe prever que algunas familias tienen aún algo de maíz, y que el problema grave será dentro de unos tres o cuatro meses, cuando tendremos que comprar el alimento debido a las pérdidas que hubo por el huracán”.

Empresas privadas agravan daños de comunidades

El Consejo detalló que en la Sierra Norte existen situaciones que agravaron los daños y que son generadas por empresas privadas extractivas que en estos momentos dificultan y ponen en riesgo sus vidas.

“Las  empresas que extraen pizarra, arcillas en el municipio de Ahuacatlán agravan la situación de las comunidades, no sólo por la brutal deforestación, también que son parcialmente responsables de accidentes donde han perdido la vida varias personas pues la carretera se vuelve sumamente resbalosa y en estos momentos dificultan el traslado de los apoyos”.

Camino deslavado a San Felipe Tepatlán. Foto: Consejo Regional Totonaco Sierra Norte de Puebla

“Las mineras en Zacatlán que se coluden con taladores ilegales y contaminan el agua. Dicha tala propicia aún más los deslaves, las arcillas se acumulan en las partes bajas de las laderas y los terrenos de cultivo, y a pesar de que aún llueve mucho en la región, llega a faltar el agua en algunos manantiales por que las concesiones se privilegian a las mineras. Esas injusticias deben revertirse pues eleva los riesgos de futuros desastres provocados por esas actividades económicas que sólo benefician a los que más tienen”.

También lee: Con armas largas montan operativo contra “cañones antigranizo”

Los integrantes del Consejo Regional Totonaco también incluyeron un mensaje solidario a los hermanos nahuas, otomíes, tepehuas y mestizos de Puebla y Veracruz que están afrontando también momentos difíciles.

“Tiempos difíciles nos esperan, mayores riesgos para poder sembrar y cosechar estamos claro que sólo la auto-organización y el trabajo colectivo nos sacarán adelante y que el producir alimentos debe ser una actividad que debe ser apoyada por el Estado pues de ello depende en buena el futuro de toda la ciudadanía. Las comunidades totonacas más alejadas estamos haciendo nuestra parte, exhortamos a los gobiernos cumplan con su obligación de garantizar y promover nuestro derecho a la alimentación y al trabajo”.

“Tenemos la certeza que saldremos adelante, con la fuerza, dignidad y unidad que aprendimos de nuestros ancestros. Nuestro reconocimiento a aquellas personas que con respeto están colaborando para la rehabilitación de viviendas y cultivos. Llevará meses recuperarnos, pero sabemos que el agua que regó nuestros territorios traerá también vida, recargó manantiales y llena de humedad los bosques tan lastimados en nuestra región”.

“El agua y la tierra son sagradas, si las respetamos y cuidamos nos cuidan, nos dan vida. Si las lastimamos, si la tratamos como mercancía, si nos olvidamos que somos tierra, que somos agua, no sobreviviremos. Escuchemos su voz, y la de nuestros ancestros, quizá aún estamos a tiempo”, aduce el comunicado.

Para recibir noticias todos los días, puedes unirte a nuestro grupo de WhatsApp dando clic aquí

📲  bit.ly/2T7KNTl  📰  elciudadano.com


Comparte 👍

Comenta 💬