Escasez de energía

Alemania nacionaliza su mayor importador de gas para evitar una crisis

“El papel del gas en Europa ha cambiado fundamentalmente desde que Rusia atacó a Ucrania, al igual que las perspectivas de una cartera de gas pesado. Como resultado, el caso de negocios para un grupo integrado ya no es viable”

Alemania acordó nacionalizar a su mayor importador de gas, Uniper, para evitar una crisis mientras lucha contra la escasez de energía como resultado de la guerra de Rusia en Ucrania.

El acuerdo se basa en un paquete de rescate acordado en julio, cuando Berlín adquirió una participación del 30% en la empresa, e incluye una inyección de capital de 8.000 millones de euros (alrededor de 7.000 millones de libras esterlinas) de dinero del gobierno.

Uniper había sido controlado por la empresa energética estatal finlandesa Fortum, que acogió con satisfacción el anuncio. Dijo que Berlín compraría sus acciones por 500 millones de euros, lo que le daría al estado una participación del 98,5% en la compañía de gas.

El director ejecutivo de Fortum, Markus Rauramo, dijo: “Bajo las circunstancias actuales en los mercados energéticos europeos y reconociendo la gravedad de la situación de Uniper, la desinversión de Uniper es el paso correcto, no solo para Uniper sino también para Fortum.

El papel del gas en Europa ha cambiado fundamentalmente desde que Rusia atacó a Ucrania, al igual que las perspectivas de una cartera de gas pesado. Como resultado, el caso de negocios para un grupo integrado ya no es viable”.

Dijo que las pérdidas de Uniper causadas por la limitación de los suministros de gas natural de Rusia a los países europeos que apoyan a Ucrania habían alcanzado casi 8.500 millones de euros. Las entregas faltantes de Rusia han tenido que ser reemplazadas con costosos suministros del mercado abierto, donde los precios del gas han aumentado considerablemente.

Uniper, que también es propietaria de la central eléctrica de Ratcliffe-on-Soar en Nottinghamshire, registró una pérdida total de 12.000 millones de libras esterlinas en agosto y el precio de sus acciones se desplomó un 90 % el año pasado.

Europa depende del gas para calentar los hogares y generar electricidad para alimentar las fábricas, lo que genera temores de cierre de empresas, racionamiento y recesión a medida que el clima se vuelve frío.

Los países de todo el continente se han esforzado por contrarrestar el alza de los precios del gas y la electricidad, para ayudar a los hogares y las empresas, y para asegurar sus suministros de energía para el invierno, incluso llenando sus depósitos de gas natural.

La semana pasada, Alemania también tomó el control de tres refinerías de petróleo de propiedad rusa antes de que entre en vigor un embargo sobre el petróleo ruso el próximo año.

Fuente: The Guardian


Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Comenta 💬