Investigación periodística internacional

Exhibe Pandora Papers esquema offshore de Legionarios de Cristo

La congregación abrió tres fideicomisos en Nueva Zelanda en donde acumularía en casi una década 295 millones de dólares

Por Rolando Herrera / Agencia Reforma

Al mismo tiempo que El Vaticano iniciaba en 2010 una investigación contra los Legionarios de Cristo por las denuncias de abuso sexual de su fundador Marcial Maciel, la congregación abrió tres fideicomisos en Nueva Zelanda en donde acumularía en casi una década 295 millones de dólares, reveló la investigación periodística internacional  Pandora Papers.

El primer instrumento financiero, denominado The Retirement and Medical Charitable Trust (Fideicomiso Caritativo Médico y de Jubilación, RMCT), fue constituido el 6 de julio de 2010, tres días antes de que se hiciera público que el Cardenal Velasio de Paolis, entonces responsable de las finanzas vaticanas había sido instruido por el papa Benedicto XVI para sanear la Legión y poner orden en sus finanzas.

El fideicomiso RMCT, establece la nota publicada por El País, se nutría de otros dos instrumentos, constituidos en noviembre de 2011 también en Nueva Zelanda bajo los nombres de Salus Trust y AlfaOmega Trust, y al que están vinculados el sacerdote mexicano Luis Garza Medina, quien es de los legionarios más destacados, y dos de sus hermanos.

«En esa estructura inyectaron millones de dólares que, según explican, provenían de ‘una herencia familiar’. De acuerdo con las actas de creación, ambos contaban con 100 dólares de capital inicial y los fondos incorporados posteriormente consisten en ‘transferencias bancarias’ de dinero en efectivo y posiblemente acciones del grupo empresarial mexicano ALFA, fundado por la familia de Garza Medina»

Georgina Zerega
Firmante de la nota

Los Garza Medina, reveló en 2010 el periodista estadounidense Jason Berry, financiaron casi desde el inicio a la Legión, cuyo fundador y líder falleció en 2008 en Estados Unidos a los 87 años de edad.

Consorcio Internacional de Periodismo de Investigación

De acuerdo con los documentos a los que tuvo acceso el Consorcio Internacional de Periodismo de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés), la familia Garza Medina ha seguido siendo una de las principales financiadoras de la legión, y le ha auxiliado en la ingeniería financiera para rentabilizar los fondos.

Pese a que aseguran que el dinero inicial inyectado en estos fideicomisos era propio, los millonarios beneficios que generaban las inversiones iban a parar a RMCT, el fideicomiso de la congregación religiosa. Al tratarse de dos estructuras irrevocables, los activos son inaccesibles para todos, excepto para el beneficiario, en este caso, los Legionarios de Cristo.

«El protector de las entidades, una especie de vigilante que controla al administrador con el fin de proteger los activos, era el mexicano Alejandro Páez Aragón, cuñado de Garza Medina y miembro del Regnum Christi, el movimiento laico de la congregación. Su sucesor era Evaristo Sada Derby, uno de los históricos sacerdotes de la Legión. Sada ha asegurado que nunca tuvo ‘ningún rol activo’ en AlfaOmega y Salus, y que fue removido como parte de la estructura en 2014. Páez Aragón fue contactado por su participación en este esquema, pero no ha respondido»

Nota

Los recursos se movían a través de cuentas en cuatro bancos suizos hacia inversiones principalmente en América y Europa. Lo hacía por medio de dos compañías radicadas en Reino Unido: AOG Investments y LUS Investments, encargadas de llevar adelante las operaciones comerciales.

También lee: Scherer, Vázquez Raña, Hinojosa y Julia Abdala, entre los mexicanos que ocultaron riquezas ‘offshore’

Dónde y cuándo colocaban el dinero estaba determinado por las recomendaciones de la empresa española Proaltus Capital, que operaba como el agente inversor de los fideicomisos. Las apuestas financieras incluyen desde proyectos petroleros en el Caribe hasta propuestas de desarrollo de tecnología biomédica. Para 2019 habían invertido al menos 59,2 millones de dólares a través de las dos subsidiarias, según reportaron ante el registro comercial británico.

«Un millón de dólares, por ejemplo, fue invertido en franquicias de Kentucky Fried Chicken, la cadena estadunidense de pollo frito. Sin embargo, gran parte del dinero se utilizó para comprar propiedades residenciales en una decena de ciudades de Estados Unidos»

Nota

Recuerda suscribirte a nuestro boletín

📲 bit.ly/2T7KNTl
📰 elciudadano.com


Comparte ✌️

Comenta 💬