Los sacaron pese a que los niños están enfermos

Desalojan a 16 migrantes de Polideportivo Xonaca; 2 menores duermen en calle

Los afectados informaron que buscan la visa humanitaria desde el 4 de diciembre, pero se les ha negado sin ningún argumento

Por Karen Meza

Trabajadores del Instituto Nacional de Migración (INM) de Puebla desalojaron a 16 migrantes del Polideportivo Xonaca y tienen a 2 menores de edad durmiendo en la calle.

Se trata de personas procedentes de HondurasVenezuelaNicaragua Haití, que tienen de seis a 10 días refugiándose en Puebla, en búsqueda de cruzar la frontera.

En la capital poblana, los migrantes informaron que buscan la visa humanitaria y que la solicitaron desde el 4 de diciembre sin embargo, se les ha negado sin ningún argumento.

No obstante, los migrantes acusan que “la encargada” ordenó que tenían que desalojar el sitio y se negó a dar algún documento para evitar que sean detenidos “por ser ilegales”.

“La indicación fue clara para mí; las especificaciones no me las dieron, ni las razones”, dice el funcionario a los migrantes, quienes lograron grabar las indicaciones.

Después de las 22 horas, los migrantes están buscando un lugar para dormir; sin embargo, no han obtenido la respuesta de algún albergue.

Niños, en la calle y enfermos

Los hijos de Jifre Escobar, de Nicaragua, pasan la noche en la banqueta de la calle 44 Norte, junto a un par de bolsas negras cargadas de ropa.

Un par de cobijas no bastan para cubrir su rostro ni ayudan a frenar la tos que tiene el menor de 4 años.

Su padre destapa su rostro un momento, mientras contiene el llanto, porque su otro hijo de 2 años, también duerme en plena vía pública.

Un mes de viaje y han perdido hasta el teléfono celular para comunicarse con sus familias en el extranjero.

“Nosotros huimos por la falta de empleo, allá no tenemos nada ni una casa (…) ahora (aquí en Puebla) nos dejan en la calle, no vemos nada humanitario, nos tratan mal”, dice

Jefri

Otra pequeña haitiana permanece dentro del Polideportivo Xonaca, su madre espera un albergue para dormir y no sale a la calle para evitar exponerse ante el frío. La menor lleva un par de días con fiebre. Nadie de los niños ha recibido atención médica.

Los migrantes dijeron que los sacaron sin darles alguna explicación.

Buscan empleo

Carlos, migrante de Honduras, relató que es campesino y que por sus propios medios llegó a Puebla el pasado 8 de diciembre.

En la ciudad, dice, tiene la esperanza de conseguir un empleo para mandar dinero a los tres hijos que dejó en Colón, el departamento donde su población se dedica al campo y la agricultura.

El joven relata que siembra desde maíz hasta frijol, pero que los 150 pesos qué gana al día no le ayudan a ser el sostén de su familia.

Foto: Karen Meza

Recuerda suscribirte a nuestro boletín

📲 bit.ly/2T7KNTl
📰 elciudadano.com

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Relacionados

Comenta 💬