Plaza de la democracia

Gustavo Rodríguez Zárate, sacerdote al servicio de Dios y los migrantes

El reconocido y querido sacerdote cumplió su misión de servir al prójimo; en su sabiduría, consideraba que “el lujo de unos pocos se convierte en insulto contra la miseria de las grandes masas”

En la larga historia de la iglesia católica hay ejemplos de generosidad, de humanismo, de solidaridad con los semejantes; también ha tenido a enemigos de la humanidad que con el pretexto de cuidar los principios de la iglesia han cometidos innumerables crímenes.

En el caso del sacerdote Gustavo Rodríguez Zárate, durante su fructífera vida, hizo suya la visión pastoral del Documento de Puebla, aprobado en la III Conferencia Episcopal Latinoamericana (CELAM), iniciada en la ciudad de Puebla, el 27 de enero de 1979 e inaugurada por el Papa Juan Pablo II.

El documento, entre otras cosas describe la situación de injusticia que se vive en América Latina, afirmando: “Nos preocupan las angustias de todos los miembros del pueblo cualquiera que sea su condición social: su soledad, sus problemas familiares, en no pocos, la carencia del sentido de vida… más especialmente queremos compartir hoy las que brotan de su pobreza. Vemos, a la luz de la fe, como un escándalo y una contradicción con el ser cristiano, la creciente brecha entre ricos y pobres.

“El lujo de unos pocos se convierte en insulto contra la miseria de las grandes masas”.

En la página 253 del libro La III CELAM y la UAP, una sola causa: la justicia, de Nicolás Dávila Peralta, se expresa: “existen varias líneas de trabajo en la dirección que marcó el Documento de Puebla, en la región de Cholula, sobre todo en Coronango, y Manantiales, cuyo párroco, Gustavo Rodríguez Zárate, realiza un trabajo interesante con las familias de los migrantes, a través del Centro de Comunicación Popular(CCP) que al mismo tiempo que motiva la evangelización, realiza tareas de promoción humana y apoyo a los migrantes y sus  familias, en cuestión de defensa de sus derechos humanos en los Estados Unidos.

“Con el apoyo de ccp, este sector avanzado de la iglesia católica en Puebla mantiene vínculos con la Asociación Tepeyac, de Nueva York, que es una red de 40 organizaciones comunitarias de base encaminada a organizar, educar y orientar a los migrantes latinos y a sus familias acerca de sus derechos y los recursos con los que cuentan en la urbe de hierro, y, en la arquidiócesis de Puebla, se encarga de organizar la carrera Antorcha Guadalupana, como un modo de evangelizar y de mantener viva y eficaz la defensa de los derechos humanos de los migrantes.

“Bajo el lema ‘Enlazando saberes y construyendo esperanzas‘, con la participación de Rodríguez Zárate se trabaja en diversos programas, con apoyo académico de varios profesores, estudiantes universitarios, clérigos y otros profesionales”.

Sería muy largo, para este espacio enumerar las acciones solidarias en las cuales participó don Gustavo Rodríguez Zárate, en la próxima entrega haremos referencia al discurso que nuestro personaje pronunciara, invitado por la Logia Masónica Logos, el 21 de marzo de 2016, en vestíbulo del Edificio Carolino, para celebrar el nacimiento de don Benito Juárez García.


Comparte 👍

Comenta 💬