Ludópatas sacan partido de cada partido

Baten récords de apuestas mundialistas en China

Las pequeñas casas de apuestas deportivas han sido habilitadas y están desparramadas en las ciudades chinas, bajo la mirada de la Administración de Deportes
Publicado en

China / Mundial Rusia 2018 / Mundo

0 0


Llegaron los Cuartos de Final en el Mundial Rusia 2018 y las probabilidades de ganar dinero en las apuestas aumentan y representan una verdadera tentación para fanáticos y ludópatas. Un caso que está dando de qué hablar proviene de China, donde el fenómeno de las apuestas deportivas sigue rompiendo récords.

Quedan cuatro partidos para este fin de semana, con claros favoritos de avanzar en el torneo y una potencial mina de oro para quienes apuestan, una actividad que ya supera los registros de la Copa del Mundo de Brasil 2014, unos 19.500 millones de yuanes (2.505 millones de euros) apostados.

Datos oficiales indican que la cifra total durante las tres primeras fases del Mundial alcanzó los 28.600 millones de yuanes (3.700 millones de euros), seis veces más que de costumbre.

Claro, la actividad no tiene el visto bueno del Gobierno, ya que los juegos por dinero y los casinos están virtualmente prohibidos. Sin embargo, las pequeñas casas de apuestas deportivas han sido habilitadas y están desparramadas en varias ciudades bajo la mirada de la Administración China de Deportes, que se ocupa de gerenciar este negocio y destina una parte de las ganancias al mantenimiento de estadios e infraestructuras deportivas y la formación de futuros deportistas de alto nivel.

El Gobierno, por ejemplo, vigila la evolución del mercado y ha prohibido decenas de aplicaciones para teléfonos inteligentes sobre apuestas.

Oportunidades económicas

Si bien existen algunas restricciones, el mundo de las apuestas es un monstruo duro de matar y quienes quieren vivir de ello se las ingenian.

El comerciante Xia Lugen (59 años) transformó su concesionario de automóviles en Shanghai en una tienda de lotería hace seis años. Explica que el Mundial «permite sacar de adentro una pasión a la gente que antes no estaba muy interesada en el fútbol».

Un poco más allá, en Tailandia, en el sureste Asiático, 250 corredores de apuestas y 6.500 personas fueron detenidas por el juego ilegal y terminaron tras las rejas por participar de esta modalidad delictiva.

Hasta el momento las autoridades han incautado 28 millones de bats (unos 845.000 dólares), precisa Olé. La pena por incurrir en estos delitos en ese país es un año de prisión.