Apasionada por la danza, nunca dejó de bailar...

Rosaura Revueltas: ¡La danza, su pasión! ¡La Sal de la tierra, su consagración!

Con la película La sal de la tierra la actriz es deportada de Estados Unidos, pero es aclamada en Rusia, y la comienzan a llamar para trabajar en Europa

Por Flor Coca Santillana

No es común que en una familia haya tanto talento, pero en la que formaron José Revueltas Gutiérrez y Romana Sánchez Arias, sí. Pero no es casual que en esa familia hubiese escritores, pintores, compositores y una bailarina y actriz. Sus padres se esmeraron por acercar a sus hijos a la literatura y la música. Silvestre, Fermín, Consuelo, Emilia, Rosaura, Cuca, Luz, José, María y Agustín; eran los hermanos que vivieron parte de su niñez en Durango, en el poblado de Santiago Papasquiaro.

Ella nace cuando comienza la revolución mexicana, el 6 de agosto de 1910. Desde pequeña, Rosaura Revueltas, como sus hermanos, se interesó por el arte especialmente por la danza, que era su pasión, y nunca dejó de bailar. Cuando Rosaura tenía 11 años la familia deja la provincia y se establece en la ciudad de México. Ella estudió en unos de los mejores colegios de la capital, el Humboldt. Después, ballet e interpretación.

Su nieta, Eva Bondestedt, ha recuperado la memoria de su abuela en videos y escritos, que nos hablan de la vida de la inolvidable actriz.  En él, Rosaura narra: “acá, (la ciudad de México), estudié en el Colegio alemán y me casé muy joven con un alemán” y dice Eva: Mi abuelo desembarcó en Veracruz y se descompuso el barco y vino a pasar una semana en la ciudad de México y se quedó”. Ella tenía solo 16 años cuando conoce al que será su futuro esposo.

Rosaura se casa, nace su hijo Arturo y en 1945, comienza su carrera en la danza y después en la actuación. Debuta en Bellas Artes y ese año, también, funda su compañía de danza folklórica.  Al año siguiente comienza a actuar en Pancho Villa vuelve. Después, en las Islas Marías junto a Pedro Infante en 1950.  La consagración de Rosaura Revueltas llega 4 años después.

Son los tiempos de la llamada “Guerra fría”, entre Estados Unidos y Rusia, en el que se enfrentaban dos concepciones económicas y sociales distintas.  Son los años 50 y debido a esta situación, surge una postura liderada por el Senador Joseph Mc Carthy, furibundo anticomunista, que declara la guerra a todos los estadounidenses que tengan ideas comunistas, de libertad, o simplemente que no sean conservadores. Muchos de los cineastas de esa época fueron llamados para confesar al Comité de Actividades Antiamericanas del senador McCarthy y delatar a sus compañeros que simpatizaban con esas ideas. Quienes se negaron fueron a parar a la llamada “lista negra”, que los vetaba para trabajar en su país.

Surge de ahí la postura rebelde de un grupo de cineastas para hacer la película La sal de la tierra.

Los rebeldes son: Herbert J. Biberman, director. Michael Wilson, guionista. Fotografía: Stanley Meredith y Leonard Stark; Paul Jarrico, el productor. Y Sol Kaplan, la música.

Se buscaba para la película a una actriz que fuera mexicana, hablara inglés y español.  No sería fácil encontrar a quien representara el papel, sobre todo sabiendo la situación de los cineastas que harían la película.

Ella dijo: sí, después de leer el guion que le presentó Biberman, quien le advirtió que, posiblemente fuera vetada por participar en ella, sin embargo, Rosaura Revueltas estaba convencida de que trabajar en ella la haría vivir una parte de lo que vivieron sus abuelos Edelmira y su esposo, un minero. Además, colaboró con el director Biberman para enseñar a las esposas de los mineros a actuar. Son ellas, sus esposos y sus hijos, quienes hacen la película.

“Biberman, después de haberle dado el script de una película que había sido tachada de controversial, ella acepta por todo lo que implicaba esa película y como la conectaba con sus raíces y hace La Sal de la Tierra”.  Comenta Ivette Sandoval, investigadora. Y Cuando le dicen que piense en las consecuencias, Rosaura afirma: “Es mejor hacer una película que trascienda que una docena de otras que no lo sean”.

Y es que La Sal de la Tierra, narra un hecho real, la huelga de la mina de zinc en Nuevo México, que llevan a cabo trabajadores mexicanos para exigir las mismas condiciones de trabajo que los obreros anglosajones. Hay un hecho muy importante, también la película muestra la participación decidida de las mujeres en la huelga y la exigencia de su derecho a ser tratadas con igualdad en sus hogares, porque ellas también son discriminadas en el hogar por sus maridos.

Rosaura Revueltas encarna al personaje de Esperanza Quintero, madre de dos hijos y embarazada de un tercero en el momento de la huelga. Juan Chacón es Ramón, uno de los líderes de la huelga y su esposo. Rosaura consigue su consagración con su extraordinaria actuación en esta película. Volver a ver La Sal de la Tierra y escuchar, No nos moverán y los cantos de la resistencia, me emociona profundamente. Y la solidaridad de todos los obreros pobres, que llegan de distintos poblados a apoyar la huelga.

En el rostro de Rosaura uno puede encontrar todo. El rostro de la bondad, el rostro de la indignación, el rostro de la ira, el rostro del amor y tantos que muestra en esta película que sin duda es su mejor actuación. El tema, como en la película, causa la furia de los conservadores del Partido Republicano que en ese momento son mayoría en el Congreso de Estados Unidos y deciden deportar a la actriz a México. Arturo Bondenstedt, su hijo, recuerda la filmación y apunta: “Como la última maniobra para poder detener la filmación de la sal en Estados Unidos, vamos a decir en este caso Hollywood, detuvo a Rosaura y la deportó”.

Ella, no da marcha atrás y la película es terminada clandestinamente en México, ya que las autoridades mexicanas no querían provocar el disgusto de las estadounidenses.

La película es prohibida en Estados Unidos, y solo 12 teatros la presentan. Pero pasan 10 años y no vuelve a saberse de la filmación en ese país. En México, muy pocos días, se proyecta en el Teatro Iris y desaparece. El rostro de Rosaura Revueltas aparece en todo el mundo que es enterado de todo lo que sucede alrededor de la Sal de la Tierra. Todos los problemas que afronta la actriz no borran su bella sonrisa. Al regresar a México es vetada también para participar como actriz, pero en su vida ocurre un cambio. Llega a Rusia, dónde es aclamada la película y comienza a ser llamada para trabajar en Europa. Poco tiempo después, actúa en la obra de Bertold Brecht El circulo de tiza caucasiano en Berlín y  pasa 2 años en Cuba haciendo teatro.

La mujer que amaba los vestidos blancos pasa sus últimos años en Cuernavaca, enseñando danza y yoga.

Rosaura, la mariposa de las grandes alas, las abre el 30 de abril de 1996 para volar bailando hacia el infinito.

Otoño de 2021

Recuerda suscribirte a nuestro boletín

📲 bit.ly/2T7KNTl
📰 elciudadano.com


Comparte 👍

Comenta 💬