Cuestionan el alcance de las estrictas medidas del régimen

Perro corgi es sacrificado brutalmente para controlar al Covid-19 en China

En redes sociales se observa a las autoridades sanitarias acorralar al animal doméstico, dispuestos a golpearlo con una barra de hierro y echarlo a una bolsa de plástico amarilla

Un perro corgi recibió una golpiza mortal por parte de trabajadores sanitarios chinos en un edificio al sureste de China. El hecho se hizo viral en redes sociales y ya provocó la indignación de los cibernautas. Algunos dueños de mascotas y activistas por los derechos de los animales cuestionan el alcance de las estrictas medidas de control de la pandemia en este país asiático.

Al perro corgi lo sacrificaron como parte de una medida de las autoridades chinas para desinfectar las casas de los ciudadanos que hacen cuarentena en hoteles habilitados. Sin embargo, en algunos casos, los protocolos se llevan al extremo y la información apunta a que están matando mascotas. El último de estos casos, que indignó ya al país, ocurrió el viernes 12 de noviembre en la ciudad de Shangrao, provincia suroriental de Jiangxi.

En este sitio, a la señora Fu, dueña del perro corgi, se le prometió que no le harían nada a su compañero durante la cuarentena. Sin embargo, en un símbolo de severidad del régimen chino, se viralizaron las imágenes de la muerte del animal. En redes sociales se observa a las autoridades sanitarias acorralar al animal doméstico, dispuestos a golpearlo  con una barra de hierro y echarlo a una bolsa de plástico amarilla.

Perro corgi
Foto: Agencias

Uno de los trabajadores golpeó a la mascota en la cara con la varilla, mientras el animal intentaba escapar hacia otra habitación. La dueña presenció la golpiza a través de una aplicación en su teléfono conectada a la cámara de seguridad en su hogar. Usó un altavoz para rogar a los trabajadores que dejen a su perro tranquilo, pero la ignoraron.

La señora Fu escuchó al perro corgi llorar fuera de la cámara y después vio a los trabajadores llevándoselo en una bolsa, después de que cesaron los gemidos. Minutos después pudo ver sangre en el suelo. Las redes sociales chinas estallaron en comentarios de indignación por la brutalidad de los hechos. Algunos, incluso, cuestionaron las medidas estrictas del gobierno chino para frenar los contagios de Covid-19 en el país.

Recuerda suscribirte a nuestro boletín

📲 bit.ly/2T7KNTl
📰 elciudadano.com


Comparte ✌️

Comenta 💬