Dinosaurio herbívoro de hace 73 millones de años

Identifican una nueva especie de dinosaurio: Tlatolophus galorum

El hallazgo deriva del descubrimiento en 2013 de una cola articulada de hadrosaurio en General Cepeda, Coahuila

Hace 72 o 73 millones de años, un colosal dinosaurio herbívoro murió en lo que debió ser un cuerpo de agua copioso en sedimentos.

El cuerpo quedó rápidamente cubierto por la tierra y pudo preservarse a lo largo de las eras.

Hasta que paleontólogos de INAH y UNAM pudieron determinar que los restos pertenecen a una nueva especie: Tlatolophus galorum.

INAH anunció en 2013 la recuperación exitosa de la cola articulada de un dinosaurio en General Cepeda, Coahuila.

La prioridad inicial fue rescatar la osamenta, dado que algunas vértebras sobresalían de la superficie y estaban expuestas a la erosión.

“Una vez que recuperamos la cola seguimos excavando. La sorpresa fue que comenzamos a encontrar huesos como el fémur y la escápula”

Ángel Ramírez
Instituto de Geología UNAM

Fue hasta la posterior recolección, limpieza y análisis de otros 34 fragmentos óseos que las piezas embonaron.

Los paleontólogos tenían la cresta del dinosaurio, con 1.32 metros de largo, lo mismo que otras partes del cráneo.

Mandíbulas inferiores y superiores, paladar e, incluso, el segmento que se conoce como neurocráneo, donde se alojaba el cerebro.

“Después de todos estos hallazgos, nos convencimos de que estábamos ante un nuevo género y especie de dinosaurio crestado”

Felisa Aguilar
Centro INAH Coahuila

La publicación en Cretaceous Research incluye ilustraciones de Luis V. Rey y Marco Pineda, paleoartistas que recrearon al dinosaurio.

Tlatolophus, la ‘cresta palabra’

El género Tlatolophus deriva de la voz nahua tlahtolli (palabra) y del griego lophus (cresta), por lo que su traducción es: cresta palabra.

Cabe destacar que la cola articulada del Tlatolophus galorum se exhibe en la cabecera municipal de General Cepeda, Coahuila.

Se habilitó un espacio en el que los habitantes del municipio y visitantes pueden conocer los vestigios de este antiguo habitante de la Tierra.

“Es un caso excepcional en la paleontología, tuvieron que ocurrir sucesos altamente favorables desde hace millones de años para que se conservara”

Felisa Aguilar
Centro INAH Coahuila

El proyecto también ejemplifica la importancia de los reportes de la ciudadanía cuando cree haber encontrado un fósil.

Se debe avisar al INAH y evitar extraerlo, ya que un mal manejo puede significar la pérdida irreparable”, puntualizaron investigadores.

Compártelo

Comentarios