¿Cuál es el diagnóstico de Trump?

Conoce los trastornos mentales de los presidentes de Estados Unidos

Un análisis psiquiátrico de los primeros 37 presidentes norteamericanos, reveló que el 49% de ellos sufrió de una enfermedad mental en algún momento de su vida.

 

La psiquiatría presidencial ha estado de moda desde que Donald Trump entró en la Casa Blanca.

Sin embargo, Trump no es el primer presidente de los Estados Unidos (EE.UU.)  en ser calificado como mentalmente inestable por sus constantes conductas inapropiadas. Varios de sus predecesores fueron diagnosticados con trastornos como ansiedad social, trastorno bipolar e incluso psicopatía.

Imagen relacionada

Instintos suicidas

En 1776  en plena guerra de independencia, George Washington intentó suicidarse, ante el ataque de las tropas británicas.

Según el biógrafo Ron Chernow, cuando los milicianos huyeron presa del pánico en Kip’s Bay, Manhattan, el comandante de 44 años de edad entró en un estado catatónico.

Washington se quedó sentado sobre su caballo mirando al espacio mientras docenas de soldados británicos lo atacaban en un campo de maíz. Unos oficiales tomaron alas riendas de su montura y  lograron llevarlo a un lugar seguro para salvarle la vida.

Uno de sus generales, Natanael Greene, dijo más tarde que Washington estaba «tan molesto por la conducta infame de sus tropas que buscó la muerte en lugar de la vida».

John Adams, el segundo presidente del país, fue descrito por su enemigo político, Thomas Jefferson, como «absolutamente loco por momentos».

El Philadelphia Aurora, periódico del partido de Jefferson, dijo que Adams era «un hombre despojado de sus sentidos«.

Theodore Roosevelt también fue señalado de ser mentalmente inestable.

«Su mente está hecha pedazos, su neurosis puede terminar en un colapso nervioso, o una obsesión aguda», señaló el historiador estadounidense Henry Adams, cuando Roosevelt hacía campaña electoral en 1912.

Por su parte, Woodrow Wilson sufrió su derrame cerebral en 1919  debido a su colérico comportamiento durante una pelea para que se aprobara el Tratado de Versalles.

Este hecho lo dejó incapacitado y afectado por depresión y paranoia hasta el final de su presidencia, en 1921.

Abraham Lincoln (lizq), Lyndon B. Jonhson (medio) y George Washington

Análisis psquiátrico de los presidentes 

En 2016 un análisis psiquiátrico de los primeros 37 presidentes norteamericanos, reveló que el 49% de ellos sufrió de una enfermedad mental en algún momento de su vida y el 27% de ellos se vieron afectados mientras estaban en el cargo.

Uno de cada cuatro mandatarios cumplía con los criterios de diagnóstico de la depresión, incluidos Woodrow Wilson y James Madison, señaló el equipo del Centro Médico de la Universidad de Duke en Carolina del Norte, reseña BBC Mundo.

También concluyeron que Teddy Roosevelt y John Adams tenían trastorno bipolar, mientras que Thomas Jefferson y Ulysses Grant sufrían el trastorno de ansiedad social.

La invenstigación planteó que varios presidentes sufrieron de depresión clínica.

Según el profesor Davidson, un trastorno depresivo dejó a Franklin Pierce incapaces como líderes después de que murieran sus hijos.

Pierce sufrió una horrible tragedia justo antes de su toma de posesión en 1853. El decimocuarto presidente, su esposa Jane y su hijo Benjamín estaban en un tren que se descarriló cerca de Andover, Massachusetts.

El carruaje cayó por un terraplén y Benjamín, de 11 años, murió al instante. Era el único hijo del matrimonio, que ya habían perdido otros dos niños.

El profesor Davidson indicó que este hecho llevó a Pierce a renunciar a cualquier papel ejecutivo real mientras la nación se dirigía hacia la guerra civil.

Imagen relacionada

Abraham Lincoln fue propenso a la melancolía a lo largo de su vida, según el biógrafo David Herbert Donald.

En 1841 rompió su compromiso con Mary Todd (aunque finalmente se casaron) y se hundió en una profunda depresión.

Un amigo lo puso bajo vigilancia y sacó las navajas y hojillas de afeitar de su habitación, temiendo que atentara contra su vida.

Durante la Guerra Civil estadounidense tuvo problemas para lidiar con la muerte de su hijo de 11 años, Willie, probablemente de fiebre tifoidea.

En 1862 durante la Segunda Batalla de Bull Run, Lincoln le dijo a su gabinete que se sentía casi listo para ahorcarse, según la biografía de Donald.

Rasgos pisopáticos

Un estudio realizado en 2012 por psicólogos de la Universidad de Emory en Georgia señaló que varios presidentes exhibían rasgos psicopáticos como: carisma superficial, egocentrismo, deshonestidad, insensibilidad, control de impulsos deficiente e intrepidez.

Los dos considerados los más psicopáticos eran Lyndon Baines Johnson (LBJ) y Andrew Jackson, el ejemplo a seguir de Trump.

Jackson es recordado por su crueldad, ya que disfrutaba de humillar a los subalternos  y les pedía tomar un dictado mientras orinaba en un lavabo o defecaba en un inodoro.

Imagen relacionada

Richard Nixon tomaba medicamentos para la ansiedad y la depresión, junto con pastillas para dormir que ingería con alcohol.

Su psicoterapeuta,  Arnold Hutschnecker, fue el único profesional de salud mental en tratar a un presidente en la Casa Blanca y reconoció quu Nixon tenía «buena parte de los síntomas neuróticos«.

Imagen relacionada

Diagnóstico de Trump 

Para Nassir Ghaemi, autor de «Una locura de primer orden: descubriendo los vínculos entre el liderazgo y las enfermedades mentales» el presidente estadounidense, Donald Trump, tiene «síntomas obsesivos clásicos».

«No duerme mucho. Tiene un nivel de energía física muy alto. Es muy impulsivo con el gasto, sexualmente impulsivo, no puede concentrarse«, afirmó, citado por BBC Mundo.

Te interesa leer: 

EEUU pide que todos los países bloqueen la ruta a Venezuela para los aviones rusos

Trump veta resolución del Congreso para mantener viva la guerra contra Yemen

 

4,207,661FansMe gusta
130,131SeguidoresSeguir
289,387SeguidoresSeguir
16,412SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

- Advertisment -

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -