¡Día histórico! Corea Del Norte y del Sur sellaron pacto para una península libre de armas nucleares

113

La cumbre de este viernes 27 de abril, la primera celebrada entre líderes de las dos Corea en 11 años, supone un importante giro para la situación en la península, marcada en 2017 por los continuos ensayos de armas nucleares y sus intercambios de amenazas con el presidente de Estados Unidos (EEUU), Donald Trump.

Los líderes de las dos Corea, Kim Jong-un y Moon Jae-in, sellaron su histórica cumbre con un acuerdo para lograr «la completa desnuclearización» de la península y abrir una nueva era que ponga fin al estado de guerra entre ambos países.

«Sur y Norte han confirmado su meta común de lograr una península libre de armas nucleares a través de la completa desnuclearización», se explica en la declaración conjunta firmada por ambos líderes tras sus conversaciones en la militarizada frontera intercoreana.

Ambos mandatarios se comprometieron a buscar el apoyo de la comunidad internacional

Los dos líderes se comprometieron a continuar cimentando la «confianza mutua» a través de reuniones e intercambios telefónicos regulares.

En el texto, se establece también la necesidad de retomar la cooperación económica, congelada completamente desde 2016 a raíz de las pruebas de armas de Pyongyang, y también en el terreno humanitario, donde se ha acordado realizar una nueva reunión de familias separadas por la guerra el próximo 8 de agosto, día nacional en ambos países.

Las dos Corea «declaran el final de los 65 años transcurridos desde el armisticio» y apuestan por sustituir éste por «un tratado de paz», reza la declaración, en alusión a la situación de enfrentamiento técnico en que permanecen el Norte con el Sur y EEUU desde 1950.

Puntos clave de la declaración:

  • Cesar cualquier acción hostil.
  • Buscar la desnuclearización total de la península de Corea.
  • Reducir paulatinamente los arsenales.
  • Tomar medidas activas para cooperar con la comunidad internacional.
  • Firmar un tratado de paz para finalizar formalmente la Guerra de Corea.
  • Evitar enfrentamientos en el mar Amarillo.
  • Celebrar conversaciones militares de alto nivel en mayo.
  • Lograr una mejora total y completa en el desarrollo de las relaciones.
  • Fomentar un futuro conjunto de prosperidad y reunificación.
  • Iniciar las negociaciones en varios ámbitos y a diferentes niveles, incluido con EEUU y China.
  • Celebrar las reuniones de familias separadas por la Guerra de Corea de 1950-53.
  • Eliminar los medios de la propaganda en la frontera.
  • Participar conjuntamente en competiciones deportivas internacionales.
Relacionado:  Piñera deja a cargo de la Segpres a ex alcalde designado por Augusto Pinochet

EEUU saluda el pacto

El Gobierno de Estados Unidos deseó que los mandatarios coreanos «logren un progreso»: «Esperamos que las conversaciones logren un progreso hacia un futuro de paz y prosperidad para toda la península de Corea», dijo la Casa Blanca en un comunicado.

Asimismo, mostró su interés en «continuar los debates sólidos de preparación» de la histórica reunión prevista para mediados de mayo entre Kim Jong-un y el presidente estadounidense, Donald Trump.

De celebrarse, supondría el primer encuentro de líderes de estos dos países tras casi 70 años de confrontación iniciados con la Guerra de Corea (1950-1953) y de 25 años de negociaciones fallidas y tensiones a cuenta del programa atómico norcoreano.

La OTAN ve la cumbre como el «primer paso»  

El político noruego manifestó que aún «falta mucho por hacer»

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, consideró que la histórica cumbre es un «primer paso» de una ruta «larga para una solución a la crisis» de la península.

«Creo que lo más importante hoy es felicitarse por este encuentro aunque la ruta sea larga para una solución a la crisis; lo que vemos en la península coreana es una primera etapa muy importante», afirmó Stoltenberg en una rueda de prensa durante la reunión de ministros de Exteriores de la Alianza que se celebra  en Bruselas.

El político noruego se mostró cauto y consideró que «falta mucho trabajo por hacer» y que «el hecho de que las dos partes consigan reunirse es una primera etapa».