Sin mujeres en la revolución, no hubiese terminado la dictadura

Y se fueron a la bola: soldaderas, heroínas y periodistas

Funda el periódico Vesper que tenía como finalidad la defensa de las instituciones democráticas, y Justicia y Libertad

Por Flor Coca

Publicado en

Artes / México / Puebla

0 0


Juana Belen

Es inevitable, cuando pensamos en la revolución mexicana que comenzó en 1910, destacar la figura de las soldaderas, mujeres que seguían a la revolución, en muchos de los casos apoyando a sus hombres y en otros muchos también, como parte del destacamento que apoyaba la lucha revolucionaria. Miles de ellas, quedaron en el anonimato y otras destacan en la historia de México.

¡Éntrele y la que tenga miedo que se quede a cocer frijoles! 

Adela Velarde Pérez
(La Adelita)

Es muy importante señalar que, en el campo de batalla, en el abastecimiento de la tropa, en el cuidado de los hijos, se dio la participación de las mujeres en la revolución. Y también, muchas de ellas convirtieron sus periódicos y sus revistas en la lucha intelectual en contra de la dictadura de Porfirio Díaz. Esto quiere decir que sin la participación de las mujeres en la revolución no hubiese terminado la dictadura.

Los periódicos, llamamientos, proclamas, fueron los que alertaban a la población.  Y es ahí en dónde aparece nuestra heroína periodista.  En 1875, el 27 de enero, nació en San Juan del Río, Durango; Juana Belén Gutiérrez. Una mujer que sabía que la revolución era la única salvación para su país. Y no se amilanó ante Porfirio Díaz y sus seguidores. Su palabra honesta y enérgica, era suya y nunca la escondió.  Ella nació en una familia muy pobre y en un pueblo, también pobre. Cuando se casó, enseñó a leer a su esposo, cuando eran muy jóvenes y sabía que, solo luchando, lograrían terminar con la dictadura.  Cuando ya tenía 22 años, fue su primer encarcelamiento por defender a los mineros de La Esmeralda, en el estado de Chihuahua.  Y no dejó que el poder la alejara de su lucha. Cuando salió de la cárcel, siguió en la lucha. En los comienzos del año 1901, funda el periódico Vesper que tenía como finalidad la defensa de las instituciones democráticas, y Justicia y Libertad, fueron su lema.   A través de este medio, que se llamó Vesper, recordando a su hijo Santiago, que murió siendo niño. En ese periódico, se dirigía a los mexicanos, incluyendo al propio presidente de la república, a quien no temía.  La corrupción y la injusticia en contra de las mujeres y de cualquier ser humano, hay que atacarlas de frente. En el número de mayo de 1903, dado a conocer por Ángeles Mendieta, Juana Belén y Elisa Acuña, quien también era revolucionaria y escritora y, claro, también sufrió la prisión.

Leer más: Dos bautizos, dos nombres y una vida de libertad

En esta proclama, las dos valientes mujeres se dirigen al General Porfirio Díaz, acusándolo de su ambición, de sus acuerdos con los norteamericanos y de los gravísimos atropellos que sufren los mexicanos, después de tantos años de su gobierno. Hablando de la farsa electoral y de la violación de las garantías constitucionales, se lee: “Ante 16 millones de habitantes, la dictadura ha atropellado garantías, violado derechos y ultrajado ciudadanos. Con ensañamiento salvaje ha despedazado la prensa independiente, única manifestación que quedaba de libertad, ha llenado las bartolinas de ciudadanos, ha arrancado talleres, ha entrado a saco en la propiedad y no ha respetado ni lo inviolable del hogar, solo porque ese hogar pertenecía a personas que censuran tan abominable conducta”.  Y menciona a quienes en las bartolinas sufren, sin rendirse de golpes, maltrato cotidiano, pisoteando la dignidad de los revolucionarios. Ellos son: Ricardo y Enrique Flores Magón, Alfonso Cravioto, Santiago de la Vega y otros

Juana Belén, no solo editó el periódico Vesper, también participó activamente en el Diario del hogar y el hijo del Ahuizote.  Participó en el Frente Único Pro Derechos de la mujer. 

“Es tiempo de que las mujeres mexicanas reconozcan que sus derechos y obligaciones van más allá del hogar”. 

Dolores Jiménez y Muro
Periodista y revolucionaria

“¡Pobre México, pobre patria mía! ¡Serás la primera nación donde se encarcelan mujeres por el delito de escribir en defensa del pueblo!  Así se expresaba Juana Belén.

Ya en la lucha armada, Juana Belén además de seguir escribiendo en diferentes periódicos, y se fue a la bola. Con el ejército de Emiliano Zapata y gracias a su colaboración, alcanzó el grado de coronela y, nunca permitió los abusos dentro de la tropa. Se cuenta el caso de una mujer que fue violada en el regimiento y Juana Belén fue tajante y sentenció: “Bajo mi mando, ninguna mujer será abusada. Si hay infractores, los pasaré por el fusil”. Y efectivamente, ese soldado fue fusilado por el abuso en contra de una mujer. 

Las mujeres necesitan el derecho al voto por las mismas razones que los hombres.

Hermila Galindo
Escritora y revolucionaria 

Juana Belén formó parte del grupo Amigas del pueblo, que en el año 1911 pidió al presidente León de la Barra el derecho de voto para las mujeres. No cabe duda de que, mujeres como Juana Belén tenían un carácter definido, en el que las convicciones estaban por encima de su integridad. Cárcel, amenazas, maltrato, exilio, que no lograron ni por asomo, que ella renunciara a sus ideales de una patria mejor.  Cuando terminó la lucha armada, Juana continúa su labor, ahora como maestra en los tiempos de José Vasconcelos y en esa cruzada, recorre Jalisco y Zacatecas alfabetizando a hombres y mujeres. Corría el año 1922. Poco después fue nombrada inspectora de escuelas rurales.

Su visión a favor de los indígenas quedó plasmada en ¡Por la tierra y por la raza! (1924). Luego fue nombrada directora del Hospital Civil zacatecano. Ya de regreso en Ciudad de México, en 1932 publicó la última época de Vésper.

Su pensión de cinco pesos, otorgada por el Estado mexicano por sus servicios a la Revolución, no le alcanzaría para tener una vida sin preocupaciones. Enferma Juana Belén muere a los 67 años y es doloroso que, para enterrarla su hija tuvo que vender su legendaria máquina de escribir, en la que tantas historias, proclamas, llamamientos se escribieron. Mujeres como Juana Belén quedarán para siempre en el recuerdo como una mexicana que amó y luchó por el país sin nunca rendirse.  ¡Viva Juana Belén!

Otoño 2021

Recuerda suscribirte a nuestro boletín

📲 bit.ly/2T7KNTl
📰 elciudadano.com


Comparte ✌️

Comenta 💬