COVID-19: Millones de personas en Estados Unidos temen asistir al médico, aún con una pandemia en curso

Más de 27 millones de personas en el país no tienen seguro médico, un número que ha estado creciendo enormemente durante la presidencia de Donald Trump

102
Foto/El Nacional

La BBC difundió un reportaje en el que demuestra la razón por la cual millones de personas en Estados Unidos (EE.UU.) evitan asistir al sistema de salud, aún con una pandemia que atenta contra sus vidas.

Por un lado, se encuentra el miedo de ser deportados y por el otro, el alto costo de la atención médica en la nación norteamerica.

El medio entrevista a Sebastián, quien ha vivido en EE.UU. desde que tenía tres años, cuando fue traído desde México por sus padres. Afirma que en toda su vida, nunca ha ido al médico, recuerda que de niño cuando presentaba algún padecimiento su madre lo trataba en casa.

Sebastián es uno de los aproximadamente 11 millones de «indocumentados» que viven en EE.UU..

La Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud Asequible promulgada por el presidente Barack Obama deja muy claro que los inmigrantes indocumentados están excluidos.

A medida que el nuevo coronavirus se propaga por la nación norteamerica, es probable que millones de estadounidenses no busquen ayuda, pero no solo por el miedo a migración, sino al alto costo que después deberán cancelar al sistema de salud.

Más de 27 millones de personas en el país no tienen seguro médico, un número que ha estado creciendo enormemente durante la presidencia de Donald Trump.

Otros cuentan con un «seguro insuficiente«, denominado: básico, que a menudo solo cubre una fracción del costo de cualquier revisión o tratamiento.

El medio también entrevista a Lisa Rubio, de 28 años de edad quien cuenta con un seguro básico a través de su empleador, la joven manifiesta que durante la temporada de gripe se enferman mucho, pero llevar a uno de sus hijos al  pediatra solo para un chequeo cuesta US$100.

Relacionado:  Denuncian a industria del coco de Tailandia por esclavización de chimpancés

Rubio, contó a la BBC su experiencia y es que, aún siendo administradora de un hospital en Tucson, Arizona, en el año 2019 se enfermó y su seguro fue insuficiente.

«Me enfermé. Sentí dolor en el pecho. Pero ir a ver a un médico, a pesar de estar asegurada, no podía costearlo, así que traté de ignorar el dolor», relata.

Dos semanas después, a mitad de la noche, el pulmón de Lisa colapsó por completo, «Tuvieron que ponerme en cuidados intensivos, pero dijeron que si lo hubieran detectado antes, hubiera estado bien», dice.

Por su parte, el doctor Shah director de una clínica de salud móvil que funciona en Tucson, con donaciones de caridad,  trata a unos 50 pacientes por semana que normalmente no pueden acceder a ningún tipo de atención médica.

Sin embargo, el doctor reconoce que su labor es una aguja en un pajar.

Shah, resalta ante la COVID-19 y muchos otros virus, que estas personas sin acceso a la atención médica se enfermarán, propagarán la enfermedad con mayor frecuencia porque no reciben atención o aislamiento, o diagnóstico y tratamiento, «Vamos a pagar el precio de salud pública por algo que nuestra sociedad está aceptando que pase», añadió el galeno.

Continúa leyendo