Plaza de la Democracia

El PRI, aliado del morenovallismo

Gracias a una cuestionada reforma electoral, Moreno Valle abandonó anticipadamente su cargo para ser reemplazado por el también panista José Antonio Gali Fayad

En contraste con la exaltada apología que Moreno Valle publicó de su propio gobierno, el 21 de agosto de 2020, en La Jornada de Oriente, el articulista Fermín Alejandro García publicó su opinión sobre los errores, abusos y el saldo que representaron también para el PRI por haberse aliado con el morenovallismo.

“En Puebla también fue solamente un puñado de priistas que se benefició de ese amasiato, entre los que figuraban: Leobardo Soto, José Chedraui, Juan Carlos Lastiri Quirós, Víctor Manuel Giorgana Jiménez, Fernando Morales Martínez y Melquiades Morales Flores”.

Respecto de esta alianza de priistas con el PAN, Fermin Alejandro García expuso: “…fueron los beneficiarios del morenovallismo, pero quien pagó las consecuencias fueron todos los priistas de Puebla, que se quedaron mudos frente a temas como: la abusiva privatización del agua; la larga lista de más de 300 presos y perseguidos políticos; el enriquecimiento de funcionarios con onerosas obras públicas y la herencia de más de 40 mil millones de deuda pública; sin contar con la protección oficial a las mafias del robo de combustible, el incremento desmedido de la delincuencia y el desmantelamiento del aparato de procuración de justicia”.

“Así como los panistas con el petróleo, acá en Puebla los priistas no percibieron que la privatización del agua generó la rabia de la población, de todos los estratos sociales y en toda la geografía del estado”.

Tony Gali

Gracias a una cuestionada reforma electoral, Moreno Valle abandonó anticipadamente su cargo para ser reemplazado por el también panista José Antonio Gali Fayad (“Tony Gali”).

Nacido en 1959 y egresado de la Universidad de las Américas, fue secretario de Infraestructura en el gobierno estatal de Moreno Valle.

En 2013 fue elegido alcalde de Puebla, cargo que ocupó de 2014 a 2016.

El 5 de junio de 2016, se llevaron a cabo unas elecciones extraordinarias, que llevaron a Gali a ocupar la gubernatura durante 20 meses, de 2017 a 2018.

El panista contendió al frente de la Coalición Sigamos Adelante, formada por el partido Acción Nacional, el Partido del Trabajo, Nueva Alianza, Compromiso por Puebla y Pacto Social de Integración.

Obtuvo el 45.3 por ciento de los votos, equivalente a más de 800 mil, mientras que su contendiente priísta Blanca Alcalá Ruiz alcanzó el 33.4 por ciento de los votos. (Wikipedia.org)

Evidentemente, la llegada de Gali al poder se debió al apoyo de Moreno Valle y a la subordinación de Gali hacia los dictados e intereses de su antecesor.

Gali continuó muchos de los proyectos de Moreno Valle, que hoy son cuestionados por el nuevo gobierno morenista.

El 28 de julio de 2016, Moreno Valle anunció la construcción de la tercera línea de la Red Urbana de Transporte Articulado (RUTA), o Metrobús.

Se denunció, sin embargo, que ese proyecto, lejos de ser una obra de beneficio público, buscaba favorecer a empresas privadas, “dado el contubernio de intereses entre Rafael Moreno Valle, José Antonio Gali Fayad y la empresa (de transportes) ADO” (“Fuera Moreno Valle y ADO del Metrobús de Puebla: change.org)

El 31 de octubre de 2017, el entonces gobernador Gali Fayad puso en marcha esa obra con una inversión de 437 millones de pesos aportados por Banobras.

El proyecto RUTA, impulsado por Moreno Valle, fue polémico no sólo por la magnitud de los recursos que se invirtieron en él, sino por el encarcelamiento de transportistas que se opusieron a su puesta en marcha. (https://elincorrecto.mx/portada/ruta-ha-recibido-mas-de-mil-millones-de-pesos-en-subsidios/)

 El costo en conjunto de las tres líneas fue de 3 mil 787 millones 578 mil 29 pesos.

El 9 de octubre de 2020, el gobernador Barbosa acusó a personajes muy allegados a Moreno Valle Rosas como responsables de la estafa del proyecto RUTA:  Fernando Manzanilla Prieto, Bernardo Huerta Couttolenc (quien era secretario de Transporte), José Cabalán Macari (secretario de Administración), Roberto Moya Clemente (secretario de Finanzas) y Antonio Gali Fayad. (sinembargo.mx, 9 de octubre de 2020).

Dinastía blanquiazul: la gobernadora  

En un poco velado intento de perpetuarse en el poder, Moreno Valle promovió la candidatura y triunfo de su esposa como gobernadora de Puebla, en unas elecciones muy cuestionadas.

Fue una maniobra similar a la que en su época quiso hacer Fox con Martha Sahagún y, posteriormente, Felipe Calderón con Margarita Zavala.

El entonces precandidato presidencial Andrés Manuel López Obrador se manifestó contra la candidatura de Martha Érika Alonso.

Señalaba Obrador: el gobernador Miguel Angel Yunes quiere dejar a su hijo de gobernador y el exgobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, quiere dejar a su esposa de gobernadora “¿cuál es la diferencia entonces entre el PRI y el PAN? Ninguna, son iguales de inmorales y corruptos” (lopezobrador.org.mx)

Cabe recordar que Yunes, quien fuera gobernador de Veracruz, militó desde 1969 en el PRI y en 2008 ingresó al PAN.

El 9 de diciembre de 2018, la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), con mayoría de cuatro votos contra tres, validó el triunfo de Martha Érika Alonso, de la coalición por Puebla al Frente (PAN-MC), en las elecciones por la gubernatura de Puebla. (Animal Político.com).

De acuerdo con los datos oficiales, la panista obtuvo el 38.14 por ciento de los votos y el morenista el 34.10: un millón 153 mil y un millón treinta y un mil.

Lo anterior, a pesar de las protestas encabezadas por el candidato morenista, Miguel Barbosa Huerta, y de que el magistrado José Luis Vargas Valdés, de ese tribunal, había presentado un proyecto para invalidar la elección “por las irregularidades registradas durante la jornada electoral.

“Esta elección huele mal”, dijo Vargas Valdez al defender su proyecto, insistiendo en que hubo irregularidades, antes, durante y después de la elección. Al validar lo ocurrido en Puebla, mencionó, se sienta un precedente de que todo se vale cuando se acabó la jornada electoral.

El magistrado incluso señaló la posibilidad de que en el Tribunal se estuvieran haciendo “cálculos” para ganar votaciones, luego de cabildeos de diferentes actores para influir en la decisión sobre Puebla. La verdad, dijo, saldrá a la luz tarde o temprano.


Comparte 👍

Comenta 💬