Duterte: Me he peleado hasta con Dios para combatir el narcotráfico

106
duterte
Web

El Presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte que llegó al poder tras su promesa de combatir el crimen organizado en la nación, ha declarado que su gestión gubernamental «me ha hecho ganar un montón de enemigos, inclusive Dios«.

Durante un acto en la ciudad de Ipil, en la provincia de Zamboanga Sibugay (Filipinas), el mandatario filipinos sostuvo que la campaña antidrogas se mantendrá en la nación asiática, reseñaron los medios locales.

Supuestamente en las últimas semanas, Duterte emitió públicamente unas declaraciones ofensivas contra Dios calificándolo como «estúpido» y rechazando su existencia. Según la prensa de ese país, el presidente ofreció su disculpas a un «Dios indulgente» resaltando que las excusas son para la máxima autoridad divina y no para los líderes religiosos.

No obstante, desde que este mandatario emprendió su Gobierno hace año y medio, las autoridades han reportado la muerte de más de 12 mil personas a causa del plan antidrogas.

Duterte, exfiscal y exalcalde de 71 años por veinte años de la ciudad de Dávao, siendo está una de las ciudades más segura del mundo. Al llegar a la presidencia denunció que algunos funcionarios de gobierno, alcaldes y jueces por estar dentro de las filas del comercio ilegal de drogas y encubrir estos negocios. Pero la sorpresa llegó un día después cuando un centenar de personas se entregaron a los cuerpos policiales por estar vinculados al narcotráfico.

Presuntos narcotraficantes que se iban hacer la prueba de adicción

A su vez, el mandatario quien prometió un gobierno de mano dura dijo que «miles de filipinos son adictos a sustancias no legales» y aseguró que alcanzará la meta de 100.000 criminales muertos, alegando que los indices delictivos tienen que disminuir no solo por el compromiso cuando era candidato, sino porque el crimen organizado no tiene cabida en esa nación.

Relacionado:  Más de 1.300 venezolanos han muerto en Colombia durante régimen de Duque

No obstante, algunas cifras no oficiales y publicadas en los medios locales indican que Dávao continúa estando en los primeros puestos del ranking de inseguridad y que las personas asesinadas en la lucha contra el narcotráfico denominada por algunos como «matanzas extrajudiciales».

Sin embargo, diversos movimientos sociales que defienden los derechos humanos precisaron que si las cifras de criminalidad se redujeron en Dávaros ha sido por la acción de los «escuadrones de la muerte» que mataron a miles de supuestos criminales en la década de los 90, durante el período de Duterte que en varias oportunidades ha negado y en otras se ha jactado de afirmarlo.

El exalcalde y actual mandatario exhortó a los funcionarios policiales triplicar sus esfuerzos para combatir las bandas criminales que acechan a los pobladores filipenses, pero las organizaciones sociales denuncian que el discurso del presidente ha conllevado a cumplir las instrucciones de crímenes de lesa humanidad donde han perdido la vida personas inocentes, inclusive niños y adolescentes.