EEUU presiona a China con envío de destructores navales en plena guerra comercial

240

En una acción claramente provocativa, la Marina de EEUU envió a dos destructores con misiles guiados, el USS Spruance y el USS Preble, a 12 millas náuticas del límite reclamado por China en el grupo de islas Spratly, cerca del Arrecife Mischief.

Según el columnista Peter Symonds de WSW, la operación naval «coincide con el inicio de conversaciones entre EEUU y China antes de cumplirse la fecha tope del 1 de marzo fijada por el presidente de EEUU, Donald Trump, para evitar mayores medidas agresivas contra China en su guerra comercial».

La intervención buscaría «enviar un mensaje de amenaza a Beijing de que EEUU pretende hacer la pelea en todos los frentes a menos que China acepte sus demandas».

El vocero de la Marina, comandante Clay Doss, confirmó a CNN que las fuerzas tienen la intención de «desafiar las excesivas reclamaciones martímas (chinas) y preservar el acceso al territorio marítimo que se encuentra gobernado por el derecho internacional».

Esto luego que el jefe de operaciones navales, almirante John Richardson, afirmara a inicios de este mes que China ha instalado equipamiento militar en islotes bajo su control dentro del mar de la China Meridional.

«En realidad, la expansión de instalaciones chinas en el Mar del Sur es una respuesta a los crecientes cuestionamientos realizados por Washington sobre las reclamaciones territoriales de China y al aumento de la presencia militar de EEUU en Asia, primero bajo el presidente Obama y ahora con Trump», explica Symonds.

La nota añade que el mar de la China Meridional «está al lado de las bases militares más importantes de China, incluyendo en la isla Hainan sus depósitos de submarinos nucleares».

Relacionado:  China reporta un caso de dengue y uno de peste bubónica en un día

Ayer, la vocera del Ministerio de Exteriores chino, Hua Chunying, condenó la incursión naval de EEUU, indicando que China ha manifestado «su potente insatisfacción y clara oposición» al movimiento de fuerzas militares, pidiendo a EEUU que «termine inmediatamente con sus actos de provocación».