Hechas de materiales reciclables

Usarán camas antisexo para evitar contagios de COVID-19 durante los Juegos Olímpicos

El comité organizador de Tokio 2020 mandó a construir camas que no soportan más de 200 kilos ni movimientos bruscos

Camas antisexo para evitar contagios de Covid-19 en Tokio 2020

Las camas donde descansarán los atletas que participarán en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 están fabricadas con productos reciclados, aguantan un peso máximo de 200 kilos, no resisten movimientos bruscos ni son aptas para sostener relaciones sexuales; de esta manera, se pretende reducir posibles contagios de Covid-19.

Las 18 mil camas están hechas de cartón y se instalaron en 21 torres de departamentos en la Villa Olímpica, ubicada en el distrito de Harumi, donde pernoctarán los atletas de los Juegos Olímpicos que se celebrarán del 23 de julio al 8 de agosto, informó Uniradio.

TE RECOMENDAMOS: Ya es oficial, Juegos Olímpicos Tokio 2020 serán a puerta cerrada

De acuerdo con Univisión, los organizadores decidieron que la cama sea individual y si saltan en ella, se romperá.

El gerente general de Villa Olímpica, Takashi Kitajima, aseguró que son resistentes, incluso más que la madera, pero fueron diseñadas para una sola persona que pese no más de 400 libras.

El objetivo, según el gerente general es demostrar que Japón es un país comprometido con un futuro sostenible.

Al terminar los Juegos Olímpicos, las camas individuales serán recicladas en productos de papel. Los componentes del colchón en productos de plástico y otros materiales podrán rehacerse también después de los Juegos Paralímpicos.

Hemos realizado pruebas, como lanzar peso en las camas mientras está una persona recostada. Deberán ser lo suficientemente sólidas para soportar la carga”, sostuvo el portavoz de la empresa encargada de realizarlas.

Por otro lado, se especificó que el uso de la energía en la Villa Olímpica será sustentable, pues el 100 por ciento de la electricidad renovable, pero sólo entre 30 y 35 por ciento provendrá directamente de energías verdes, como la luz solar y los biocombustibles.

Los organizadores aseguraron que siguen trabajando para que el 99 por ciento de los bienes adquiridos para los juegos sean reutilizados o reciclados y quizá los alquilen o vendan cuanto termine la justa olímpica.

Las Villas Olímpicas suelen ser un lugar para socializar entre los atletas. En los Juegos de Invierno de Pyeongchang, el uso de la aplicación Tinder se incrementó en un 350 por ciento; y en los de Río de Janeiro, en 2016, los organizadores distribuyeron 450 mil preservativos.

Sobre la distribución de métodos anticonceptivos, estos juegos no serán la excepción; sin embargo, se les pedirá a los atletas no usarlos hasta después de la competencia para seguir con la tradición de concientización.

Desde 1988 se reparten condones en los Juegos Olímpicos por iniciativa del Comité Olímpico Nacional, informó el responsable del Comité Organizador.

Además, para estos en específico deben cumplir con un manual de medidas anticontagios, el cual incluye protocolos de distanciamiento social y un listado de comportamientos prohibidos como los abrazos, estrecharse las manos o cualquier otra forma de contacto físico, que no griten, solo aplaudan para celebrar y no se permitirá el consumo de alcohol.

Y aunque no especifica las relaciones sexuales, sí está actuando para que se eviten.

Nuestra intención y objetivo no es que los atletas usen los condones en la Villa Olímpica, sino generar conciencia al llevarlos de regreso a sus propios países”, indicó el COI en un comunicado.

El Ciudadano / Agencia APRO


Comparte 👍

Comenta 💬