El fenómeno puede tener efectos globales

El núcleo de la Tierra se detuvo: ¿Qué significa y qué podría pasar?

El núcleo de la Tierra es una esfera de hierro casi puro a más de 5 mil kilómetros de profundidad, tan caliente como el Sol

Un estudio que publicó Nature Geoscience reveló que el núcleo de la Tierra se detuvo y es posible que ahora gire en sentido contrario que la superficie del planeta. Dicho fenómeno puede tener efectos globales, como acortar los días en unas fracciones de segundo e influir en el clima y el nivel del mar.

Este estudio sobre los confines más profundos reveló que el núcleo de la Tierra se detiene e invierte la dirección en un ciclo periódico que dura entre 60 y 70 años. Este descubrimiento podría resolver misterios sobre algunos fenómenos geológicos y climatológicos que ocurren en un periodo de tiempo similar.

Los dos autores del trabajo, Yin Yang y Xiaodong Song, del Instituto de Geofísica Teórica y Aplicada de la Universidad de Pekín, China, creen que este cambio de giro es una parte normal del comportamiento de la Tierra. Por lo tanto, consideran que no representa un riesgo grave para la vida en nuestro planeta.

Acerca del núcleo de la Tierra

El núcleo de la Tierra es una esfera de hierro casi puro a más de 5 mil kilómetros de profundidad, tan caliente como el Sol. Tiene unos mil 200 kilómetros de diámetro y gira en un mar de hierro fundido y otros metales, conocido como núcleo externo. Al girar genera el campo magnético de la Tierra, que la protege de la radiación espacial y permite la vida en la superficie.

Para poder estudiarlo, el método habitual es analizar terremotos. Esto, debido a que la variación de las ondas sísmicas, a medida que atraviesan el planeta, desvelan la composición interna del núcleo y su velocidad de rotación.

A partir del análisis de estos temblores por medio de modelos informativos, se reveló que en 2009 el núcleo de la Tierra se frenó y desde entonces gira más lento que la superficie. Asimismo, los científicos también detectaron que a mediados de los años setenta hubo un parón similar.

Este ciclo de oscilación que dura siete décadas podría explicar por qué en los últimos años los días se están haciendo más cortos. La anomalía del núcleo hace que un día sea una milésima de segundo más breve ahora que en 1970.

Recuerda suscribirte a nuestro boletín

📲 https://t.me/ciudadanomx
📰 elciudadano.com


Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Comenta 💬