Bailarinas y tambores acompañaron al candidato

Festivo inicio de campaña de Rivera Santamaría

El aspirante a la alcaldía capitalina, de Fuerza por México, realizó una marcha que partió del Gallito, rumbo al barrio de Analco; paro en el Ayuntamiento y Palacio municipal

Lalo Rivera Santamaría, empresario que busca la presidencia municipal de Puebla, se proclama como un ciudadano más.

“No te tengo miedo Claudia Rivera Vivanco”, grita frente Palacio Municipal de la capital poblana, el candidato Lalo Rivera del partido rosa, Fuerza por México.

Rivera Santamaría y la gente que lo acompañó en la marcha de arranque de su campaña como presidente municipal, partieron del Gallito con rumbo hacia el barrio de Analco, “el origen de Puebla”, en palabras del candidato. De acuerdo a su esposa Alexandra Olvera, se eligieron ambos puntos por ser emblemáticos para la ciudad.

Lo acompañan 36 personas en la contienda electoral, de las cuales Lalo asegura que 17 provienen de las zonas más vulnerables de la ciudad.

Una señora se me acerca y me pregunta, “¿este candidato de qué partido es? Llevo diez años fuera de Puebla y ahora ya ni sé qué partidos existen. «A ese solo lo conocen en su casa”, me dice y se despide riéndose.

¿Y el Covid-19?

A una semana de que se dieran a conocer las nuevas medidas sanitarias, por parte de las autoridades gubernamentales; en las que se busca suspender eventos y actividades que generen aglomeraciones y puntos factibles de contagio, cesa la veda electoral y comienza la época de campañas.

A lo largo de la marcha Lalo Rivera Santamaría, su crew y la ciudadanía que se unió a él, se paró la caminata en dos ocasiones. La primera frente a oficinas de Ayuntamiento, en la que les acusó y señaló de corruptos. La segunda, junto al Zócalo y frente al Palacio municipal, en la que retó a Claudia Rivera Vivanco, a la cual asegura no le tiene miedo.

Gritó a favor de las mujeres con la misma intensidad con que abucheó a los corruptos en el arranque de una campaña a la que aún le falta cerca de un mes. Faltará ver si es capaz de alcanzar a sus rivales que compiten por partidos con mayor arraigo.

Foto: Humberto Aguirre

Compártelo

Comentarios